Trabajo y calor: Consejos sobre como actuar en épocas de calor

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Nos estamos acercando a un verano que se avecina calentito si nos referimos a las temperaturas ambientales. Por ello nunca está de más dar unos consejos sobre como actuar en épocas de calor.

El ser humano necesita mantener una temperatura interna de aproximadamente 37º C (37º +/- 1º C) para el desarrollo de la vida; para lograrlo posee mecanismos físicos y fisiológicos. Los efectos negativos para la salud comienzan cuando los mecanismos naturales del hombre, de generación de calor para mitigar el frío, o de disipación del calor para evitar la subida de la temperatura interna, se ven desbordados.

La exposición constante a las altas temperaturas de calor, puede provocar una sensación de aturdimiento o fatiga física que da lugar a síntomas como cefaleas, mareos, vómitos e, incluso, deshidratación por la pérdida de agua y sales minerales debido a la sudoración.

Cuando la temperatura ambiente supera los 30ºC, debemos vigilar. Por encima de los 33ºC podemos estar en peligro.

ambiente caluroso

Golpe de calor o Insolación

Es la consecuencia más grave del exceso de calor. Un golpe de calor es la elevación de la temperatura corporal por encima de lo normal (entre 39,4 y 41ºC) durante períodos de 10 a 15 minutos.

Síntomas
Los más importantes son: mareo, confusión, sudoración excesiva al principio con posterior falta de sudor, enrojecimiento y sequedad de la piel, fiebre con temperatura corporal por encima de los 39,4ºC, desorientación, comportamiento no adecuado, aceleración del ritmo cardíaco con latido débil, dolor de cabeza, inconsciencia, ataques, coma.

Causas

  • El exceso de calor, especialmente cuando se combina con una humedad elevada.
  • Beber poco: el sudor o transpiración es necesario para eliminar calor corporal. Para sudar abundantemente necesitamos tener el cuerpo bien hidratado. Beber agua y otros líquidos cuando hace calor es una manera de asegurar la transpiración.
  • La deshidratación: falta de líquidos en el organismo, producidos por una excesiva sudoración sin el aporte de líquidos adecuados o por la presencia de ciertas enfermedades como diarrea, vómitos, fiebre, diabetes no controlada, etc…
  • El esfuerzo excesivo: en trabajadores o deportistas que se someten a un esfuerzo demasiado elevado en días muy calurosos.
  • La aparición repentina del calor elevado: el organismo necesita unos días para acostumbrarse al aumento de temperatura. Cuando las olas de calor se suceden de una manera inesperada y brusca suelen tener peores consecuencias porque el cuerpo no tiene tiempo para adaptarse a estos cambios.

Como actuar
Poner a la persona en un sitio fresco y a la sombra. Es conveniente ponerle los pies en una posición elevada. Siempre que sea posible, trasladarla hacia lugares donde haya aire acondicionado o utilizar un ventilador.

Llamar al teléfono de urgencia pertinente 112.

Mientras tanto, desvestir a la persona afectada e intentar disminuirle la temperatura corporal, bien aplicando ropa mojada, hielo en las axilas o ingles. Si la persona está consciente, darle de beber agua fresca en pequeñas cantidades y regularmente.

Con temperaturas superiores a 40ºC se debería bañar con agua fría para intentar bajar la temperatura hasta 38ºC, momento en el que se debe dejar de aplicar frío, para evitar posibles hipotermias.

Controlar la temperatura y, si vuelve a subir, aplicar más tratamientos fríos.

Consejos para evitar un golpe de calor o insolación

  • Beber muchos líquidos para evitar la deshidratación y compensar la pérdida de agua por el sudor. Aunque no se tenga sed (un vaso cada 15-20 minutos). Es recomendable hacerlo antes de la exposición y continuar hidratándose hasta finalizar dicha exposición al calor.
  • Evitar hacer ejercicio o trabajos que exijan sobreesfuerzo físico en las horas de pleno calor. Planificar las tareas más pesadas, para las horas de menos calor.
  • Vestir con ropa ligera y fresca y proteger la cabeza adecuadamente: lo más aconsejable es utilizar ropa de algodón fina y de colores claros. Es conveniente proteger la cabeza con sombrero o gorra. La cabeza contiene muchos capilares que absorben rápidamente el calor.
  • Comer comidas ligeras y no beber alcohol ni excitantes: evitar comidas que tengan mucha grasa, dado que la ingestión de ésta proporciona muchas calorías y eleva la temperatura corporal. Tampoco resulta conveniente tomar comidas muy calientes que proporcionan más calor al organismo. Lo más adecuado es tomar vegetales naturales, ensaladas, frutas,… Deben evitarse las bebidas alcohólicas porque contienen muchas calorías y elevan el calor corporal. Las bebidas con cafeína estimulan al organismo y favorecen la pérdida de agua.
  • Realizar descansos si se realiza trabajo o ejercicio físico a altas temperaturas.
  • Aclimatarse gradualmente al calor.
Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*