El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Uno de los dilemas actuales es apostar entre oficinas abiertas o bien cubículos que garanticen la individualidad del trabajador. Algunos argumentan que estar rodeado de personas impide la concentración que algunas tareas requieren, mientras que otros abogan por la necesidad de poner en común ciertas cuestiones para llevar una idea al éxito.

Según una encuesta realizada por Gensler en 2013, más de dos tercios de los empleados de Estados Unidos dicen no estar satisfechos con los niveles de ruido que hay en su trabajo. Es más, un 53% asegura que la presencia de otras personas les molesta a la hora de concentrarse. Se estima además que la productividad ha caído un 6% en los últimos 5 años a causa de los problemas de concentración.

Para luchar contra esta problemática muchas empresas apuestan por la implantación de cubículos, como el equipo de innovación de tecnologías de la información de Microsoft. Según declaran, ellos no ven las puertas como barreras para la comunicación con sus compañeros sino como barreras para el ruido.

Por eso han ideado el concepto “pasillo del conocimiento”, que consiste en el emplear el pasillo que divide la planta en cubículos como punto de reunión entre compañeros.

“Era importante poder concentrarse tras las puertas cerradas, pero también era importante mantenerse en estrecha proximidad con los otros, de manera de poder colaborar”, dice Pankaj Arora, líder del Grupo de Innovación de TI de Microsoft. Cuando tienen que colaborar, solo tienen que abrir las puertas de sus pequeños despachos, girar la silla y salir al pasillo.

Pero como rediseñar las oficinas abiertas para transformarlas en pequeños habitáculos individuales es muy caro, algunas empresas han optado por crear espacios reservados para concentrarse y pensar. Algunos empleadores han empezado a incluir estas habitaciones en sus oficinas, que son usadas para reflexionar, trabajar sin distracciones o hacer una llamada sin el ruido y la atención de los colegas.

1567220473_f33e230de6_z

Steelcase es una compañía que comercializa “espacios tranquilos” para los que buscan refugiarse de los teléfonos y de las charlas de los compañeros. Estas habitaciones también sirven para que los trabajadores de carácter introvertido, que suponen más de la mitad de la plantilla, puedan llevar a cabo acciones que les incomoda hacer ante sus compañeros.

Los expertos en diseño recomiendan tener algunas salas de desconexión disponibles bajo reserva y otras para los que las necesiten al momento.

En Microsoft utilizan una estrategia de distribución curiosa: los trabajadores se dividen por barrios. Están alejados del resto de personas para evitar el bullicio y la idea es que sirvan para un equipo que esté trabajando en la misma idea. De esta manera podrán interactuar con facilidad sin recibir los inputs molestos de los que no estén en el proyecto.

En el otro extremo encontramos los denominados “espacios de trabajo sin dirección” donde los empleados ni tan siquiera tienen un lugar fijo asignado. Al principio hubo reticencias en la implantación de estos sistemas pero se ha demostrado que, a pesar del ruido que se genera, fomentan la colaboración entre compañeros. La socialización está garantizada.

Claro está que cada uno tendrá su opción favorita en función de sus necesidades y su forma de ser. Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Finlandia asegura que las personas nacidas en la década de 1980 y 1990 toleran mucho mejor el ruido y el hacinamiento en las oficinas, mientras que los que nacieron en 1950 valoran mucho más a privacidad para resultar productivos.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*