Trabajar desde casa, ¿dónde queda la PRL?

El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Cada vez es más habitual que trabajadores de grandes empresas, así como personas que colaboran en distintos lugares a modo de freelance, trabajen desde casa con el sistema denominado “trabajo remoto”. Los datos afirman que en Canadá el 44% de los trabajadores desarrolla empleos compatibles con el trabajo desde casa, siendo el 12% de ellos los que efectúan jornadas completas de este modo. En el Reino Unido el 5% de los empleados realizan el total de sus labores desde el lugar donde viven, mientras que Estados Unidos este tipo de distribución del trabajo ha aumentado un 80% en los últimos 7 años.

Teletrabajo

Algunas multinacionales, como Repsol o Avon, llevan tiempo implantando en España un sistema por el cual sus empleados alternan jornadas de trabajo en la oficina con otras desde sus hogares. Entendemos que si estas políticas se están expandiendo en el sector empresarial será porque los beneficios en cuanto a productividad y resultados son positivos pero, ¿qué ocurre en cuanto a materia de PRL? ¿Quién se encarga de velar por la seguridad y bienestar de los trabajadores que realizan sus labores desde casa?

La legislación europea, sobre todo la que se refiere al Reino Unido, ha avanzado en este terreno a pasos agigantados y ha sacado clara ventaja a la normativa americana. Así lo afirma Alan King, presidente de Workplace Options, una empresa que ofrece servicios de soporte para empleados. Sin embargo, el hecho de si la responsabilidad por los daños que pueda sufrir un trabajador de este tipo recae sobre el empleado o sobre la empresa es una cuestión poco clarificada.

Existen casos de empleados que han llegado a cobrar indemnizaciones por las lesiones derivadas del trabajo desde casa, como el de una mujer de New Jersey que murió por una embolia pulmonar causada por estar sentada 10 horas a diario por motivos de trabajo. Su marido cobró 1,3 millones de dólares en concepto de indemnización.

Lo cierto es que las personas que trabajan de forma remota no tienen la conciencia ni asumen la responsabilidad de la importancia de seguir unas buenas pautas de PRL para desarrollar sus labores de una forma segura para su salud. La mayoría de ellos adopta posiciones incorrectas porque no cuenta con los medios adecuados para llevar a cabo sus tareas, de la misma manera que tampoco realizan los descansos pertinentes para estirar las piernas o relajar la vista. Por otra parte, también es cierto que algunas de estas personas no se deciden a manifestar esas incomodidades a sus superiores por miedo a perder la oportunidad de trabajar desde casa, algo muy valorado por aquellos que lo hacen.

Pero no todos los trabajadores remotos están abandonados a la inseguridad y las infracondiciones que trabajar desde su hogar pueden significar. En el caso de los trabajadores de la London School of Economics que quieren trabajar desde casa deben disponer de detectores de humo, ventilación y sillas con respaldos homologados de forma obligatoria. Otras empresas optan por ofrecer cuantías económicas, que en Estados Unidos oscilan entre los 500 y los 2.000 euros, para que sus empleados adquieran material ergonómico para efectuar su trabajo remoto.

La realidad es que aún queda mucho camino por recorrer en un campo que apenas ha comenzado a abrirse en nuestro país, pero por el momento podemos comprobar cómo ya existen opciones para garantizar el bienestar y el buen estado físico de aquellas personas que optan por hacer de su casa su lugar de trabajo.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

3 comentarios

  1. Pingback: Trabajar desde casa, ¿dónde queda...

  2. Avatar

    Interesante.. aún me queda la duda si cuando nos comprometemos a trabajar desde nuestra casa no nos estamos recargando de trabajo?

  3. Pingback: Trabajar desde casa, ¿dónde queda...