Es evidente que nuestra conducta, o dicho de otra forma, nuestro comportamiento a la hora de hacer las cosas influyen de manera decisiva en la materialización de un accidente: cuántas veces nos hemos encontrado con un accidente en el que la explicación es “llevaba 20 años haciéndolo así y nunca ha pasado nada”; o casi
Continuar leyendo...