Hemos pasado, tantos empresas como consumidores, de una actitud de desasosiego y pesimismo a una actitud del cambio, y esta transformación es uno de los síntomas más significativos de que de una crisis siempre pueden sacarse grandes oportunidades. La crisis económica trajo consigo una pérdida de confianza de las personas hacia instituciones, gobiernos y empresas.
Continuar leyendo...