Precauciones en la playa: picaduras de animales marinos

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Ya llegó el verano y las ansiadas y merecidas vacaciones. Muchos de nosotros acudiremos a darnos un buen chapuzón en alguna de las numerosas playas que surcan nuestro litoral. En ocasiones se nos puede “estropear” el día de playa si hemos entrado en contacto con algún animal marino. Qué precauciones debemos adoptar para evitar este contacto y cuál debe ser la actuación inmediata es el objetivo de este artículo. Algunos de los animales que viven en los mares que rodean nuestro país tienen mecanismos de defensa o de caza que nos pueden causar lesiones si accidentalmente establecemos contacto con ellos.

CONTACTO CON ANIMALES URTICANTES:

Las medusas y los pólipos pertenecen al grupo animal de los cnidarios. Son invertebrados gelatinosos que pueden nadar libremente o vivir pegados a algún sustrato, solos o en grupo. Una de sus características es que en su capa más externa tienen un conjunto de células –especialmente en los tentáculos- que utilizan para capturar el alimento y que contienen un pequeño filamento (como un arpón) para enganchar y paralizar a sus pequeñas presas mediante sustancias químicas.    

Cuando una persona entra en contacto con un pólipo o una medusa, se produce una lesión urticante, que puede llegar a ser muy dolorosa y que en algunos casos de hipersensibilidad, puede complicarse con una reacción anafiláctica generalizada y problemas respiratorios.

Síntomas:

  • Dolor intenso.
  • La zona de la lesión se encuentra enrojecida, caliente e inflamada.
  • La lesión puede tener la forma y el trayecto de los tentáculos.
  • Pueden quedar en ella restos de los tentáculos adheridos
  • Dolor de cabeza, angustia.

Actuación:

  • Lavar la zona con vinagre o jugo de limón: los ácidos débiles inactivan las células urticantes que no se han activado y que pueden quedar adheridas a la piel en los restos de los tentáculos.
  • Lavar la piel con agua salada (agua del mar o sérum salino) para arrastrar los restos inactivados que quedan en la herida.
  • Poner compresas frías sobre la zona lesionada para aliviar el escozor.
  • Si la lesión es extensa, incapacitadora, o se produce en las articulaciones, en la cara o en zonas próximas a orificios naturales, acudir a un centro médico.

MEDUSAS -SARDINERO.SANE

Prevención: La única manera de prevenir este contacto es informarse de la presencia de medusas consultando a los socorristas acuáticos y mediante las banderas y los mensajes de megafonía. 

CONTACTO CON DETERMINADOS PECES:

Los peces que más a menudo producen lesiones son los traquínidos, como por ejemplo: los peces araña, las rayas, y especies semejantes. Viven medio enterrados en la arena próxima a la costa y defienden su territorio con unas espinas dolorosas situadas en el dorso, las aletas y los opérculos (pieza que cierra los bronquios).  Si accidentalmente los pisamos o los cogemos al tocar la arena con las manos, se produce la picadura. También es frecuente encontrar lesiones en las manos de los pescadores que desconocen estos peces y son picados al sacarlos del anzuelo. Son picaduras muy dolorosas, pero rara vez revisten gravedad.

Síntomas:

  • Dolor intenso.
  • Inflamación.
  • Sensación de calor local.
  • Generalmente, de una a tres pequeñas heridas incisas y poco o nada sangrantes.
  • Es frecuente hallar un pequeño hematoma en la zona de la picadura
  • Impotencia para mover la zona afectada.
  • Angustia.

Actuación:

  • Extraer los restos de espinas que puedan quedar en la herida.
  • Sumergir la parte afectada en agua tibia y añadir poco a poco agua más caliente. La elevación de la temperatura inactiva la toxina que inocula el pez.
  • Una vez aliviado el dolor, se puede aplicar frío local para disminuir la inflamación.
  • Curar las heridas.
  • Calmar la angustia.

Prevención:

  • Informarse de la presencia de animales marinos peligrosos en la primera visita a una  playa.
  • Adoptar medidas de protección, sobre todo utilizando calzado en las zonas donde abunden los traquínidos (especialmente, los niños).

CONTACTO CON ERIZOS DE MAR: 

Los erizos de mar tienen todo su exoesqueleto (esqueleto externo) cubierto de espinas calcáreas. Viven en grandes colonias, pegados sobre las rocas. Muy a menudo causan lesiones (especialmente cuando se les pisa descalzos) poco graves pero muy molestas, bastante extensas y muy infectables. Los pinchos quedan dentro de la herida y, al intentar sacarlos, fácilmente se rompen.

Actuación:

  • Extraer las espinas que no estén totalmente clavadas.
  • Acudir a un puesto de socorro de la playa o centro sanitario, sin apoyar la zona lesionada en la tierra para realizar la primera cura.
  • Hacer una segunda cura en un centro médico donde se puede dar tratamiento antiinfeccioso y fórmulas para sacar las espinas más inaccesibles.                       

Prevención:

  • Evitar el paso por zonas de rocas o, en todo caso, utilizar calzado y guantes, éstos especialmente, cuando se cogen mejillones.
  • En caso de que los pinchos queden en la piel, tratarla siempre, ya que el riesgo de infección es alto.
Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar

    R. Sánchez

    Gracias por los consejos. Son muy útiles en estos días.