El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

bigben

Los trabajos de altura se caracterizan por el mayor riesgo que supone su desarrollo. Por eso, en este tipo de ocupaciones, las medidas de prevención deben extremarse al máximo y siempre se han de respetar y seguir las indicaciones de seguridad. Por lo general podemos presenciar trabajos de altura en edificios de la gran ciudad pero ¿qué ocurre con el mantenimiento de los grandes monumentos?

Esta semana hemos podido ser testigos de una estampa más que peculiar. El reloj del Big Ben, uno de los edificios más emblemáticos de Londres, se ha sometido a una limpieza a fondo hace unos días y las imágenes han dado la vuelta por todo el mundo.

bigben2

Un equipo de cuatro técnicos especializados en este tipo de trabajos de limpieza han sido los encargados de sacar brillo a las agujas del mítico reloj. Protegidos con sus cascos y portando baldes y esponjas, los trabajadores han llevado a cabo una tarea de limpieza que ha durado cuatro días.

La última gran limpieza del Big Ben se llevó a cabo en el año 2010 por lo que, tras cuatro años acumulando polvo, los limpiadores habrán tenido un trabajo considerable. Los técnicos de limpieza han estado colgados a 96 metros de altura para sacar brillo a las cuatro caras del reloj que domina el parlamento británico.

La operación de limpieza tenía prevista una duración de cuatro días, destinándose un día para limpiar cada cara. Además, se contaba con un día más suplementario en caso de que se dieran condiciones meteorológicas adversas que impidieran llevar a cabo las citadas labores. Cada cara del reloj cuenta con 312 pedazos de vidrio opalino de color blanco que se mantienen unidos por un marco de hierro fundido.

 En esta operación de mantenimiento se comprueba que ninguna de las partes sufra daños para después sacarle brillo.Tal y como comentaba Steve Jaggs, responsable de mantenimiento del Big Ben, “es un proceso complejo que requiere verdadera destreza en las alturas. Contamos con un equipo de expertos que se asegurará de que el reloj queda perfectamente limpio. Se trata de una pieza del patrimonio nacional que debemos salvaguardar para las futuras generaciones”.

Para llevar a cabo dichos trabajos, las manecillas del reloj fueron detenidas a las doce en punto para quedar fuera del camino de los limpiadores, y así facilitar las maniobras de limpieza. No obstante, aunque las agujas estuvieses paradas el mecanismo interno del reloj continuó funcionando sin interrupción. La gran campana de 16 toneladas que da nombre al Big Ben siguió marcando las horas con puntualidad británica, por lo que los operarios trabajaron con un equipo especial para aislarse del ruido.

alturas1

Desde luego, para todos aquellos turistas que visitaron la capital británica durante la semana pasada, ver a los operarios suspendidos con cuerdas desde lo alto del Big Ben fue una imagen de lo más llamativo. Pero éste no es el único edificio emblemático que ha sido visto en pleno proceso de mantenimiento. La Torre Tornado de Doha, el Centro Acuático Nacional de Pekín, el edificio Swiss Re de Londres o el edificio de la televisión china CCTV también han sido vistos con operarios de mantenimiento pendientes de un hilo sobre sus fachadas.

alturas2

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*