Lenguaje positivo en prevención… y saber decir “no” cuando toca

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

La disciplina que nos ocupa se conoce tradicionalmente en castellano como prevención de riesgos laborales, abreviada PRL, aunque recientemente se impone la expresión seguridad y salud en el trabajo o SST. Analicemos ambas construcciones.

La expresión prevención de riesgos laborales tiene connotaciones negativas. Tanto prevención como riesgos crean una actitud de temor, de alerta ante peligros. Prevención lleva un “no” dentro: no es proactivo o propositivo, sino que trata de evitar algo, aunque sea un mal. Riesgos es negativo, es el mal a evitar.

No se trata de una cuestión baladí que solo interese a filólogos. La manera de referirse a este tema afecta en alto grado al modo en que el trabajador lo percibe. Puede verlo como una cuestión estresante —lo que iría precisamente contra los objetivos que pretendemos conseguir— o como una manera de alcanzar un mayor bienestar.

Por esta razón estos últimos años se ha ido sustituyendo la expresión anterior por otra capaz de expresar la misma idea de un modo positivo, haciendo hincapié en aquello a lo que aspiramos, la “seguridad…”, y que introduce además un nuevo concepto, un nuevo campo de interés, “…y salud en el trabajo”. En el mundo anglosajón se usan similarmente la expresión workplace safety (“seguridad en el lugar de trabajo”) y otras parecidas, abreviadas como OSH, OHS, HSW o SHW. En francés se denomina santé et securité au travail (“salud y seguridad en el trabajo”).

He aquí un eslogan positivo de seguridad y salud en el trabajo, el de la compañía FCC:FCC2

Una campaña de SST en positivo debe denunciar prácticas incorrectas y peligrosas sin señalar ni culpabilizar directamente a nadie, ya sean trabajadores o empresarios. De este modo, el receptor percibe que el único enemigo es el propio mal a evitar.

Un buen ejemplo de este enfoque es la campaña “Todos contra Murphy”, de la empresa Reckitt Benckiser, en la que se hace alusión a la famosa ley según la cual “si algo puede salir mal, saldrá mal”. Esta campaña, pues, se propone combatir cualquier tipo de riesgo en el trabajo que pueda dar lugar a un accidente. La previsión y el control son las mejores armas para derrotar a Murphy, que aunque toma el aspecto de diablillo simpaticote es la encarnación de la fatalidad.

Murphy

Para difundir este mensaje entre los trabajadores se hizo un díptico de lanzamiento de la campaña, carteles con el eslogan “No seas Murphy”, manteles de comedor con mensajes y un crucigrama… Además, se delimitaron zonas Murphy en las que se habían producido accidentes y se fijaron carteles explicando qué había ocurrido y qué medida correctora se había implantado en cada caso. También se organizó un concurso por departamentos en el que se pedía a los participantes propuestas para mejorar la prevención. Resultado: al terminar el año no se había registrado ni un solo accidente.

Hay casos, sin embargo, en los que para evitar que se produzcan situaciones perjudiciales para la salud o la seguridad de los trabajadores es necesario decir “no” de forma clara e inequívoca. En tales circunstancias cabe recordar que la negación es la mejor forma de expresar una prohibición, la más directa (“No fumar”). No obstante, se debe tener siempre en cuenta el entorno en el que tiene lugar dicha prohibición: no es lo mismo un espacio de ocio que un almacén donde se guardan materiales inflamables.

En función del contexto cabe la posibilidad de cambiar el tono. Donde no existe un riesgo inminente, se puede prohibir sin necesidad de recurrir a oraciones negativas, replanteando el mismo mensaje de manera positiva y evitando la negación. Así, en un teatro o en un centro cívico son recomendables las formas “Gracias por no fumar” o “Espacio libre de humo”, mientras que en una gasolinera o en un hospital será preferible ser tajantes y decir “Prohibido fumar” o “No se permite fumar”.

Ejercicio práctico: ¿Sí o no?

Como hemos visto, muchos noes (¡no todos!) pueden sustituirse por síes. Revise su comunicación de SST (empezando por el nombre del cargo o departamento que se ocupa de esta materia) para ver qué mensajes negativos pueden ganar efectividad reemplazándolos por mensajes positivos. Insistimos: es posible que en algunos deba mantener un no tajante e inequívoco…

Este post es un extracto del Manual de marketing y comunicación en seguridad y salud laboral que PrevenControl ha elaborado para Foment del Treball.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*