La prevención de riesgos laborales en las Big Four

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Big Four (las cuatro grandes), es el término inglés utilizado para referirse a las firmas de servicios profesionales más importantes del mundo en el sector de la consultoría, la auditoría y el asesoramiento legal y fiscal.  Actualmente las Big Four están integradas por las siguientes firmas: Deloitte, PwC, KPMG y EY.

Cada una de estas firmas está compuesta por diferentes entidades jurídicas independientes, dedicadas a la prestación de servicios tanto a clientes como a nivel interno

prevención de riesgos laborales en las Big Four - pwc31Foto: Job and talent

La modalidad preventiva predominante en estas organizaciones es la de servicio de prevención mancomunado, asumiendo tres o cuatro especialidades preventivas.

Debido al tipo de actividad que se realiza en las firmas de servicios profesionales lógicamente predominan aquellos riesgos laborales derivados del trabajo en oficinas y en concreto los debidos al uso de ordenadores o pantallas de visualización de datos. Asimismo, una de las actividades fundamentales en la gestión de la seguridad y salud en estas organizaciones, es la coordinación de actividades empresariales, a nivel de proveedores, pero sobre todo a nivel de clientes ya que, un porcentaje muy elevado de profesionales realizan su actividad en instalaciones del cliente. Por ello, las firmas deben dotarse de personas altamente cualificadas para desempeñar esta función de coordinación.

Sin embargo, el gran reto a nivel preventivo que se presenta en este tipo de organizaciones es el de profundizar en los riesgos de origen psicosocial y en adoptar medidas que promocionen la salud de sus profesionales.

prevención de riesgos laborales en las Big Four - 100Fuente: Accenture.com

Todas ellas se encuentran en el ranquing de las 100 mejores empresas para trabajar, tienen unas instalaciones inmejorables, forman excelentemente a sus empleados, les prestan la oportunidad de trabajar con los clientes más destacados, de tener experiencias enriquecedoras a nivel nacional e internacional, etc. Sin embargo, viven bajo el sistema conocido como “Up or Out”, una filosofía de trabajo en el que se fomenta la alta competitividad y en la cual cada año las personas se ven sometidas a evaluación en función de la cual o se asciende o se deja el puesto de trabajo, lo que conlleva que nadie se pueda dormir en los laureles.

Se trata de una planificación de carrera profesional a largo plazo, en el que cada año el profesional asciende un peldaño en la compañía si lo merece, o deja de subir, si no ha reunido suficientes méritos. Cada empleado entra en la categoría uno y va ascendiendo hasta llegar al diez. En ese momento puede convertirse en socio de la firma, tras superar un proceso interno de selección que es riguroso, continuado y muy exigente.  Los que han trabajado en las Big Four reconocen que es duro, pero que se adquiere un nivel de profesionalidad, una reputación y una compensación económica que no se consigue fácilmente en otras compañías.

Con esta filosofía es posible que las firmas contraten a cantidades importantes de “juniors” a los que ofrecen una primera oportunidad laboral y una experiencia relevante. Con este método es posible también ofrecer a los que se quedan una carrera con “ascensos” contínuos, con un crecimiento profesional rápido y una traducción económica importante de ese crecimiento. Con esta política es posible tener una organización razonable en términos de pirámide de experiencia, corta en los niveles de mayor responsabilidad y amplia en la base.

Sin embargo, trabajar bajo tanta presión puede conllevar cierto nivel de estrés en algunas personas que conviene controlar desde los servicios de prevención de las Big Four. Hay partidarios y detractores del método tanto dentro como fuera de estas organizaciones, pero lo que está claro es que cuando uno se adentra en ellas sabe a lo que se atiene. Sorprendentemente, observamos como la tónica general está en valorar de forma positiva la oportunidad de trabajar en una de las 4 grandes, así lo demuestra esta discusión en un grupo de LinkedIn.

Como aspectos positivos se adquiere prestigio, gran experiencia, se obtiene un buen sueldo y una oportunidad para crecer tanto dentro como fuera de la Big 4. Como puntos negativos estarían unas largas jornadas de trabajo lo que conlleva que aunque se perciba un salario competitivo el precio por hora trabajado sea bastante bajo, y una competitividad y presión extrema.

No obstante, según como no existiría mucha diferencia entre estas duras condiciones y las que sufren hoy en día muchos trabajadores pluriempleados o autónomos que conviven igualmente con unas jornadas interminables  y con un salvaje mercado en tiempos de crisis. Según la última EPA (encuesta de población activa), una de cada tres personas ocupadas (el 36, 1%), tiene que trabajar los sábados o ha trabajado al menos un sábado al mes, por lo que vemos que trabajar muchas horas no es terreno únicamente de los consultores de las Big Four.

¿Qué os parece, por tanto? ¿Es una buena oportunidad para hacerse un nombre en el mercado a costa de trabajar duro un tiempo? ¿No concebís otro tipo de trabajo que no sea altamente competitivo? ¿Valoráis más otro tipo de culturas empresariales?

Para saber más: La vida en una Big Four, de Frederic Borrás

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*