Desarrollar el Plan Estratégico del área preventiva
El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Escucha la lectura de este artículo

 

Muchos de los que ya peinamos canas nos acordamos de una serie (en una época en que no sabíamos que las series tenían temporadas) en que uno de los personajes decía una frase que ya es histórica de la televisión: “Me encanta que los planes salgan bien”.

La semana pasada recordé esta frase al estar en uno de los grupos de trabajo en los que colabora PrevenControl, formado por grandes profesionales en Seguridad y Salud Laboral. Una de las conclusiones a las que se llegó en ese foro es la importancia de disponer de una estrategia preventiva adecuada en las organizaciones.

¿Y qué significa esto? Básicamente, que muchas veces las empresas se centran en desarrollar actuaciones sin tener muy claro el objetivo de las mismas o la visión a largo plazo: Formaciones de Seguridad, inspecciones, controles periódicos… Actuaciones puntuales cuyo fin último es atajar situaciones puntuales concretas, pero que no tienen una visión global y sistémica.

Por dicho motivo, es fundamental desarrollar un Plan estratégico dentro del área preventiva, que permita definir claramente los ejes de actuación y obtener objetivos duraderos a largo plazo.

Estos son los 10 aspectos a tener en cuenta para definir un plan estratégico:

1.Estar alineado con el plan estratégico de la organización. Es imprescindible desarrollar un plan estratégico del área de Seguridad y Salud que esté perfectamente alineado con los valores y objetivos de la organización, ya que sino el mismo será inviable.

2. Alineado con el punto anterior, debe conseguir (o mantener en caso de que ya esté) que la Seguridad y Salud sean un valor estratégico fundamental de la organización.

3. En dicho Plan Estratégico del área de Prevención deben definirse claramente la misión (cuál es el propósito del área), visión (qué queremos hacer o conseguir, a dónde queremos llegar) y valores del área (su seña de identidad). Los mismos serán los que marquen el enfoque de las actuaciones a desarrollar.

4. Debe definir claramente los ejes principales de actuación, asociados a aquellos puntos sobre los que se quiera incidir y mejorar. Dichos ejes estarán por ejemplo, asociados a gestión del riesgo, a la gestión de empresas colaboradoras, de emergencia… y en empresas donde la cultura preventiva esté más avanzada, a Cultura Preventiva, Cultura Justa, Liderazgo en Seguridad y Salud…

5. Se deben identificar los ejes transversales de actuación, aquellos que dependen de la colaboración con otras áreas tanto internas como externas. Comunicación, Concienciación y Sensibilización… son algunos de los ejes transversales que se deben tener en cuenta.

6. La innovación debe ser uno de los pilares a desarrollar. Estamos en un entorno cambiante donde la transformación digital juega un factor clave diferenciador, teniendo en cuenta que debe ser multidisciplinar, englobando aspectos tecnológicos, culturales y de negocio. Una parte fundamental de dicha transformación son las personas, que deben estar en el centro del proceso.

  • ¿Por qué mi servicio de Prevención debe dar el salto a la digitalización?
  • ¿Por qué debo digitalizar la gestión de la CAE?

7. Debe tener en cuenta la situación tanto socioeconómica como demográfica de la empresa. Este punto es fundamental en aquellas empresas con múltiples centros de trabajo tanto nacionales como internacionales.

8. Los ejes, tanto estratégicos como transversales, deben llevar asociados unos indicadores de cumplimiento (KPIs) integrados en un Cuadro de Mando del área de Seguridad y Salud. Como es lógico, tanto el cuadro de mando como los indicadores deben servir de ayuda y soporte para lograr los indicadores de la organización.

9. Debe tener un periodo temporal definido para su implantación y desarrollo de las acciones asociadas al mismo. Normalmente se suele poner un periodo de cuatro años, si bien cada vez es más frecuente, sobre todo en grandes compañías, desarrollar planes estratégicos a dos años.

10. Por último, y pieza clave, debe incluirse claramente el rol que deben ostentar los técnicos de Prevención dentro del área y de la organización, así como habilidades que deben desarrollar.

Solo si logramos desarrollar un plan estratégico que marque la hoja de ruta en materia preventiva, con ejes de actuación claros, acciones asociadas e indicadores de seguimiento (tanto de la unidad de Prevención, como de la organización), que esté enfocado a una evolución cultural, y con las personas en el centro, lograremos decir, al igual que en la serie, “Me encanta que los planes salgan bien”.

Si necesitas ayuda para desarrollar el Plan estratégico del área preventiva de tu organización no dudes en contactar con nosotros.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*