Internet de las cosas: 8 utilidades futuristas para la Prevención de Riesgos

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Cuando hablamos del concepto de “Internet de las Cosas” podemos definirlo como la conexión de las cosas  (cotidianas o no) con otras cosas y/o con los humanos, gracias a la interacción entre sensores e internet. Pensemos, por ejemplo, que nuestras plantas del hogar mediante unos sensores en la tierra, cerca de las raíces, nos detectan carencias en la humedad o nutrientes, y mediante WI-FI activan un dispositivo automático de riego y un difusor de estiércol líquido, mientras nos envían un tuit. O también, que nuestra bicicleta dispone de detectores que determinan el bajo nivel de engrasado de la cadena o de presión de aire de las ruedas, y que mediante la red inalámbrica de nuestra casa nos alerta enviando un whatsapp o un mensaje de Facebook a nuestro dispositivo móvil, donde lo leemos.

 

Las cosas conectadas a nosotros e informand

Internet de las cosas

 

Ciertamente, esta innovación ya es más que una realidad en algunos vectores como la domótica de algunos hogares, en vehículos automóviles, y en otros ámbitos no tan cotidianos (militar, calidad de producto, etc…), hasta poder concluír que en nuestro planeta hay más cosas conectadas a la red que personas . Pero, ¿podría estar más presente en el mundo de la Prevención de Riesgos Laborales y la Seguridad y Salud, para reducir accidentes? Segurísimo que sí, y que será de una enorme utilidad para la prevención de accidentes y enfermedades profesionales, y por esa razón, las siguientes propuestas innovadoras que os exponemos en este campo podrían ser un hecho en el mundo de la PRL y la Seguridad y Salud, a no mucho tardar:

– La presencia de microsensores en los EPI’s diarios obligatorios (calzado de seguridad, gafas, armilla), que mediante el movimiento del operario (como ya hacen algunas pulseras que cuentan pasos) nos confirmarán mediante WI-FI su utilización por parte de los trabajadores, a la vez  que registrarán tiempos, y podrán alertar su desuso en una pantalla del ordenador que supervisa el Responsable de Seguridad.

– Instalar detectores minúsculos en las pantallas de soldadura de los trabajadores, que activarán  un apagado del soplete mediante la red WI-FI del taller, en caso de sobreexposición a la radiación o Tª, o al no estar en la posición vertical de uso adecuado por parte del trabajador.

Colocar en nuestros cascos de seguridad unas células conectadas a los detectores de humo, nos alertarán en caso de incendio o activación de la alarma, mediante una vibración claramente perceptible en los EPI’s colocados en nuestra cabeza.

– Disponer de dispositivos sensibles en partes móviles de las máquinas, que asociados a unas pulseras que lleva el operario, detectarán la proximidad de las extremidades a estos puntos de riesgo, y detendrán o consignarán el equipo, evitando posibles negligencias o despistes que pudiesen llevar a atrapamientos graves.

– Acoplar sensores de niveles de ruido a nuestra protección acústica, nos podrán alertar mediante WI-FI que la protección a dejado de ser eficiente por sobreexposición, registrando datos constantes de exposición de ruido en una base de datos en nuestra computadora.

– Mediante microdetectores incorporados en armillas, cascos o calzado de seguridad que al ubicarse debajo de cargas en elevación de un puente grúa o en proximidad de trabajo de carretillas elevadoras o transpaletas detendrán estos equipos de manutención  de forma automática y segura, o bien limitarán la elevación de carga, activando alarmas acústicas de alta sonoridad.

– Ayudarnos por minialtímetros instalados en nuestro calzado de seguridad, para que a través de una APP en nuestro smartphone nos recordarán la obligación de analizar la necesidad, y en su caso disponer las protecciones colectivas o individuales eficientes para trabajos en altura.

– Presencia de miniluxómetros en los despachos de oficinas que al bajar de los 500 lux de nivel de iluminación, a través de las redes WI-FI activarán los leds o abrirán de forma automática las persianas de las oficinas en horario diurno.

En Catalunya, ya existen proyectos activos para crear una red social de las cosas, donde podremos tener enlazados nuestros objetos inteligentes o “smart-things”, y éstos nos irán enviando datos, mensajes y resultados sobre como es su trabajo.

Quizás algunas de las ideas propuestas os puedan resultar ciencia ficción, pero pronto pueden ser una realidad en algunas empresas avanzadas o “startups”. Lo cierto es que se trata de un campo con muchas posibilidades de innovación, y porqué no, de oportunidades de negocio, ya que se ha calculado que el negocio de “Internet de las cosas” podría llegar a mover 10900 billones de euros en cinco años.

La empresa Cisco ha encuestado en doce países a 7.500 líderes de negocio concluyendo que entre los sectores  que más van a beneficiarse de este avance tecnológico serán la sanidad,  el transporte, la banca y los servicios.

¿ Se os ocurren otras alternativas en el mundo de  Internet de las cosas para una mejora de la seguridad y salud o un negocio dentro del mundo de la Prevención de Riesgos Laborales?

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*