Ideas para dinamizar una formación preventiva (I)

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

Hace unos días estaba comiendo sola en un establecimiento de restauración de un aeropuerto, cuando pude escuchar la conversación de los camareros del restaurante:

Camarero A: “Esta tarde vienen los de los riesgos laborales”

Camarero B: “¿Otra veeez? ¡Pero si ya vinieron la semana pasada!”

Camarero A: “Ya lo sé, pero a los que no pudimos ir nos toca esta vez”

Camarero B: “Pues vaya peñazo…”

Los prevencionistas no hemos sabido trabajar bien nuestros contenidos formativos ni tampoco la puesta en escena. Hemos convertido las sesiones de formación en una rutina tediosa y soporífera que provoca urticaria a los trabajadores que deben pasar por ellas.

En muchas ocasiones, las únicas oportunidades en la que los trabajadores de una organización tienen contacto con el servicio de prevención son en la sesión formativa o en el reconocimiento médico.  Estaríamos de acuerdo, por tanto, que el momento de la formación es una oportunidad crucial para que el trabajador tome conciencia de la importancia de la seguridad en su trabajo, y por extensión de la actividad que desarrolla el servicio de prevención.

Sin embargo, la falta de tiempo y un mal enfoque de la situación, provoca que se siga operando con materiales obsoletos o muy antiguos y aburridos.  Asimismo, muchas veces se pone a impartir formación al técnico recientemente contratado por el servicio de prevención. Es decir, que uno de los trabajos más importantes del año se deja en manos del “becario de turno” (con todos los respetos a los becarios), que precisamente debido a que son nuevos, se limitan a seguir con la dinámica de los formadores anteriores, a los que han visto actuar en su etapa de acogida en la empresa.

Todo este cúmulo de circunstancias provoca el comentario negativo de los camareros del aeropuerto que hemos visto anteriormente, o el de otros muchos trabajadores sufridores de esta mala praxis.

Y…¿Podemos hacer algo para revertir esta situación?

¡Por supuesto!

En este blog hemos hablado varias veces sobre ello y hoy expondremos algunas ideas para dinamizar las sesiones de formación presencial.

Horario: Es recomendable evitar a toda costa la impartición de cursos formativos a última hora de la jornada laboral y tener en cuenta la realización de descansos.

Ideas:

  • Aprovecha los días de la semana y/o época del año de menor demanda para organizar las sesiones formativas.
  • Los descansos para el almuerzo son un buen momento para realizar las sesiones. Además de cumplir con nuestro objetivo formativo, conseguiremos crear un mejor clima laboral.
  • Es interesante fomentar la formación semipresencial. A veces es importante que los asistentes vengan con algo de trabajo hecho (lecturas, curso elearning, etc) para luego debatirlo entre todos. Ello ahorra horas presenciales, con lo que conseguimos sesiones más participativas con menos tiempo de teoría.
  • Para algunos adictos al mail/móvil, es una buena idea prever descansos de 10 minutos cada 2 horas. Desestresamos la sesión y permitimos gestionar aquellos asuntos que posiblemente no puedan esperar.

Proximidad: debemos llegar a contactar emocionalmente con el alumno. Como indica el doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford, Francisco Mora, “Sin emoción no hay aprendizaje”. Por lo que es desaconsejable el uso de tecnicismos y anglicismos. Debemos analizar qué público tenemos enfrente y adaptarnos a su lenguaje y a su tono.

Ideas:

  • Hacer un trabajo de documentación previo: debemos conocer la cultura de la organización, su propia jerga (cómo llaman a aquella máquina, a aquél proceso, etc), sus instalaciones, etc.
  • Observar el atuendo con el que se desenvuelve la empresa, y adaptarse al mismo para conseguir llegar más al participante. Puede ser desaconsejable asistir a una sesión formativa vestido con traje y corbata, cuando los de la empresa no utilizan habitualmente esta vestimenta.
  • Puede ser interesante conocer con anterioridad anécdotas relacionadas con los asistentes: hablar con sus mandos intermedios, con los propios asistentes de manera informal, etc. Hacer alguna broma al respecto siempre servirá para romper el hielo y generar la proximidad que buscamos.
  • En la medida en la que se pueda, es importante identificar a los asistentes, ya sea con una etiqueta, cartelito de mesa, etc. Más importante aún sería poder recordar todos los nombres y dirigirnos a los asistentes por el mismo.
  • Intentar conseguir el contacto visual con todos los asistentes para conseguir que todos se sientan involucrados en la sesión.
  • Romper barreras físicas. Es importante quitar cualquier mesa que pueda haber entre nosotros y los asistentes. Genera que la gente se abra mucho más y comparta sus experiencias con más soltura.

 

Formación

Generar interés: sin salir de la línea de contenidos del curso, amplia datos de interés que puedan despertar la curiosidad de los alumnos.

Ideas:

  • Es básica la participación de los asistentes. Los tiempos de las clases magistrales ya han pasado a la historia. Si queremos despertar el interés, la interactividad es fundamental.
  • Intentar modular nuestro tono de voz. Hablar con el mismo tono es un ejercicio de somnolencia interesante, pero no apto para este tipo de sesiones.
  • Reforzar nuestro discurso con gestualidad, haciendo énfasis en aquello que queremos destacar.
  • Sentarnos o levantarnos dependiendo de cómo queramos dirigir la sesión. Si queremos generar participación e interés, debemos mantenernos sentados, si queremos destacar algún punto, es bueno levantarnos.
  • Hacer preguntas a los asistentes, improvisar nuestro discurso en función de lo que vaya pasando en el aula.
  • Intentar movernos por la sala, no quedarnos estáticos en un punto.
  • Trabajar la comunicación no verbal.

Personalización del mensaje: Muy vinculado con la proximidad, es clave también que personalicemos el mensaje que queremos transmitir.

Ideas:

  • Utilizar fotografías de la empresa (o del sector) en nuestra presentación.
  • Trabajar casos prácticos relacionados con la empresa.
  • Analizar incidentes, accidentes, situaciones reales.
  • Como decíamos, utilizar la «jerga» de la organización.
  • En caso que dispongamos de este recurso, es una buena idea utilizar dibujos personalizados con la ropa que utilizan los operarios de la organización:

 

Formación2Operaris Vestits de TERSA

 

Seguiremos en nuevos posts con las ideas para dinamizar las sesiones formativas hablando de juegos, entorno, medios, storytelling…

¿Tenéis alguna idea para dinamizar? Estaremos encantados de que compartáis vuestras propuestas.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar