Freelance, ¿cómo conciliar vida laboral y familiar?

El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

teletrabajo

Conciliar la vida familiar con la laboral no siempre es fácil pero, ¿qué ocurre cuando se trabaja desde casa? A día de hoy es cada vez más habitual tanto la contratación de personal freelance, por una parte, como el teletrabajo por la otra. Ambos conceptos se unen en el hecho de que no existen horarios ni oficina a la que acudir, con lo que en algunas ocasiones el caos puede acabar por reinar.

Trabajar desde casa es, para muchos, un ideal que pierde todo su encanto una vez se lleva a cabo. Y es que aunque parezca que todo son ventajas porque no existe la presión de un jefe, no hay posibilidad de llegar tarde o incluso si se quiere no hace falta ni quitarse el pijama, llevar a cabo las tareas profesionales desde el propio hogar es más complicado de lo que parece.

Por eso los expertos recomiendan seguir una serie de pautas para obtener la mayor productividad y, sobre todo, no “morir en el intento”. Suele ocurrir que este tipo de profesionales acaban por no poder diferenciar la línea que separa la parte laboral de la familiar, y acaban por presentar cuadros de estrés, ansiedad y depresión a causa del bajo rendimiento que obtienen. Eso, a su vez, les hace ganar menos dinero y lo que en un principio era un problema de organización se convierte en un problema en letras mayúsculas.

Lo primero que debe hacer una persona para mantener el equilibrio en su actividad es planear y organizar su día a día. La agenda, ya sea de papel a la antigua usanza o electrónica, es básica para estructurar bien lo que hay que hacer.

A pesar de no contar con proyectos fijos ni obligaciones a largo plazo, lo idóneo es dedicar los primeros minutos del día a establecer prioridades en cuanto a tareas. Optimizar bien el tiempo es la clave para sacar el trabajo adelante.

Una vez organizados, lo siguiente que debemos establecer es un horario. Y no sólo referente al trabajo, sino un horario que nos permita llevar a cabo el resto de actividades que cualquier otra persona haría al salir de la oficina: ir a buscar a los niños al colegio, hacer la compra, realizar las tareas domésticas… Es muy importante dedicarnos tiempo a respirar y no solo a los proyectos profesionales. Cuando esto no se hace es cuando comienzan las problemáticas en el estado de ánimo.

Los primeros en respetar los horarios impuestos debemos ser nosotros mismos. Los segundos, los clientes. Tal y como aconsejan los profesionales en la materia, si hemos decidido no trabajar los viernes por la tarde o los fines de semana, debemos dejárselo claro a las personas que nos encargan los trabajos. Hoy en día, con la cantidad de dispositivos electrónicos con los que contamos, es difícil dejar de estar pendiente del mail o de los sms’s, pero con un poco de esfuerzo se puede conseguir.

El freelance o la persona que trabaje desde casa también deben invertir tiempo en descansar.  Por lo general, los horarios de estos profesionales se alargan siempre y casi nunca dejan margen para sus vacaciones. Por eso hay que ser honesto con uno mismo, rendir al máximo durante las horas destinadas al trabajo y aprovechar los descansos obligados que debemos hacer. Por el hecho de trasladar nuestra oficina a casa no debemos dejar que ésta se apodere de nuestra vida. Es la única manera de mantener una actividad laboral de forma saludable.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*