El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Uno de cada tres peatones cruzan la calle utilizando el teléfono móvil, muchos sin darse cuenta de los peligros que esto conlleva. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado en Estados Unidos que analizó los hábitos de unas 1.000 personas en 20 calles distintas de Seattle.

El estudio evidencia que las personas que las personas que escriben SMS o utilizan WhatsApp (lo que se conoce como Texting) muestran cuatro veces más probabilidades de ignorar la luz roja al cruzar o de no mirar a ambos lados de la calle antes de atravesarla. Además, estas personas tardan casi dos segundos más en atravesar un cruce que el peatón medio.

Posiblemente es por ello que en el Ayuntamiento de San Javier, en Murcia, han decidido instalar unas curiosas e innovadoras señales que alertan del uso indebido del móvil en la vía pública:

riesgos de usar el móvil - Aviso al peaton

Según afirman en San Javier, en Estados Unidos murieron el año pasado 4.000 personas por este motivo y hubo más de 60.000 peatones heridos por la falta de atención al caminar, así que el asunto no es baladí.

Leía hace poco en un artículo de El Confidencial que las creencias populares sobre las actitudes o acciones peligrosas que pueden acabar con nuestra vida están totalmente alejadas de la realidad. Las estadísticas sobre muertes accidentales demuestran que tememos a lo que difícilmente nos matará, como un ataque terrorista, un accidente aéreo o el ataque de un animal salvaje, mientras que nos sentimos seguros en situaciones en las que tenemos más probabilidades de morir, como por ejemplo, cruzar un paso de peatones. Así lo refleja un nuevo estudio realizado en los EEUU.

La falta de perspectiva sobre los peligros que nos acechan en el día a día aumenta las posibilidades de que suframos alguno de estos accidentes, que también se empiezan a producir en las empresas. Como ejemplo, el inicio de la película “Los amantes pasajeros” de Almodóvar:

 

Aunque el vídeo sea en clave de humor, cada vez son más frecuentes estas situaciones en el ámbito laboral, a parte de que en los trabajos que están de cara al público suponen una descortesía enorme hacia el cliente.

Es por ello que es recomendable hacer frente a esta rutina que nos vuelve tan vulnerables y tomar las medidas preventivas para evitar que cualquier despiste pueda ser fatal.

El New York Times nos obsequiaba el año pasado con este estupendo vídeo sobre cómo usar el móvil de forma segura en la calle: 

 

El vídeo se fundamenta en 3 principios:

  • Comprender el peligro: Ser conscientes de que el peligro está ahí y es real (yo mismo he estado a punto de chocar un par de veces leyendo mails por la calle). Usar el móvil mientras caminas convierte el resto del mundo en un punto ciego.
  • No pararse bruscamente: Tomar en consideración al resto de peatones. Si paramos de forma brusca, obligamos al resto de personas a esquivarnos, hecho que puede provocar accidentes, además de ser una falta de respeto.
  • Parar para escribir: Es la mejor solución según el vídeo.

Nosotros proponemos otra posible solución: el uso de las Google Glass o dispositivos similares:

 

¿Creéis que ésta puede ser la solución o va a añadir más problemas?

¿Sería muy exagerado empezar a reflejar estos riesgos en los planes de prevención?

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

3 comentarios

  1. Pingback: Riesgos emergentes: ¿Es peligroso usar e...

  2. Pingback: ¿Es peligrosos usar el móvil mientras andamos? - Servicio Contra Incendios, Salvamento y Protección Civil.

  3. Oscar Roijals

    Oscar Roijals

    La utilización de las gafas google no elimina el peligro, a lo sumo lo puede reducir, pero no eliminarlo.

    Evitar convertir a los demás en un punto ciego y protegerse a uno mismo se logra con una sencilla regla: si quieres escribir párate en un lugar en el que no molestes, y hazlo.

    Nuestra capacidad de atención es super-limitada y realmente el ver algo (un peligro, un coche que viene, un peatón despiestado, etc, etc) depende no sólo de lo visible que sea, sino también de si lo buscamos y de nuestra CAPACIDAD LIBRE QUE TENEMOS PARA PROCESARLO.

    Así que, si centramos la atención en los simbolitos de las gafas, las nubecitas, el texto que se escribe cuando hablamos, y demás, desviamos nuestra limitada capacidad de atención a otro foco, por lo que seguimos convirtiendo al mundo en puntos ciegos.

    Nuestros ojos solo ven en alta resolución en un radio de dos grados desde nuestro punto de enfoque. Imaginaos si se están centrando en esos simbolitos…

    Si quereis profundizar, consultad los experimentos del Dr. Daniel J. Simons, que ya dijo en su día que “Existe una cantidad ilimitada de información en el mundo, pero nuestra capacidad para atender a la información es bastante limitada. Si estás limitado en el número de cosas a las que puedes prestar atención y la atención es la puerta de acceso a la consciencia, solo puedes ser consciente de un subconjunto limitado de lo que hay ahí fuera.”

    Pues eso, pararse, apartarse en un lugar donde no haya peligro para nosotros ni constituyamos un peligro para los demás, y a whatsappear o lo que sea… Back to basics.