El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

En los últimos años se ha conocido que existen edificios enfermos, construcciones que por diversos motivos acarrean problemáticas y provocan enfermedades a las personas que trabajan en ellos. Pero al otro lado de la balanza, también existen edificaciones que de por sí ayudan a que el lugar de trabajo sea mucho más saludable.  ¿Has oído hablar alguna vez de los edificios sostenibles?

empire state

Se trata de bloques de oficinas que poseen el Certificado Leed, el más completo y riguroso a nivel mundial. Este certificado es propiedad de US Green Building Council y se otorga a aquellos edificios que fomentan su desarrollo en criterios sostenibles y de alta eficiencia.

Tal y como se explica en su página web, lo que esta consideración hace es proporcionar una evaluación de la sostenibilidad de la edificación basándose en las siguientes áreas:

–          Emplazamientos sostenible

–          Eficiencia del uso del agua

–          Eficiencia, energías renovables y emisiones a la atmósfera

–          Materiales y recursos naturales

–          Calidad del ambiente interior

–          Innovación en el diseño

–          Prioridad regional

Así pues, nos encontramos ante un organismo internacional sin ánimo de lucro que valora cuan sostenibles son los lugares donde se ubican los trabajadores de grandes empresas, otorgándoles una distinción en caso de cumplir con los criterios antes mencionados.

Las condecoraciones de las que hablamos van por niveles: el básico, el Oro y el Platino. Para obtener la calificación mínima se deben tener implantadas como mínimo 48 estrategias sostenibles en campos como materiales, eficiencia del agua, recursos, parcela sostenible o transporte, entre otros. Las de mayor categoría exigen también mayores elementos.

Está constatado que trabajar en un edificio sostenible hace que las condiciones laborales de sus empleados sean mucho mejores. Los ocupantes demandan espacios de mayor calidad donde poder desarrollar sus ideas de una forma eficiente y cómoda. Esto lleva a una reducción del absentismo laboral y a un aumento de la productividad de la empresa, con lo que la inversión hecha para convertir ese edifico en poseedor de un certificado Leed se ve claramente compensada.

España es el tercer país de Europa en cuanto a posesión de certificados Leed, siendo así pioneros en el campo de la sostenibilidad en edificios.  Hoy en día nuestro país posee 55 certificaciones y hay 185 más cursándose. En el ránking europeo nos situamos tras Alemania e Italia, siendo los cuartos en Iberoamérica por detrás de Brasil, México y Chile, y los decimoterceros a nivel mundial.

Las tendencias de certificación pasan por dos variantes: en edificios de nueva construcción y en edificios antiguos que son remodelados. Este es el caso del Empire State Building, en Nueva York, cuyo propietario invirtió más de 550 millones de dólares para ser certificado con la Leed Oro como ejemplo de edifico sostenible.

Y es que cumplir con esta normativa verde no supone más que un constante ahorro. Por ejemplo, la media de ahorros en energía va desde el 28% en edificios de bajo certificado hasta un 60% en los edificios con catalogación de Platino. Lo mismo ocurre con el agua ya que si aplicamos  los procesos Leed se puede reducir su consumo del 40 al 70%. Esto son solo unos ejemplos de los beneficios que reporta trabajar en un edificio sostenible.

 

 

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar

    Estimad@s,

    Me permitiré reproducir aquí lo que he planteado en LinkedIn a propósito.

    Interesante y ojala constructivo debate en perspectiva dado o considerando que un edificio certificado “sostenible” no resulte forzosamente “saludable”.

    Me explico:

    Un edificio equipado del sistema de aire acondicionado lo más “enérgicamente sostenible” no resultara SALUDABLE, si este sistema de climatización no es regularmente limpiado (para no despilfarrar energía) y, más que todo, DESINFECTADO para evitar así que sus usuarios y visitantes sean infectados por las bacterias, virus y hongos que en estos sistemas y aparatos encuentran sus condiciones ideales de nidificacion y desarrollo tales como por ejemplo la temida Legionella spp, el Aspergilus niger, etc,.

    El problema en la actualidad, es que más del 90% de estos sistemas y aparatos de climatización, aire acondicionado, refrigeración, etc., no son regularmente limpiados y desinfectados, realidad que, por ignorancia más que todo, materializa grandes riesgos por todos sus usuarios, visitantes y, por lo tanto, grande preocupación a las Autoridades nacionales de la Salud Publica.

    Cordialmente

    Christian Matke