Diferencias intergeneracionales en Seguridad y Salud, ¿café para todos?

El tiempo estimado de lectura es de 7 minutos

Escucha la lectura de este artículo

 

¿Por qué seguimos en las organizaciones aplicando las mismas medidas preventivas para todos los trabajadores sin tener en cuenta su generación?”. En este post nos fijamos en la influencia de las diferencias intergeneracionales en las organizaciones, pero sobre todo en materia de Seguridad y Salud Laboral. Además de contaros los resultados obtenidos en nuestra participación en la Guía “Gestión de la diversidad intergeneracional en el ámbito de la seguridad y salud laboral”, desarrollada por CAEB en 2019 con financiación de la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales (AT2018/0033).

Debemos tener en cuenta que por primera vez en la historia nos encontramos con que en el mundo laboral están coexistiendo cinco generaciones distintas y definidas por una serie de características, valores, creencias y expectativas consecuencia de la época que les ha tocado vivir:

  • Tradicionalistas (nacidos antes de 1956)
  • Baby Boomers (nacidos entre 1956 y 1970)
  • Generación X (nacidos entre 1971 y 1981)
  • Generación Y (nacidos entre 1982 y 1992)
  • Generación Z (nacidos después de 1992)

Las personas de diferentes edades muestran distintas prioridades, actitudes, estilos de comunicación y formas de participar y de interactuar, lo cual tiene una indiscutible influencia en la cultura y el rendimiento de las organizaciones.

Y en esta realidad, la Seguridad y Salud no puede ser una excepción: ¿comparten un mismo concepto de lo que es la Seguridad y Salud todas las generaciones? ¿Los canales de comunicación utilizados son igual de eficaces? ¿Aprenden de la misma manera? ¿Qué necesidades formativas específicas tienen?…

¿Tenemos las mismas preferencias?

En la era de los entornos VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad) y en un mundo cada vez más conectado, globalizado y tecnológico, ofrecer una única solución cuando hablamos de implantar cualquier estrategia de Seguridad y Salud es como ir a una cafetería gourmet y encontrarse con que solo tienen un tipo de café, aunque sea de una calidad excepcional.

Si nos paramos solo un minuto a pensar en estos negocios nos daremos cuenta de cómo se han ido adaptando a los tiempos. Hoy en día estos establecimientos ofrecen distintos productos adaptados a los gustos, preferencias y necesidades de distintos perfiles de personas. Ya no nos conformamos con café solo, cortado o con leche, descafeinado para los que no duermen, en verano con hielo y bombón cuando el cuerpo nos pide azúcar. Actualmente nos encontramos con variedades de orígenes de los cinco continentes, con distintos puntos de amargor, acidez, cuerpo y tueste, y con aromas de todo lo que se nos pueda ocurrir. Eso si no entramos en el mundo de los smoothies de café o el aterrizaje de la impresión 3D que pone nuestra cara en la taza.

La cuestión es, ¿esta explosión cafetera y estas nuevas ideas de negocio han considerado las preferencias de las distintas generaciones? Pues parece ser que sí, y basta con hacer una búsqueda por internet para descubrir que los Millenials, además de ser los mayores consumidores de café, son los más exigentes con la calidad, mientras que las generaciones mayores son más tradicionales a la hora de consumir la bebida, y suelen escoger el formato “de toda la vida”. Conocer los distintos perfiles de usuario generacional les ha permitido adaptarse y crecer considerando las necesidades y preferencias de todos los clientes.

El reto, definir estrategias adaptadas

Pues igual que conocer estas diferencias en un producto tan común como el café ha contribuido al crecimiento del negocio, lo mismo ocurre con otros aspectos de la vida, el trabajo y, dentro de nuestro ámbito, en todas las cuestiones relacionadas con la Seguridad y Salud Laboral.

Sin embargo, en nuestro campo, hasta ahora cuando se planteaban las estrategias de formación, comunicación, participación y liderazgo en Seguridad y Salud, en las empresas se seleccionaban las prácticas y herramientas que se consideraban más idóneas en función de la realidad de la organización, de la experiencia y de las innovaciones, principalmente tecnológicas, cada vez más “asequibles”, sin considerar que el “café para todos” no funciona y si queremos que nuestras estrategias resulten, debemos ser flexibles y adaptarnos, extrayendo lo mejor de cada grupo de edad.

La influencia de los patrones culturales

Por otra parte, se presuponen una serie de comportamientos estereotipados en función de la edad, como por ejemplo el rechazo a la tecnología por parte de los trabajadores mayores o la preferencia por lo virtual de los jóvenes. Pero, ¿qué hay de realidad en todo esto? ¿Es cierto que una persona de cierta edad se inclina por la formación presencial y el joven por formación mediante vídeos de Youtube? ¿Será el WhatsApp el medio de comunicación preferido de la generación Z para cuestiones de Seguridad y Salud? ¿Tienen las mismas inquietudes de cara a la participación diferentes grupos de edad?… Para no caer en estereotipos que lleven tomas de decisiones basadas en creencias, lo mejor es conocer y analizar la realidad de estas 5 generaciones.

Investigamos sobre la diversidad intergeneracional en las organizaciones

En colaboración con la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), hemos participado en la elaboración de la guía “Gestión de la diversidad intergeneracional en el ámbito de la seguridad y salud laboral”, publicación financiada por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos laborales (acción AT2018/0033). Investigamos acerca de las diferencias y  similitudes de las distintas generaciones en aspectos clave de la Seguridad y Salud Laboral (Formación, Comunicación, Participación y Liderazgo), y diseñamos posibles líneas de trabajo que nos puedan ayudar a gestionar estas diferencias. Para la realización del estudio, además de una amplia revisión de la literatura existente, se utilizaron como fuentes de información una encuesta específica diseñada para el proyecto, un panel de expertos con participantes de distintas generaciones, perfiles y sectores, así como entrevistas personales.

Descubre cómo se desarrolló el proyecto en este vídeo-reportaje con entrevistas a los participantes en una de las sesiones de trabajo realizadas para el estudio.

Resultados del estudio

En este estudio hemos llegado a resultados muy llamativos, entre los que destacan las siguientes claves:

  • En el eje de Formación, hay una mayor preferencia por la formación presencial, seguida de la formación mediante ordenador. Si se considera el grado de aprendizaje, las modalidades formativas más valoradas son los talleres prácticos presenciales y los contenidos presenciales. Además, la formación mediante una Tablet, junto a la formación por móvil, son las que muestran menos aceptación, aunque la valoración es mejor en las generaciones jóvenes. El contenido e-learning tiene mayor aceptación entre la generación Z.
  • Respecto a la Comunicación, la sensibilización sobre riesgos y la información sobre instrucciones y procedimientos son los temas más valorados. El canal por el que se prefiere recibir las comunicaciones son las conversaciones personales y son especialmente importantes para la generación Z. Las llamadas telefónicas son las que más rechazo generan en las generaciones jóvenes, junto con la mensajería instantánea.
  • En cuanto a la Participación, los grupos de trabajo suelen ser ampliamente aceptados, especialmente entre las generaciones jóvenes, lo que está en línea con su carácter participativo. Los medios de participación preferidos son los grupos de trabajo, las reuniones de seguridad, las herramientas online y las encuestas de clima / cultura de seguridad. La participación a través de aplicaciones móviles es la modalidad que menos interés despierta entre todas las generaciones, siendo la Generación Y la que más las valora. No obstante, no hay evidencias que haya más rechazo en generaciones mayores.
  • Considerando el Liderazgo, las prácticas mejor valoradas son reconocimiento tanto público como privado. La práctica que más rechazo conlleva es participar en el régimen disciplinario. Relacionado con el liderazgo visible de los trabajadores, estos muestran predilección por implicarse en las compras y el testeo de equipos y en los procesos de evaluación de riesgos. En este punto los resultados por generación fueron bastante homogéneos.

¿Quieres conocer las líneas de acción propuestas para potenciar la Gestión de la diversidad intergeneracional dentro de la organización? ¡Descárgate la guía gratuita completa!

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*