El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

¿Os acordáis de lo que decían antes de “vivir para comer” o “comer para vivir”? ¿Vosotros de qué lado estáis?

Seguramente la gran mayoría estamos en un entremedio. Unos pocos no sienten placer en la comida y a unos más les encanta la gastronomía, probarlo todo y hacer rutas de exquisitos manjares por nuestra dotada geografía. Eso cuando se puede.

Cuando se trabaja intensivamente, al ritmo actual, muchas veces nos olvidamos de desayunar (o simplemente no nos olvidamos, ¡no podemos!) o comemos a las tantas, más allá de las tres de la tarde.

En la consulta de Promoción de la Salud nos toca establecer unos horarios de comidas para cumplir con lo que llamamos alimentación saludable. Es muy simple, el hábito saludable es comer cada 3-4 horas. No asegurarse este hábito puede significar llegar con hambre voraz a las comidas principales. No mantener un horario regular de comidas significa que un día comes a las 14:00 y otro a las 15:45, si lo sumamos a no haber desayunado correctamente por la mañana se convierte en un pésimo hábito en el que nuestro cuerpo acumula toda la grasa que puede para tener energía para cuando no comamos. Estamos acostumbrando a nuestro cuerpo a guardar energía, y la guarda en la barriga por ejemplo.

Es entonces cuando surgen ideas como Ample Meal, que ofrecen una nutrición equilibrada para ingerir de una manera fácil, en cualquier momento y sin necesidad de seguir el ritual de la dieta mediterránea.

Infografía Ample Meal

Origen y equilibrio del contenido de los alimentos deshidratados.

Lo venden como una comida que contiene todos los nutrientes necesarios, procedentes de productos naturales y de calidad. Sólo que es liofilizado, o sea, dentro la botella hay polvo y sólo tienes que rellenarla con agua, mezclarlo todo y a… ¿comer? Digamos mejor, a alimentarse, porque se trata de una nueva manera de alimentarse saltándonos las indicaciones más básicas de la Fundación Dieta Mediterránea que aconsejan comer en convivencia, sin trabajar y sin otras distracciones que nos aíslen de los demás (televisión, móvil, ordenadores…)

Pirámide dieta mediterránea

Comer bien es más que alimentarse bien.

Unos alimentos deshidratados muy conocidos son la leche o las proteínas de suero que toman deportistas, mayores o hasta niños. Nadie duda de las propiedades nutricionales de un alimento deshidratado, el cual ha sido sometido a un proceso térmico suave que conserva la estructura de las proteínas y las vitaminas y sólo evapora el agua. Se trata de un fantástico método de conservación de alimentos duradero y usado desde la antigüedad.

En caso de tomarnos este tipo de alimentos, ¿estamos aportando a nuestro organismo todo aquello que necesita realmente?. Ample Meal nos ofrece una nutrición equilibrada a partir de alimentos de primera calidad (siempre refieren lo mismo) que contienen todos los macro y micronutrientes necesarios igual que una comida que podamos prepararnos en casa. La leche en polvo por ejemplo nos aporta las grasas, proteínas y la lactosa de la leche pero sin el agua. Durante la digestión, nuestro cuerpo reduce a macro y micronutrientes todo lo que ingerimos para después absorberlo (asimilarlo en terminología especializada). Tanto da que lo tomes sólido, líquido o en polvo, estómago e intestinos lo van a reducir cuanto puedan para alimentarnos.

He aquí el debate de si este tipo de alimentación es recomendable o no. Así de repente, se me ocurren unas irregularidades que debo mencionar:

  • la masticación es fundamental para la salud bucodental.
  • el placer de la comida se rebaja ya que se pierden sabores y texturas
  • es más difícil sociabilizar
  • no se desconecta de lo que estabas haciendo ya que en 2 minutos lo tienes preparado e ingerido
  • podrías ni salir de tu puesto de trabajo para consumirlo

Vaya, se convierte en un mero trámite y anulamos uno de los placeres de la vida, no sólo por el gusto de comer, si no por todo lo que lo rodea.

Pero en ciertas ocasiones, es mejor alimentarse que no hacerlo. Sin que se convierta en un hábito, recomiendo consumir estos productos en la oficina que esperarse a las 4 de la tarde para comer lo primero que pillemos. Porque tampoco vamos a comer, vamos a devorar y a escoger alimentos más calóricos que de costumbre. Son también los alimentos que más sacian están hechos con hidratos de carbono y grasas, como la bollería o la pasta, dejando de lado aquello que se debe cocinar en el momento como las proteínas (carne, huevos o pescado).

Las máquinas de vending de alimentación son un buen testigo de este tipo de situaciones y ahora van a tener un buen aliado para, por fin, ofrecer mejores soluciones para matar al gusanillo.

Para los más difíciles de convencer sobre la demanda que puede generar un producto así, decir que se han superado en un 364% los ingresos previstos en la campaña de crowdfunding para desarrollar esta idea hasta los $182,044 USD.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*