El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

La obsolescencia programada es la programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por creador del producto durante la fase de diseño, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible. Esta tendencia se ha trasladado también al mundo de la actividad física como herramienta de márketing.

Obsolescencia programada fitness

Sabida la tendencia humana para cansarse rápidamente de las cosas, la industria del fitness nos deleita cada temporada con nuevos artilugios y programas para vender material, pero no nos orientan en lo principal, en aquello que realmente necesita el cuerpo humano para estar saludable: información.

Antes de empezar el periodo de vacaciones, un amigo con sobrepeso que no practicaba nada de ejercicio me preguntaba qué debía hacer para mejorar su estado físico y de salud. En todos los casos les hablo siempre de tres cosas:

  • Plantearse unos objetivos alcanzables: intento saber cuál es su estado inicial y qué están dispuestos a hacer. Éste es el mayor filtro que tengo cuando visito a personas que quieren mejorar. El compromiso con uno mismo lo es todo. Es también un momento valioso para detectar estado psíquico.
  • Una redistribución o quizás una prescripción alimentaria que se adapte a su objetivo y que no ayude a acumular grasa: Ese algo debe adaptarse a su estilo de vida y debe ser fácil, pero siempre implica un esfuerzo por parte del interesado que debe ser capaz de cumplir y entra dentro de sus objetivos.
  • Practicar ejercicio físico de manera regular: Deben escoger uno que se adapte a ellos, por divertido o comodidad, pero un ejercicio que nos haga sentir comprometidos con uno mismo. El ejercicio en sí ya es otro objetivo que nos ayudará a cumplir el objetivo principal, y como vamos viendo, el grado de cumplimiento se va haciendo más arduo y la cara de mi amigo más pensativa.

Centrándonos en el tema del ejercicio, empezamos a hablar con mi amigo de las modas y tendencias que cada temporada descubrimos en televisión, en el gimnasio, o a través de amistades. Él me preguntaba por unas clases coreografiadas y después por unos entrenamientos con electroestimulación. Aquí llegamos al punto crucial del post de hoy: ¿Qué tipo de ejercicio es el más indicado para cada caso?

Cuando uno se interesa por hacer un poco de ejercicio, puede encontrarse con las múltiples novedades que la industria del fitness nos ofrece, fijándose en lo que más divertido le parece pero sin saber lo que es más indicado. Los dos aspectos son sumamente importantes, ya que facilitarán el cumplimiento de los objetivos. Nos venden el material pero carecemos de la información. Por esto es importante dirigirnos a un prescriptor de ejercicio físico que nos ayude a dirigir nuestro esfuerzo.

En mi condición de médico del trabajo y de entrenador personal médico, cuando recomiendo ejercicio físico me gusta basarme en los principios básicos: moverse y alimentarse correctamente. Si los separamos las posibilidades de éxito se reducen.

El denominador común de todas estas máquinas y productos que nos ofrecen es claro, nos piden que nos movamos, más o menos, con o sin resistencia, la mayoría sin desplazarnos de casa para optimizar mejor nuestro tiempo libre, pero movernos. El problema a solucionar es el sedentarismo: nos pasamos la mayor parte del día sentados si nos comparamos con la vida de hace unos 50 o más años. Y comer, comemos más y de forma más calórica. Todo ello se acaba traduciendo en un acúmulo de energía en forma de grasa.

Una vez estamos convencidos que nos tenemos que mover, debemos hacerlo en el sentido apropiado. En el caso de querer perder grasa, debemos escoger un ejercicio poco intenso pero durante 30-40 minutos mínimo cada vez. Lo podemos combinar con cualquier otra actividad pero no en el mismo momento. Ésta es la manera para usar nuestra grasa como combustible. Caminar deprisa mejor que correr, a una velocidad que podamos hablar pero ya con dificultad.

caminar

Y llegamos a la conclusión de que la mayoría de todos esos aparatos o programas dedicados a la diversión durante el ejercicio, no resultan muy eficaces si no los enfocamos correctamente. Hasta quizás no los necesitemos. Recomiendo salir, hacer deporte al aire libre y especialmente acompañados en algunas ocasiones. ¡Veréis qué cambio!

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*