Benchmarking #SST [con galería de fotos]: Dinamarca, entre el cielo y el infierno para un técnico #PRL

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

Desde hace varios meses, PrevenControl está enrolada —desarrollando unos trabajos de supervisión para la empresa URSSA S.Coop— en un gran y singular proyecto en la ciudad de Copenhagen: la construcción del ARENACPHX.

Para una empresa en expansión internacional como PrevenControl, tener la posibilidad de trabajar en un país como Dinamarca —uno de los países punteros en cuestión de educación, gobernanza transparente, estilo de vida saludable, estándares profesionales y condiciones de trabajo, desarrollo sostenible, urbanismo y conciencia medioambiental— aporta un valor añadido en sí mismo en concepto de conocimiento técnico, comprensión de culturas diversas, muestrario de buenas prácticas u observatorio de estructura y organización de las corporaciones.

Dentro del mercado de la #PRL en España, este valor añadido se traduce en un elemento diferencial dentro del sector.

Bien, pues si hubiera que resumir en una línea cómo podría sentirse una empresa o un profesional de la SST español al ser destinado a un proyecto en Dinamarca, esta sería que…

… Dinamarca está tan cerca del cielo como del infierno de la PRL

Organigrama, supervisión, control documental, procedimientos de acceso al centro de trabajo… ESTO ES UN INFIERNO!

La primera impresión cuando uno se incorpora a un proyecto en Dinamarca desmonta toda idealización preconcebida que se tiene del buen hacer nórdico.

Os imagináis ser l@s responsables de SST en un gran proyecto de construcción, en el que las empresas no tienen apenas responsables designados en materia de PRL? Que no realicen una supervisión exhaustiva —por personal específico— de la ejecución  de sus trabajos? Que los trabajadores puedan acceder al centro de trabajo sin haber presentado la documentación que evidencie el cumplimiento a nivel corporativo de los requisitos legales?… Y todos en el proyecto, tan tranquilos!!??

En Dinamarca puede pasar. Y esto para un técnico de PRL puede ser traumático: de entrada, una parte significativa de las herramientas de gestión con las que cuentas para el buen desempeño de tu trabajo, simplemente, se encuentran relegadas a un nivel de importancia muchísimo menor al que estabas acostumbrado en España. Un “zas!” a las primeras de cambio contra el que —por motivos culturales— no te va a valer montar en cólera, llamar a encargados y responsables de empresas en el proyecto para convocarlos a una reunión inmediata,… Posiblemente eso sólo te serviría para que el resto de personas en el proyecto te miraran de forma extraña. Este no sería un buen comienzo.

En lugar de eso, para empezar con buen pie en el proyecto, piensa que todo el sistema de gestión establecido debe tener una justificación razonable. Que la organización, supervisión, procedimientos documentales y de acceso al sitio establecidos trazan los requisitos y responsabilidades de las empresas y profesionales en Dinamarca. Sólo entonces, afrontando los hechos así, será cuando tu caída al infierno no sólo se detendrá, si no que podrás afrontar el trabajo de menos a más, en positivo.

El paraíso: unas condiciones de seguridad y salud como nunca antes habías conocido

Si el fin de todos los procedimientos, control documental, medios organizativos y de supervisión de trabajos, requisitos legales, etcétera, es conseguir unas condiciones de seguridad y salud adecuadas, pronto te darás cuenta de que el sistema danés quizás no es tan malo:

  • que quizás no es necesario tanto control sobre la ejecución de los trabajos, porque los propios operarios están en general más concienciados y realizan de forma innata su trabajo en las mejores condiciones que pueden con los recursos que tienen a su disposición (recursos que por cierto no son escasos);
  • que tampoco es necesario un organigrama cargado de personal con funciones exclusivas de SST para controlar exhaustivamente la gestión, porque todo el mundo en el proyecto tiene claras sus funciones y responsabilidades y simplemente aceptan los sistemas de SST establecidos como si fueran —que lo es— el trabajo de otras personas que hay que respetar;
  • que las empresas realizan unas acciones de formación, vigilancia de la salud, entrega de equipos de protección individual y tienen establecidos unos procedimientos de trabajo,… no por cumplir con la normativa como un fin en sí misma, si no por razones de auténtica y asumida productividad y rentabilidad empresarial.

Sólo en este contexto, se puede entender que en un proyecto con una organización, medios supervisión, control documental, procedimientos de acceso tan laxos,… se consigan unas condiciones de seguridad y salud como posiblemente nunca antes hayas visto en un proyecto de construcción. He aquí unos ejemplos:

Foto 1: Orden y limpieza; aislamiento provisional —con iluminación tanto natural como artificial— de zonas de trabajo frente a las condiciones climatológicas adversas, conforme la estructura del edificio va permitiendo su cerramiento

IMG_2676

Foto 2: según se van creando zonas aisladas, éstas son climatizadas mediante calefactores portátiles que funcionan permanentemente (24/7)

IMG_2777

Foto 3: estandarización de equipos: suministro de cuadros de luz, contenedores de residuos, “hitos de primeros auxilios” por parte de la contrata principal, para todas las empresas participantes en el proyecto

IMG_2705
IMG_2715

Foto 4: una imagen que recoge algunos puntos de los anteriormente representados, más una acción extraordinaria: planificar la puesta en marcha anticipada de los ascensores definitivos del proyecto para ser utilizados durante la fase de construcción

IMG_2674

Foto 5: estándar de los puestos de mesas para sierra: formados in-situ, con iluminación localizada, protección frente a proyecciones y aislamiento acústico

IMG_2681

Sobre las instalaciones para los trabajadores y las condiciones laborales de las que habló Laura Juárez en su artículo de hace unas semanas, un detalle revelador que hay a la salida del comedor: una máquina de dulces para reanudar el tajo con buen sabor de boca:

En Dinamarca, como en todas las partes, alguna cosas se hacen bien y otras no tan bien. En este artículo hemos visto algunos ejemplos de ambas. Habrá a quien el modelo danés de gestionar la SST le parezca adecuado a pesar de las carencias en algunos aspectos, sobre todo organizativos. Y también habrá quien piense que es un sistema muy mejorable aún evidenciando unas condiciones de trabajos de un nivel alto.

Y a tí ¿Qué te parece el modelo danés de gestión de la SST? ¿Tienes tu propia experiencia?

 

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Avatar

    Daniel

    Mi experiencia es que esa costumbre de dejar los calefactores encendidos constantemente, que tienen en Dinamarca, aumenta considerablemente el riesgo de incendio. Especialmente en áreas donde hay materiales combustibles, como la madera o el plástico. Otra diferencia son las costumbres de alimentación allí, son mucho menos saludables que las españoles, comiendo muy a menudo sandwiches, bocadillos y refrescos azucarados.
    Saludos

  2. Avatar

    G Estrada

    Lanza aspectos importantes a resaltar sobre la cultura de prevención aunque consideró y reafirmó el factor de población mi cuestionamiento a sus experiencias de qué depende la adaptación ante este sistema?