El tiempo estimado de lectura es de 2 minutos

Tenemos a la vista las cortas vacaciones de Semana Santa. Y me pregunto, nos pasamos los días esperando las vacaciones y, cuando llegan, las aprovechamos adecuadamente sabiendo desconectar de nuestro trabajo?

Para muchos de nosotros, que nos gusta la actividad, deberíamos ser capaces de adoptar cambios durante los periodos vacacionales habituales de verano, Navidad y Semana Santa.

Y cuando preparamos las maletas, horror!! que no me olvide el móvil, la tableta, el smartphone, el portátil o aquel informe que nunca encuentro el momento de leer. Las nuevas tecnologías, que bien empleadas nos favorecen la vida, no nos permiten asociar vacaciones y relax. Y ello, unido al sentimiento de responsabilidad, de ser imprescindibles en nuestro trabajo o de un acentuado sentido del deber nos mantienen conectados con la oficina o el trabajo incluso en vacaciones.

descanso vacaciones

Debemos sacar máximo provecho de estos periodos alejados del trabajo, recuperando el equilibrio físico y mental maltratados el resto del año.

A continuación algunos consejos que deberíamos seguir, después de reflexionar 5 minutos acerca de ellos adaptándolos a nuestras posibilidades.

  • No renunciemos a estos días siempre que sea posible.
  • Escojamos un destino adecuado a nuestras posibilidades económicas, personales, familiares.
  • Durante las vacaciones cambiemos nuestros hábitos. Desconectemos el despertador, alejemos el móvil, evitemos los estimulantes (café, tabaco,…),…
  • Dediquemos un tiempo a pasear, a estar con la familia y amigos, a encontrarnos con nosotros mismos, a leer, un paseo en bicicleta, a contemplar el mar sin prisas,… Si no somos capaces de ello, reflexionemos si tenemos un problema.
  • No planifiquemos demasiado, dejemos espacio a la improvisación, será muy gratificante.

Frecuentemente tenemos miedo a los cambios. Nos instalamos en nuestra zona de confort, donde aparentemente estamos seguros, no se nos escapa nada, lo tenemos todo aprendido. Pero no todo es bueno en esta zona de confort. Nos puede ahorrar preocupaciones pero también es una zona aburrida, sin cosas interesantes o estimulantes.

Y terminamos conformándonos con lo que tenemos cuando, en muchas ocasiones, podemos cambiar. Que tenemos fuera de esta zona de confort? Nuevas oportunidades, nuevas experiencias, aventuras,…

Pongamos un ejemplo. Cuando cambiamos de ciudad para vivir en otra distinta dejamos nuestra zona de confort y aprendemos a vivir en un marco distinto. Los miedos y temores iniciales se transforman en satisfacción cuando, una vez superados, hemos ganado seguridad. Hemos agrandado nuestra zona de confort, hemos crecido, hemos vencido miedos.

Dediquemos también estos días de descanso a ampliar nuestra zona de confort, introduciendo pequeños cambios, ganaremos seguridad y nos sentiremos más orgullosos de nosotros mismos.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*