El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

Escucha la lectura de este artículo

 

Llega septiembre y para muchos es el momento de plantearse cómo afrontar un nuevo año. Los niños, por ejemplo, tienen por delante una nueva etapa en su aprendizaje con nuevos retos y nuevas cosas por descubrir. Se plantan ante las puertas del colegio con energías renovadas y, en muchos casos, con las expectativas por las nubes al pensar qué descubrirán a lo largo del curso académico.

Las empresas, en su caso, se encuentran ante otra etapa llena de desafíos. Nuevos proyectos, cambios estructurales y, según el punto de vista, la necesidad de evolucionar y crecer profesionalmente son algunas de las situaciones presentes en las mentes de las personas que conforman una empresa.

Para muchas en esa tesitura, surge la incógnita de cómo proporcionar las herramientas y el medio para que sus empleados se desarrollen. Para la mayoría la respuesta suele ser parecida: desarrollar e implementar planes formativos para sus trabajadores.

Gracias a la tecnología y a la evolución del aprendizaje, nos encontramos en un punto donde la formación online es una solución muy útil. Ésta proporciona una vía de escape en la que los empleados pueden formarse de forma asíncrona (sin necesidad de estar presente con el profesor en espacio y tiempo) y según su propia disponibilidad para dedicarse a ello.

Teniendo en cuenta estos aspectos, algunas personas podrían preguntarse: ¿Cómo puede llegar a implementarse un proyecto eLearning en una empresa?

En PrevenControl te damos 4 claves que siempre deben tenerse en cuenta para que ese proceso sea un éxito.

Índice de contenidos:

  1. Analizar las necesidades formativas reales de los empleados
  2. Analizar las tecnologías disponibles
  3. Cómo hacer llegar la formación a todos los empleados
  4. Analizar el feedback de las formaciones

1. Analizar las necesidades formativas reales de los empleados

Este primer punto suele ser uno de los errores más comunes al diseñar, desarrollar e implementar un proyecto formativo en modalidad eLearning.

Sin ir más lejos, en el sector de la seguridad y salud en el trabajo podemos encontrarnos muchos casos en los que las empresas buscan formar a sus empleados para cumplir con la ley. Obviamente esto es algo que debe hacerse y nunca debe olvidarse, pero, a parte de esto, ¿os habéis planteado si vuestros trabajadores se han quedado atrás en cuanto a conocimiento sobre un procedimiento de seguridad?

Es posible que un equipo se haya quedado acomodado dentro de una zona de confort en la que el típico pensamiento de “esto no me va a pasar, llevo muchos años haciéndolo”, suponga un riesgo mismo para los trabajadores y todos los que le rodean.

Por lo tanto, debéis plantearos, ¿de qué forma puedo evitar que esto pase? O ¿cómo puedo saber qué necesitan saber mis trabajadores?

La respuesta es muy simple: deberéis analizar concienzudamente las necesidades formativas de vuestros empleados. Esto os dará suficientes claves para poder diseñar un plan formativo que vaya más allá de lo reglamentario y que, realmente, sea significativo y productivo para los trabajadores.

2. ¿De qué tecnología disponemos?

La tecnología está presente en la mayor parte de nuestra vida diaria. Hasta tal punto que en según que situaciones dependemos totalmente de ella.

Como tal, en educación hemos llegado a un punto en la que el aprendizaje y la tecnología van de la mano. Para ello deberemos preguntarnos: ¿de qué forma puedo aprovecharme de ella para potenciar el aprendizaje y dinamizarlo?

Lamentablemente, no todas las empresas disponen de los mismos medios, aun así debemos plantearnos o consultar de qué forma podemos sacarle mayor partido de la tecnología que disponemos.

Quizás dispongas de varias tablets para desarrollar un plan formativo que incluya algunas dinámicas digitalizadas (serious games, apps educativas, etc.), o quizá tengamos una sala de reuniones que no usemos mucho y podamos readaptarla para convertirla en un espacio para instalar un sistema sencillo de realidad virtual.

Siempre que tengamos la oportunidad de usarla, la tecnología nos proporcionará una solución mucho más atractiva y motivadora para los empleados.

Descubre proyectos eLearning que se han implementado con éxito en empresas como la tuya

3. Pero ¿cómo consigo hacer llegar este plan formativo a todos mis empleados y motivarlos?

Si hay algo que puede dinamitar la implementación de un proyecto eLearning es la falta de comunicación con el público objetivo: los empleados.

A veces nos preocupamos de mirar qué contenidos tenemos que trabajar, cómo vamos a hacerlo o en qué plataforma lo realizaremos. Una vez está todo claro iniciamos la formación y, súbitamente, nos encontramos con que los trabajadores no saben qué están haciendo o para qué tienen que hacer dicha formación.

La comunicación interna debería iniciarse desde el primer minuto en el que se empieza a diseñar un plan formativo. Si se organiza bien, pueden generarse comunicaciones para generar compromiso y subir las expectativas de los empleados (el archiconocido concepto entendido hoy en día como engagement).

Un factor que puede ser determinante para que una formación sea exitosa es, cómo de motivados van a estar los empleados y cómo de dedicados van a estar a la hora de realizarla. Por lo tanto, será de vital importancia tenerlos en cuenta en todo momento para que una vez empiece una convocatoria de formación, estos la afronten al 100% en todos los sentidos.

4. ¿Qué debo tener en cuenta en última instancia? El feedback para la continuación

En el momento en que finaliza una formación, las empresas suelen olvidarse de ella y pasar a otra cosa.

Esto jamás debe ocurrir si queremos sacar provecho del tiempo dedicado en diseñar una formación, desarrollarla y en última instancia llevarla a cabo. Para que todo esto tenga sentido debe tenerse en cuenta una fase definitiva en la que evaluemos cómo ha ido la formación, si ha cumplido las expectativas de los empleados y, en definitiva, si ha sido productiva y significativa.

Hace un tiempo hablamos sobre ello en el post Métodos para valorar y evaluar un proceso formativo dentro de tu empresa, pero en resumidas cuentas deberá contarse con la opinión de los trabajadores en todas las fases de la formación: desde su inicio hasta su fin mediante un seguimiento continuo; por otro lado, contrastando si los objetivos de formación se han cumplido correctamente y, finalmente, realizar la recogida de datos mediante un proceso cualitativo previamente pactado entre los organismos responsables dentro de la empresa.

Estas cuatro fases son, por supuesto, un pequeño ágape de lo que realmente significa e implica una implantación de un proyecto eLearning. Siempre deberá tenerse en cuenta que cada empresa o institución es un mundo, y para ello deberán tenerse en cuenta muchísimos factores intrínsecos a cada una de estas organizaciones.

Eso sí, nunca debemos dejarnos lo más importante de todo esto: la ilusión y la pasión para realizar cualquier cosa que sea beneficiosa para el desarrollo de nuestros trabajadores y, consecuentemente, de nuestra misma organización.

Potencia el aprendizaje y la motivación de tus trabajadores acerca de la seguridad y salud de un modo más eficaz mediante el eLearning. Solicítanos una sesión de asesoramiento gratuita.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*