El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Escucha la lectura de este artículo

 

Llega el 28 de abril, nuestro día internacional, y que en esta ocasión celebraremos en plena crisis del coronavirus. Pero aún así, sigue siendo nuestro día, un hito en el calendario que visibiliza (ni que sea una vez al año) todo nuestro trabajo, nuestros esfuerzos y todos aquellos objetivos, problemas y soluciones por las que luchamos diariamente. Este año, para la campaña que anualmente destinamos a esta fecha, hemos querido hacer un homenaje a todos y todas vosotras, y plasmar aquello que nos es común en nuestros quehaceres preventivos. Y lo hemos querido hacer de una forma cercana e identificativa, para mostrar al mundo que lo que nos define es algo más que perseguir al personal, pasar auditorías y cumplir leyes. Y la verdad, nos hemos divertido mucho encontrando esos pequeños guiños que solo un o una prevencionista puede detectar. Porque, ¿quién detesta más que nosotros todo el papeleo que genera la CAE?

Sin embargo, a medida que la desarrollábamos, nos vino un pensamiento: a lo mejor, este es el último año que lo viviremos así. Porque si una cosa ha hecho el COVID-19 (a parte de las terribles consecuencias que ya conocemos) es replantearnos el enfoque que hemos proyectado hasta ahora en nuestra estrategia de trabajo. Los próximos meses nos asaltarán las dudas por un nuevo contexto que desconocemos, con una nueva normativa y unas nuevas condiciones. Así, pues, estamos obligados a imaginarnos todos los escenarios posibles que se devengan en el futuro, a fin de que no nos vuelva a pillar el toro. Debemos contemplar todas las posibilidades y preguntarnos cómo va afectar eso a la vigilancia de la salud, al servicio de prevención, a las formaciones, al software que utilizamos y a nuestros planes de comunicación. El COVID-19 nos ha enseñado a no dar nada por supuesto y a tener un plan B, porque lo que parecía imposible ayer, hoy ha pisado fuerte en nuestras fábricas y oficinas. Nos ha pillado desprevenidos, y aquí no podemos errar, porque nos dedicamos justamente a eso, a prevenirnos y a prevenirlos.

Entonces, propongo que pensemos más allá de las situaciones más probables, y que iniciemos un camino que nos ayude a adelantarnos a los acontecimientos con la meta de poder reaccionar con eficacia y rapidez. Y eso es algo que debemos hacer juntos, porque solo si trabajamos de forma colectiva y conjunta podremos afrontar este difícil reto que se nos viene encima.

¿Cómo se verán afectados los procesos laborales? ¿Podemos reciclar algo de lo que ya hemos hecho? ¿Qué nuevas iniciativas, ideas y conceptos podemos inventar para parar este golpe? ¿Qué pasará si hay un rebrote de la pandemia en invierno?

Para poder responder a estas preguntas y a las que puedan surgir, lanzaremos, durante el transcurso de las próximas semanas, una iniciativa que pretenderá reunir todo este conocimiento compartido y elaborar un pequeño manual que nos guíe en este difícil laberinto de decisiones que se nos acerca cada vez más. Y esperamos vuestra participación con la convicción de que vosotros también sabéis que juntos nos protegemos mejor.

Hasta entonces, disfrutad de este 28 de abril y encontrad vuestro propio Día Internacional de.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*