El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

avion

Son muchas las personas que, debido a su trabajo, pasan la mitad de su tiempo subidas en un avión. Reuniones para cerrar acuerdos, consejos empresariales, conferencias a las que asistir… Los motivos que nos llevan a viajar por temas laborales son diversos y por eso hay que estar preparado y saber cómo actuar durante el trayecto. Sólo así evitaremos molestias, dolores físicos y malestar mental que, en caso de producirse, nos evitarían desarrollar nuestra actividad empresarial con total efectividad.

Un ejemplo de ello es el cardiólogo inglés Martin Cowie, quien realiza una media de 150 viajes al año. Asia, Europa, Australia… A sus 48 años se pasa la mitad del tiempo en un avión. Para no desestabilizar sus biorritmos y mantener un ritmo de trabajo saludable, Cowie utiliza un par de trucos que le ayudan a mantenerse fresco.

Por una parte, destaca la importancia de la postura tomada una vez sentados en el avión. Es muy fácil acabar cruzando las piernas o acurrucado sobre un hombro, y no hay que olvidar que algunas de estas posturas podrían acarrear trombosis venosas y problemas de espalda.

Otra de las pautas que Cowie recomienda es la de no trabajar durante el trayecto. “En la actualidad ni siquiera abro mi portátil porque ponerme a trabajar con él implica adquirir malas posturas que, con lo que duran los vuelos, me pueden acabar perjudicando” asegura.

Una de las cosas que se desaconsejan antes de subir a un avión es beber alcohol. Además, hay que intentar realizar una buena comida previo embarque para así no tener que pedir comida durante el viaje, que suele ser mucho más calórica y menos sana que la que podemos ingerir en nuestro día a día. Cabe añadir que también se recomienda realizar ejercicio físico al aire libre para mantenerse en buena forma.

Otros profesionales que también viajan de forma rutinaria, como la dermatóloga y directora médica del European Dermatology London, recomiendan ingerir una buena dosis de ácidos grasos Omega-3 antes de tomar un vuelo. De esta manera se ayuda a la circulación de la sangre y se evitan problemas venosos y dolores en los pies.

Una vez sentados en el avión, la comodidad es la prioridad. Es preciso mantenerse hidratado y dormir si nos sentimos cansados. Descalzarse es una buena táctica para evitar problemas circulatorios, sobre todo en el caso de las mujeres que suelen presentar retención de líquidos. Tampoco debemos olvidar que los aires acondicionados de los aviones suelen estar a gran potencia con lo que es fácil que se nos resequen las mucosas y que nuestra garganta se resienta. Prevenirlo es tan sencillo como llevar un jersey a mano con el cubrirnos y un pañuelo para proteger nuestro cuello.

Una vez aterrizados, lo mejor es ponerse en marcha cuanto antes. Los movimientos rápidos nos ayudarán a reactivar nuestra circulación y nuestros músculos después de tantas horas sentados. Comer algo al bajar del avión también es una buena manera de recuperar fuerzas.

Por lo que se refiere al jet lag, los especialistas recomiendan habituarse al uso horario del lugar al que viajamos: comer a la hora a la que ellos comerían y dormir, aunque sea de día, cuando ellos lo harían. Si sabemos que nos costará, lo mejor es llevar a cabo un sobreesfuerzo el día previo al vuelo para así garantizar el descanso durante el trayecto.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar

    La verdad es que son consejos muy aprovechables que vienen de maravilla para ir consiguiendo meternos en mente que trabajar es positivo para nuestra vida y hacerlo de una forma tranquila y segura mucho más aun