El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Pues al final… “habemus” segunda parte de post. Gracias por no sentirnos solos en esta cruzada. Vuestras opiniones nos han animado a seguir con la campaña. Continuaremos en la idea de visibilizar a los proscritos de la seguridad y salud, de forma tan perseverante como el caracol lo hizo llegando al arca.

Si recordáis nos habíamos quedado en como poder evaluar la fatiga, pero para cerrar este punto, nos falta presentar como nos pueden ayudar, también a esto, las nuevas tecnologías (eso sí como un complemento al siempre infalible recurso de conocer en detalle las actividades laborales):

Monitorización predictiva, otro sistema de medición

Muchas de las tecnologías de monitorización de la fatiga mental tenían serias limitaciones prácticas: emisión de falsas alarmas, avisos posteriores al inicio del adormecimiento del trabajador, falta de confort de los dispositivos… Pero a día de hoy ya podemos encontrar soluciones que superan estas restricciones y con cierto recorrido de éxito en el mercado.

Así por ejemplo la gorra SmartCap, equipada con un sensor extraíble capaz de registrar la actividad eléctrica del cerebro (EEG) de un conductor y procesar dicha información en tiempo real para determinar el nivel de fatiga del individuo (estado de alerta/somnolencia) y enviarla por bluetooth a una pantalla ubicada en la cabina del camión, autobús… Incluso cuenta con la posibilidad de enviar a una sala centralizada la monitorización en tiempo real de toda la flota de vehículos (si lógicamente existe conectividad):

Como es lógico, este sistema posee mayor fiabilidad que otras tecnologías más tradicionales basadas en cámaras y en el seguimiento de los movimientos de los ojos del conductor.

Por otro lado, si nos vamos a la fatiga física, uno de los mayores problemas siempre ha sido poder tener dispositivos en el puesto de trabajo que nos valoren de forma precisa la VO2 máxima del trabajador, la capacidad máxima de absorción de oxígeno del cuerpo cuando se realiza un ejercicio aeróbico. La VO2 máxima se alcanza cuando el consumo de oxígeno permanece en un estado estable a pesar de un aumento en la carga de trabajo.

La prueba de esfuerzo realizada en un laboratorio, consiste en equipar a un individuo que corre en una cinta o pedalea en una bicicleta estática, con una máscara facial conectada a una máquina que analiza la frecuencia y el volumen respiratorio junto con la concentración de oxígeno y dióxido de carbono, tanto en el aire inhalado como en el exhalado.

Alguno dirá que estos valores son fáciles de conseguir actualmente gracias al uso de la amplia gama de relojes y pulseras de seguimiento existentes en el mercado… pues la verdad es que no nos engañemos, estos dispositivos tecnológicos distan muchas veces de darnos valores fiables, en especial a lo que al consumo de energía se refiere:

¿Miden bien las calorías las pulseras de actividad?

Pues sí, en este caso también ya tenemos en el mercado un equipo que logra una precisión del 95% respecto a las pruebas clínicas estándar y cuyo algoritmo aprende y evoluciona con el nivel de condición física de la persona que lo porta. Se trata del reloj inteligente GoX Ergo (o de la pulsera inteligente GoX Ergo Pro) de la empresa GoX Lab. Esta solución mide los niveles de esfuerzo físico que realiza el trabajador y que puede ayudar a modificar su ritmo de trabajo para evitar las posibles lesiones asociadas a la fatiga física.

Las más de 200 pruebas realizadas a mujeres y hombres de edades comprendidas entre los 18 y los 60 años han demostrado que el algoritmo de GoX Labs proporciona una precisión muy cercana al 95% respecto a la prueba clínica del VO2 máxima; siendo además 7,6 veces más preciso que el Apple Watch; 12,3 veces más preciso que un Fitbit Surge y 15,1 veces más preciso que un Garmin Fenix…. en relación con las calorías consumidas.

Destacar que la versión completa del GoX Ergo Pro incluye también un dispositivo para evaluar la idoneidad o no de los movimientos de la espalda y de los brazos al manipular manualmente cargas, de unas plantillas inteligentes para analizar la fuerza a ejercer para mantener el equilibrio cuando se manipulan cargas y de un teléfono inteligente que incluye más de 20 indicadores fisiológicos y biomecánicos que nos permiten identificar posibles riesgos de lesiones muscolesqueléticas.

Si quieres conocer más en profundidad el SmartCap o el GoX Ergo no dudes en ponerte en contacto con nosotros

¿Habrá fatiga III? … Seguro…

Si por supuesto, tiene que haber una tercera parte… vosotros lo habéis querido. Somos de los que piensan que el final en Seguridad y Salud (como en muchas otras disciplinas) más importante que medir, es tomar medidas. En el próximo post abordaremos el fascinante reto de cómo las organizaciones deben afrontar la problemática de la fatiga para reducirla a niveles humanamente soportables.

Y a seguir con nuestra cruzada… como decía el empresario estadounidense Lee Iacocca “la disciplina de escribir algo es el primer paso para hacer que suceda”.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar

    ¡Hola!
    Gracias por estos posts sobre la fatiga. Al final, lo importante es que la tecnología avance hasta que sea un complemento más y se adapte a nosotros.
    Un saludo.