Una imagen irrepetible: El colosal andamio de madera del parlamento húngaro en Budapest

El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

El verano de 2004 visité la que es una de mis ciudades preferidas: Budapest. Hungría acababa de firmar su adhesión a la Unión Europea y el país conservaba aún su esencia y miseria. Gracias a Hungría, saboreé lo que quedaba de decrépito aroma a Europa del Este. Me encantó.

De entre todos los recuerdos que conservo de la ciudad, esta imagen es quizá el que más grabado permanece en mi memoria. El imponente Parlamento húngaro en Budapest tal y como lo encontré el verano de 2004:

andamio de madera

Un espectacular andamio de madera cubría la fachada durante la reforma del posiblemente más importante edificio oficial del país.

Tenía de todo: protección con barandillas en todas las plataformas de trabajo, malla completa para evitar la caída de objetos, elementos estructurales horizontales a cada (aprox.) 2 metros de altura. Y no lo recorrí por dentro, pero estoy seguro que las distancias y dimensiones permitían un uso acorde a su colosal aspecto.

Un trabajo impresionante dignificado aún más por el componente artesanal y la entrañable exhibición de los gremios de la construcción tradicional. Sí, lo digo con cierta nostalgia porque será casi imposible volver a ver un andamio así, al menos en un edificio oficial como este, que hoy en día reformado tiene este estupendo aspecto:

andamio de madera - Budapest

Hungría pasó a formar parte de la Unión Europea en el año 2004. Como todo país que se adhiere a la UE, Hungría debe asumir paulatinamente toda la legislación de la Unión, incluida la relativa a prevención de riesgos laborales y, dentro de ésta, la directiva 2009/104/CE, relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de los equipos de trabajo.

Aunque esta directiva no impide expresamente el montaje de este tipo de andamios, en la práctica los hace técnicamente inviables: Te imaginas hacer un cálculo de resistencia y estabilidad de un sistema sin configuración estructural establecida, que se fabrica con clavos y madera montados según la maestría de los trabajadores y expuesto por las características de los materiales a cambios acelerados en sus propiedades?. Más aún, imagina hacer un plan de montaje, utilización y desmontaje…

Algo me dice que no volveré a ver un andamio así en Budapest, al menos en un edificio oficial como el parlamento húngaro.

Donde sí parece probable encontrar prodigios de este tipo es, por ejemplo, en Hong Kong, donde el montaje de andamios de bambú es una actividad al alza, con regulación propia, academias de formación y empresas de montaje especializadas. Hasta responsables técnicos de los proyectos de construcción más punteros justifican su uso por ser más seguro que los andamiajes de acero bajo ciertas circunstancias. Imagino que el bajo coste del bambú respecto al acero (una décima parte) algo tendrá que ver.

Allí, según se dice en este vídeo, el diseño del andamio depende de cómo lo vean los trabajadores en cada momento:

andamio de madera - scaffolder

¿Has visto alguna vez algo parecido en directo?

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

5 comentarios

  1. Avatar

    Susana

    Estuve en Budapest a principios de agosto 2013 y la verdad es que me encantó, entre otros motivos, por ese decrépito sabor a Europa del Este que comentas y que aún existe. Los trabajos de reconstrucción en el parlamento europeo siguen, con parte de su fachada y la futura plaza y parking. En la visita guiada, al tener que pasar por zona en obras, se nos concentró en un punto acondicionado para la espera de visitas y personal de seguridad nos acompañó hasta la entrada al parlamento, accediendo cuando no circulaba maquinaria de obra en las cercanías. Y sí, me llamó mucho la atención su sistema de andamiaje, ahora en la zona de torreones.

  2. Avatar

    CARMEN

    Creo que debemos estar abiertos a todo tipo de artilugios, soluciones, materiales y otras opciones que usan otras «civilizaciones» en vez de catalogarlas al instante de irregulares, inseguras o criticarlas sin más. Pero, por encima de todo, analizar la metodología de trabajo que las acompaña que considero es donde fallamos más en nuestro país. Me apunto Budapest para mi próxima salida el año que viene. Abrazo

    • David Mairal

      @carmen

      Reconozco que me sorprendió cómo, en el vídeo, el sector del montaje de andamios de bambú parece una actividad de alto standard en Hong Kong que aquí (Europa), en un primer vistazo, puede parecer cosa del pasado al que recurren las economías emergentes. Efectivamente, quedarse ahi es una posición poco empática y limitadora más que una fuente de aprendizaje.

      Me gustó tanto la ciudad, que volví al año siguiente y, como digo a Susana, me alegra saber que mantiene su autenticidad. Lo que me motiva a mí también a incluirlo de nuevo entre un posible destino en un próximo viaje. Ya nos contarás el tuyo, Carmen, cuando lo hagas. Saludos.

  3. David Mairal

    @susana que la ciudad conserve aún el sabor añejo, es una cosa que me encanta saber. No me puedo creer que no sacases alguna foto a los torreones en obras 😉 Si me las mandas, las incorporamos al post

  4. Pingback: Un ejemplo de cómo cambia las cosas la normativa europea | AragonValley