El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

La era tecnológica nos ha traído muchas ventajas en las comunicaciones que, aplicadas al trabajo, han ayudado a aumentar la fluidez de las tareas. Los beneficios son evidentes, pero el uso excesivo de la tecnología está acarreando también algunas problemáticas. El tecnoestrés es una de ellas.

Esta afectación, también llamada Síndrome de Fatiga Informativa, es uno de los problemas propios de la era digital y es aquél padecido por las personas que viven en constante uso de aparatos tecnológicos. Vivimos hiperconectados a ordenador tanto en la oficina como en casa, usando el móvil o la tablet desde cualquier punto en el que estemos, trayectos en transporte público incluidos,  y aprovechamos cualquier momento para consultar el correo electrónico o las redes sociales.

tecnoestres

Nos bombardean las informaciones, gráficos y fotografías, y cada vez se hace más imposible absorber todo el flujo de contenidos que nos llegan. Los dispositivos electrónicos pueden llegar a convertirse en indispensables en la vida de muchas personas, y esa dependencia puede causar hasta ansiedad si no tenemos el móvil o la tablet cerca.

El 40% de los españoles permanecen conectados a sus dispositivos las 24 horas del día mientras que entre el 30% y el 50% admite que no podría vivir sin internet.

El uso abusivo de la tecnología puede tener consecuencias negativas tanto en nuestra salud física como mental. Dolores de cervicales, espalda, molestias en  brazos y hombros, ardor en los ojos, visión borrosa, problemas para dormir… Estos son solo algunas de las patologías que podemos desarrollar por culpa del tecnoestrés. De hecho, muchos profesionales ya hablan de esta afectación como el nuevo riesgo laboral emergente del milenio. Los expertos destacan que los primeros síntomas vienen de la mano de la ansiedad con episodios de irritabilidad.  La hipertensión, la pérdida de memoria, tristeza, mareos, falta de fuerza, palpitaciones, nerviosismo, insatisfacción o trastornos del sueño son sólo algunas de las alteraciones asociadas a este nuevo síndrome.

Hacer un uso inadecuado de los dispositivos electrónicos en el trabajo, como consultar el whatsapp por motivos personales o utilizar las redes sociales con fines lúdicos, puede traernos disgustos. Además, la productividad se ve reducida con lo que los conflictos con compañeros y superiores se pueden desencadenar. Tal y como afirma el doctor Hugo Francisco Rostagno, “Los cambios generados por las nuevas tecnologías demandan su prevención para evitar riesgos negativos de su impacto en empleados y empleadores”.

¿Cómo evitamos caer en el Tecnoestrés?

  • Siempre que sea posible, debemos efectuar descansos de 10 minutos por cada hora de trabajo frente a un ordenador. Estas pausas deben servirnos para movernos, caminar, charlar con algún compañero, salir a respirar aire libre y para descansar la vista.
  • La multitarea es uno de los causantes de tantas crisis de estrés. La posibilidad de realizar tres o cuatro cosas a la vez acaba por agobiarnos y hacernos perder la concentración, con lo que el trabajo se nos hace más tedioso porque no logramos acabarlo. Lo mejor es dedicar espacios de tiempo a cada cosa sin estar saltando de una a la otra.
  • ¿Cuánto hace que no llamas por teléfono a un compañero? Retomar viejas costumbres es una buena forma de evitar el tecnoestrés. Usa el fijo en vez de mandar un e-mail, o acércate a la mesa de la persona con la que tengas que comunicarte y hazlo cara a cara. La comodidad de escondernos tras una pantalla nos ha hecho perder las buenas costumbres de comunicación.

Debemos poner freno a esa obsesión por estar constantemente “en línea”. Las TIC son herramientas que debemos usar con sentido común e inteligencia, y no dejar que acaben por dominar nuestro día a día.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*