Conforme la sociedad crece y evoluciona, buscamos la manera de sacar provecho de aquellos recursos que puedan ayudarnos a “ser mejores” frente a los retos que se nos ponen delante diariamente. La tecnología, en este caso, es la primera línea de defensa en la que nos apoyamos para agilizar, mejorar y, a veces simplificar nuestras vidas. Este comportamiento y/o pensamiento se extiende a muchas áreas de la vida de las personas, y la educación, en este caso, no se queda atrás.
Continuar leyendo...