Vivimos en un momento en el que se cuestiona todo: la conveniencia o no del uso de terminales móviles en determinados lugares de trabajo; la flexibilidad del horario de trabajo, la oportunidad de asumir tareas de teletrabajo, la limitación del uso de Internet y de las redes sociales en el entorno laboral; pero la complejidad
Continuar leyendo...