La tecnología evoluciona a pasos agigantados, y la velocidad de aparición de equipos más potentes, con más prestaciones y con mejores características de usabilidad, es tan grande que hace que nuestros equipos, en perfecto estado de funcionamiento, se conviertan, de un día a otro, en residuos tecnológicos. La adquisición de estos equipos de última generación,
Continuar leyendo...