Se imponen cambios en el paradigma básico de referencia del propio contrato de trabajo. Cualquier puesto de trabajo debería ser lo más sostenible posible y libre de conflictos con quien lo ocupa, con su entorno social y con el medio ambiente. Vamos en esa dirección, o al menos deberíamos ir.
Continuar leyendo...