En un día normal en la oficina, Javier se predispone a levantarse de su mesa para ir a tomar un café cuando de repente, se tropieza y cae al suelo estrepitosamente dañándose la espalda. Unos kilómetros más lejos, María sale de revisar unas obras que dirige como proyecto y justo al abrir la puerta, un pequeño trozo de piedra cae en su casco, provocándole una pequeña contusión en la cabeza.
Continuar leyendo...