Una cultura preventiva adecuada se consigue mediante un buen desempeño en seguridad, es decir, realizando una actividad preventiva de calidad, no solo orientada a la realización de actividades sino ejecutadas con criterio. Un sistema de indicadores orientados al buen desempeño preventivo ayuda a conseguir buenos resultados en seguridad y salud, las personas conocen los requisitos de calidad de su actividad y saben que van a ser evaluados por ellos.
Continuar leyendo...