El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Tal vez va siendo hora de acomodar las necesidades de los trabajadores a la nueva realidad en la que vivimos. Las jornadas de trabajo de ocho horas a las que estamos acostumbrados podrían pasar a la historia si los resultados de la prueba que se está haciendo en Suecia se expanden por el resto del mundo. Desde hace unos meses, se han empezado a implantar jornadas de seis horas de duración, una reducción de dos horas de trabajo que está proporcionando excelentes resultados en el país escandinavo.

Cabe recordar que en la época de la Revolución Industrial, los trabajadores estaban habituados a trabajar entre 10 y 14 horas al día a lo largo de seis días a la semana. Fue gracias al movimiento obrero y a Henry Ford que se redujo el tiempo hasta las ocho horas, algo que él impuso en sus fábricas en 1914 y que el resto de factorías copiaron poco a poco.

Los tiempos han cambiado y también las formas de trabajo, con lo que en Suecia han puesto en marcha un plan de reducción de horas laborables que por ahora está resultando muy positivo para los empleados. Lo más llamativo es que los trabajadores resultan más productivos para la empresa en esas seis horas en las que se dedican a sus tareas que en las ocho que venían realizando hasta ahora.

¿Cuál es el secreto? Que los trabajadores saben que disponen de menos tiempo para completar sus tareas con lo que se centran más en lo que tienen que hacer y obvian cualquier distracción. No se trata de trabajar bajo presión sino de aprovechar mejor el tiempo del que disponen y aprender a concentrarse más, olvidándose de dedicar unos minutos a consultar redes sociales o a hablar con compañeros.

En este aspecto, no podemos pasar por alto que el cerebro no está hecho para mantener la concentración en una cosa durante un periodo muy largo. Estudios demuestran que la gente más productiva solo trabaja durante 52 minutos, y que se toman descansos de 17. Es muy importante hacer parones para recuperar fuerzas y dejar descansar al cerebro.

Otro aspecto positivo que se ha demostrado es que la gente puede compaginar mejor su vida laboral con la personal. La conciliación con jornadas reducidas es mucho más buena, y las personas llegan a casa con energía para poder hacer otras actividades que les llenen. El tema de la flexibilidad es algo muy valorado por la gente, tal y como demuestra un estudio de la Casa Blanca en el que se desprende que un 89% de los americanos creen que los jefes deberían ofrecer horarios más flexibles.

more-flexibility

Evidentemente, esto hace que los trabajadores estén más felices y, en consecuencia, más sanos.  Está demostrado que la gente que trabaja durante más de 55 horas a la semana tiene más posibilidades de sufrir un colapso, y un 13% más de probabilidades de enfermar. Depresión, problemas de sueño y ansiedad son algunas de las afectaciones más frecuentes, así como dolencias derivadas de pasar muchas horas sentado. Si los trabajadores tienen más tiempo libre pueden cuidarse más, hacer ejercicio y descansar mejor por la noche. La ecuación es sencilla de resolver.

Por tanto, la conclusión es que a las empresas les interesa y les beneficia adaptar horarios y reducir jornadas si quieren ver cómo mejora la productividad gracias al buen estado de sus empleados. Toyota ya lo puso en práctica en su planta de Gothenburg 13 años atrás y observó un aumento del 25% de los beneficios.

Además, existe un valor añadido: demostrar a tus trabajadores que te preocupas por ellos siempre les hace sentirse más a gusto y trabajar con más ganas.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Avatar

    JOSE REYNEL REYES CUARTAS

    Indudablemente ante la vida tan corta, se debe poner la invención, la creatividad y la innovación al servicio del ser humano, a buscar la realización personal y a hacer que los seres sean felices con lo que hacen y eso se logra en espacios de libertad y con estimulos que le generen pertenencia y responsabilidad frente a sus labores.