El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Pese a estar en la era del 2.0 hacia el 3.0, nuestras ciudades (unas más que otras) siguen teniendo un «Talón de Aquiles» que todos hemos sufrido alguna vez. En nuestros viajes de trabajo o vacacionales, a menudo nos encontramos con la dificultad de encontrar una red de WI-FI abierta, para poder conectar nuestros dispositivos móviles, y así consultar mapas, guías, blogs de consejos de viajes, webs de referencia, o poder enviar mensajes o fotografías a nuestros familiares. ¿Verdad que esa situación a veces nos desespera en cierta medida?

Pues en los tiempos que corren, muchas oficinas de los Servicios de Prevención (ajenos o propios) o Consultorías de Seguridad y Salud en primer lugar, y las instalaciones de nuestros clientes en segundo término, siguen en su mayoría sin disponer de redes WI-FI accesibles para sus empleados o visitantes. Incluso en aquellas donde la cobertura de 3G es muy baja o inexistente. En base a esta situación, dejo en el aire esta pregunta general a los lectores de este Post ¿Tan difícil y costoso resulta sustituir las actuales redes de internet por cable, por una red paralela de ADSL y WI-FI inalámbrica, que permita conectar los dispositivos de nuestros empleados o visitantes?

wi-fi en el trabajo - Wifi

Por la pequeña inversión mensual que puede suponer, disponer de una red WI-FI abierta permitiría a los servicios de prevención o consultoras de Seguridad y salud lo siguiente:

– Primeramente, en el interior de muchas oficinas de edificios de hormigón, donde el 3G a menudo es deficiente o de muy baja cobertura, con esta red FREE WI-FI en el trabajo facilitaríamos el intercambio de información y la comunicación entre nuestros empleados (whatsapp, emails,…), sin que nuestro personal tenga que recurrir siempre a los ordenadores fijos para recibir o enviar información. No nos engañemos, si no hay suficiente 3G, nuestros empleados lo buscarán sea donde sea, abandonando lo que sea necesario.

– Los empleados de las entidades de prevención podrían conectar sus móviles, tabletas o portátiles, y ahorrar en el consumo de 3G de sus dispositivos personales, que igualmente van a utilizar queramos o no. En épocas de ahorro y de reducción forzosa de salarios, cualquier reducción de costes mensuales para nuestro personal puede suponer una motivación añadida en su día a día.

– La red WI-FI puede asegurar cierta continuidad básica en el trabajo, sea cual sea la ubicación del empleado lejos de su mesa de trabajo. Nuestros empleados podrían seguir recibiendo y respondiendo correos aunque estén en el despacho del Director técnico, o si ese día nos falla la intranet.

– Además,nuestros clientes o visitas podrían también conectarse en salas de espera o recepción, mediante una contraseña visible en esas áreas. Imaginad lo bien que puede ir esa conexión de WI-FI mientras nuestros clientes esperan para hacerse la revisión médica, y lo genial que nos haría quedar como empresa 2.0.

– Los alumnos de nuestras aulas formativas y asistentes de nuestros seminarios se podrían conectar con facilidad, y hacer difusión de los contenidos a sus seguidores, sin tener que rastrear 3G por los rincones de nuestras instalaciones. Twitter, LinkedIn o Facebook estarían más presentes de nuestras sesiones.

– Facilitaríamos la reproducción  de vídeos y presentaciones colgados en la nube, así como el intercambio documental y de imágenes entre diferentes dispositivos. Los vídeos de YouTube, o las presentaciones de Slideshare serían un instrumento más a compartir entre ponentes y alumnos, mediante el simple envío del enlace por email o whatsapp, sin que nadie gaste su tarifa de 3G, y ahorrando en papel para manuales o dosieres.

Nadie puede negar que internet nos ha proporcionado un método de ganar eficacia moviendo la información en menos tiempo. Obstaculizar a nuestros trabajadores esa conexión al «WI-FI free» de la oficina ya no ayuda a una mayor productividad y menos distracciones, ya que siempre queda el 3G. Simplemente se trata de facilitar las cosas y el intercambio de información en un mundo cada vez más 3.0.

wi-fi en el trabajo - Red Wi-Fi

Red Wi-Fi

 

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

4 comentarios

  1. Avatar

    Carlos

    Totalmente en desacuerdo, ya que la radiación que emite una red wifi no compensa el servicio que proporciona. Para mí, es un ejemplo de que , a veces, lo más fácil no es lo mejor y nuestra prioridad como prevencionistas debe ser la salud de trabajadores y usuarios en general. Hay casos demostrados de efectos en la salud derivados de redes wifi, microondas o teléfonos inalámbricos. Es normal que el usuario estándar defienda el uso de estas tecnologías, pero, como digo, al menos desde nuestro sector, deberíamos ser cautos al hacerlo.

  2. Avatar

    Martina Sallent

    No hay estudios concluyentes sobre los daños del wifi. En cambio su falta limita mucho el trabajo online en las oficinas y repercute en las tarifas 3G de los trabajadores. Todo li que permita ahorro y facilitar el uso de la información siempre es una mejora

  3. Avatar

    Rogelio

    Totalmente de acuerdo con lo dicho por Martina Sallent. No existen estudios demostrativos de daños causados por frecuencias. Y aventuro más allá: las transmisiones satélites que son todavía más potentes y que nos llevan bombardeando decádas, deberían haber demostrado algún tipo de incremento de la incidencia de enfermedades.
    Pero como con todo hay que mostrar prudencia. Hasta ahora no hay nada concluyente, a pesar del incremento de la telefonía móvil hasta extremos desorbitados.

  4. Israel Sugrañes

    Israel Sugrañes

    Gracias por vuestras aportaciones respecto los posibles o no daños de la red WI-FI. Saludos