¿Se lo digo o no se lo digo?¿Lo denuncio o no lo denuncio?…¡Mejor una APP!

El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

En nuestros desplazamientos «in itinere» , «in mision» o incluso mientras disfrutamos de las vacaciones nos movemos por nuestras ciudades y municipios, y muy a menudo involuntariamente descubrimos o simplemente chocamos de frente con negligencias de trabajadores de cierta gravedad. Para ser más claros, en nuestras traslaciones «outdoor» observamos operarios que se exponen a riesgos que hacen aflorar el Técnico de PRL (y la rabia correctora) que llevamos dentro provocando una tendencia irreprimible a intervenir. El angelito de nuestro hombro derecho nos dice que nos tranquilicemos y nos recuerda que no son trabajadores de nuestra cartera de clientes o de nuestra empresa. Y el pequeño demonio del otro hombro, nos provoca y sugiere «¿Como puedes permitir eso?. En la mayoría de casos suele ganar nuestra «yo» angelical para eludir discusiones en la vía pública o conflictos más graves, que no suelen llevar a buen puerto.

Mejor evitar la discusión

Mejor evitar la discusión

Cuantas veces descubrimos a ese operario subido a un tejado o a la escalera de cualquier manera, o observamos a un trabajador invadiendo la calzada sin ninguna señalización previa ni ropa de alta visibilidad. Ese operario municipal que no usa gafas ni protección auditiva con la motosierra o con la pneumática. En esas escenas nuestro corazón preventivo nos empuja a actuar como consecuencia de la deformación profesional, pero nuestra mente inhibe ese impulso. En casos que nos resultan contundentes, nos surge incluso la idea de hacernos pasar por inspectores (Constituíble de delito) o denunciarlo de alguna manera rápida . ¿Quienes somos nosotros para llamar la atención a un trabajador de una empresa que no es la nuestra ni de nuestra cartera de clientes?

Para los que navegamos en las redes sociales podemos evidenciar que, de forma simplemente jocosa, se publican muy frecuentemente imágenes de estas situaciones encontradas en Blogs, Facebook o Twitter. Y para poder ir más allá ¿No podría existir una aplicación de geolocalización creada y gestionada por la Inspección de Trabajo, en las que de forma anónima o nominal los ciudadanos pudiesen informar de las imprudencias laborales de las empresas (públicas o privadas) y trabajadores  que se observan desde la vía pública, que pudiese llevar vinculada (no obligada) una posible intervención de la autoridad competente, respetando siempre la Ley de Protección de Datos? Desde el humilde punto de vista del autor de este artículo, se echa de menos una mayor instrumentación digital y en red,  y una Inspección de Trabajo más 2.0, con una presencia más elevada en las redes sociales más populares. En PrevenControl tenemos la tecnología para llevarlo a cabo y nos ofrecemos a crear una prueba piloto.

En esta vía algunos cuerpos de policía han empezado a contestar a denuncias de los ciudadanos a través de las redes sociales (solicitando una llamada o denuncia formal posterior). También algunos ayuntamientos ya han implantado aplicaciones para dispositivos móviles con apartados exclusivos para informar de actos vandálicos y las deficiencias en las infraestructuras municipales, que permiten incorporar imágenes.

Bustia Ciutadana

Estos ejemplos ya reales, pueden dar la pauta de la aplicación que proponemos en este artículo, a través de la cual los ciudadanos y los profesionales podamos evidenciar con imágenes a la autoridad competente situaciones de riesgo para los trabajadores, sin que pudiese ser vinculante, para que la administración pueda actuar de oficio, por el bien de nuestro sistema de la seguridad social.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Avatar

    Muy interesante la propuesta, queda por ver si la Inspección «recoge el guante».
    Me ha recordado al mensaje que llevan algunos camiones cisterna, tipo «¿conduzco bien?», con un teléfono de la empresa para comunicar imprudencias o infracciones. Quizás desde las empresas se podría poner en marcha alguna iniciativa de ese tipo, para detectar situaciones que requieren la intervención de la empresa.

  2. Avatar

    Francisco Darias

    Hace años que vengo luchando para que los medios de comunicación locales emitan una especie de «flash informativo», que incorpore una fotografía del hecho denunciado, con un breve comentario de los incumplimientos en PRL y la identificación del lugar dónde ocurrió, incluyendo el día, y la hora.
    Lamentablemente parece que el «respeto» que impone la Inspección ha provocado que ninguno de el primer paso.
    Por otra parte, y desde mis experiencias, estimo que la Inspección, que no admite las denuncias anónimas, y exige que lleven nombre y apellidos, no es lo suficientemente ágil para los tiempos actuales, y para muestra un ejemplo.
    Hace unos meses detecté una actividad irregular en un piso y consulté al «top» de la IT si era de su competencia, y me animó a presentar la denuncia. A los pocos días me indicó que ya había designado un inspector para el caso, y que me entrevistara con él. Lo hice en seis o siete ocasiones en un plazo de 2 meses, y su respuesta era siempre la misma «tenemos muchas denuncias, pero ya iremos». Tres meses después de presentada la denuncia, recibí una carta de una funcionaria, diciendo que «el caso no era de su competencia», y no me consta que visitaran el centro de trabajo supuestamente clandestino.
    Asi nos vá