El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Vivimos en un mundo del que se dice que cada vez está más globalizado. Quizá sea porque podemos establecer relaciones en la distancia sin demasiadas dificultades. Sin embargo la salud y la seguridad no se han globalizado al mismo ritmo que los negocios y la economía. Prueba de ello es que seguimos aplicando sistemas y métodos en el ámbito de la seguridad y la salud laborales dispares, en ocasiones obsoletos y sin reconocimiento internacional.

Por otra parte el enfoque que hacemos de la seguridad y salud adolece de localismo. Aplicamos  los métodos habituales en nuestra empresa sin buscar alternativas mejores, sin innovar e ignorando cómo otros técnicos, en nuestra situación misma situación, en otro lugar, quizá hayan resuelto un problema similar.

Además, cuando los trabajadores de nuestra empresa viajan fuera, nos resulta complicado facilitarles información sobre los riesgos de su puesto de trabajo y de su actividad en el destino. Hacemos como si en los demás países, como si en las demás poblaciones, se empleasen los mismos métodos, criterios e incluso creencias que aplicamos en España.

Esa forma de actuar ni siquiera es válida cuando viajamos desde España a Europa. Voy a poner un ejemplo que puede afectarnos a todos si nos planteamos viajar a Centroeuropa esta misma primavera o verano.

Pensemos en Praga, en la República Checa. Una ciudad preciosa, que aparentemente no ofrece riesgos diferentes a los que podamos encontrar en Madrid, Barcelona o Bilbao, ¿verdad?

Ilustración sobre una conversación para dar indicaciones a un turista

Sin embargo, si nos proponemos viajar al campo, a consecuencia del trabajo (construcción, instalaciones, etc) o como parte de excursión, podemos tener un mal encuentro con garrapatas. Ya sé que este animalillo no es considerado muy simpático. Pero el problema no son tanto las garrapatas, sino el “inquilino” que transportan las garrapatas habituales en Centroeuropa (Ixodes ricinus): el virus de la encefalitis por garrapatas (TBEV). Este virus usa como vector a la garrapata y es capaz de infectar a los mamíferos, incluyendo a los seres humanos.

Imagen de un campo con maleza

Las garrapatas son así mismo vectores de otros patógenos causantes también de otras enfermedades, como la enfermedad de Lyme (borrellisis de Lyme, quizá más conocida en Europa).

En las últimas décadas el número de casos de pacientes infectados por TBEV se ha incrementado considerablemente en las zonas endémicas de Europa, aumentando las zonas de riesgo. Podemos ver un mapa de esas zonas gracias a VectorNet (la red europea que informa sobre la distribuciòn geográfica de artrópodos vectores de enfermedades transmisibles a humanos)

Características clínicas

Imagen de garrapata

La incubación promedio es de unos 7 días, aunque pudiera prolongarse hasta 28 días.

En el 66% de los casos no se manifiestan síntomas. Cuando sí aparecen, se suelen manifestar en dos fases:

  • Fase vírica: con una duración media de 5 días, se asocia con síntomas inespecíficos como la fiebre, el cansancio, dolor de cabeza, nauseas, etc habituales por ejemplo en la gripe-.
  • Fase asintomática: dura unos 7 días
  • Fase de afectación al sistema nervioso central: meningitis, meningoencefalitis, parálisis y radiculitis. Afecta al 20-30 % de los pacientes infectados, con tasas de mortalidad del 0,5-2% y con secuelas neurológicas graves en más del 10% de los pacientes.

En pacientes mayores de 40 años hay un riesgo elevado de desarrollar una encefalitis, con altas tasas de mortalidad y secuelas de por vida para los mayores de 60 años.

Medidas preventivas

Señalización de peligro por presencia de garrapatasEn términos generales la población centroeuropea está mejor informada sobre este problema que la nuestra. Por eso habrá que hacer un esfuerzo extra de información, formación y sensibilización sin caer en el alarmismo improductivo pero sin cerrar los ojos a esta epidemia.

  • Informar a los trabajadores y al personal técnico y de vigilancia de la salud de la existencia de este problema.
  • Vestir ropa de protección de manga larga, así como pantalones largos metidos dentro de los calcetines.
  • Usar sustancias repelentes de garrapatas al exponernos a ellas.
  • No consumir productos locales que no hayan sido sometidos a pasteurización.
  • En zonas de riesgo donde pueda darse exposición a garrapatas, considerar la vacunación frente al virus de la encefalitis.
  • Visitar al médico ante la menor sospecha e informarle sobre los viajes que hayamos realizado.

Trabajadore leyendo un manual sobre prevención

Aunque la probabilidad de ser infectado con una exposición no continuada no sea muy elevada, las consecuencias en caso de desarrollar un cuadro infeccioso severo invitan a tomar en cuenta este fenómeno cuando tengamos trabajadores expuestos al contacto con garrapatas.

Más información:

Small bites, big problems: Tick-borne diseases in Europe (European Centre for Disease Prevention and Control)

Encefalitis por garrapatas (Centro Nacional de Medicina Tropical)

Principales vacunas para los viajeros aconsejadas por el Centro Nacional de Medicina Tropical

Protocolo de Vigilancia de Encefalitis transmitida por Garrapatas (ETG) de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons