¿Realmente se ha modernizado la Inspección de Trabajo?

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

Hace algunos días tuve la oportunidad de asistir a una jornada organizada por la patronal catalana Foment del Treball sobre las novedades de la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, en la que contamos con la intervención de las principales representantes de la Inspección en Catalunya.

Los asistentes pudimos disfrutar de una sesión altamente participativa, que resultó muy instructiva y amena, aunque de la que me llevé la sensación de que quizá estamos pasando por alto algunos aspectos.

Vayamos desgranando el asunto. Según declara la Exposición de motivos de la nueva Ley, la norma se inserta en el conjunto de medidas adoptadas por el Gobierno para la racionalización, simplificación y modernización de las Administraciones Públicas.

La Ley regula todo el Sistema de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que se concibe como conjunto de principios legales, normas, órganos, personal y medios materiales, incluidos los informáticos, que contribuyen al adecuado cumplimiento de la misión que tiene encomendada.

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social es, según el primer artículo de la norma, el servicio público encargado de la vigilancia y control de la normativa social, que contribuye a preservar los derechos de los trabajadores y a sostener el sistema de protección social, y que debe potenciar su función mediadora en los conflictos laborales, y la de información y asistencia técnica a empresas y trabajadores en diversas materias entre las que se encuentra la de prevención de riesgos laborales.

De la lectura de la anterior definición, se desprende que en cierto modo la Inspección tiene galones como para ejercer un liderazgo en cuanto al cumplimiento de la normativa. De hecho, en esta modificación se refuerza su papel dotando de presunción de certeza a las comprobaciones inspectoras, así como ampliando sus funciones, especializando a sus integrantes y aumentando los recursos humanos asignados al cuerpo.

No obstante, ¿se ejerce realmente este liderazgo? ¿Se está apostando por una modernización en todos los aspectos?

En la citada jornada, el representante de una de las infraestructuras de transporte más importantes de la ciudad condal, expuso como caso de éxito el experimentado en los últimos años en la comentada infraestructura con sus inspectores asignados. Al tratarse de sectores muy particulares, con riesgos de muy compleja naturaleza y solución, es precisa una alta especialización de los inspectores destinados, y una actitud colaboradora y dialogante, con elevadas dosis de empatía.

Parece ser que en la última década se ha conseguido llegar a este buen entente, y los resultados han sido excelentes en cuanto a la disminución de la accidentabilidad.

Colaboración, diálogo y empatía… ¿Y no son estas las claves de cualquier liderazgo?

No me gusta generalizar porque sería faltar a la verdad. Pero realmente en mi experiencia profesional me he encontrado con algunos inspectores que tienen empatía cero, que dialogan menos y que no ofrecen colaboración ninguna. No es mi intención juzgar su trabajo, sino llamar a la reflexión a todos desde estas modestas líneas.

Se ha demostrado que ejercer este liderazgo, motiva a todos los actores y que lógicamente conlleva buenos resultados.

riesgo

En las actuales políticas de gestión estratégica de recursos humanos y retención del talento, nos encontramos con conceptos preeminentes como la motivación, el engagement, o el compromiso. Las 10 habilidades directivas más valoradas por las empresas son: el liderazgo, la comunicación, la empatía, la formación, el trabajo en equipo, la negociación, la creatividad, la flexibilidad y la ética. Me pregunto por qué se valoran estas habilidades en recursos humanos y en cambio se obvian en muchas ocasiones por parte de los inspectores. ¿Acaso no queremos motivar y comprometer a los empresarios y técnicos en la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo? ¿No deberíamos modernizar también esta política de relación con los administrados?

Bien es cierto que tenemos una normativa muy garantista, y que al final el Inspector está para hacer cumplir la Ley, correcto. Pero tampoco se trata de ser autómatas, sino de interpretar, ponderar, empatizar, conciliar, trabajar en equipo y finalmente encontrar soluciones buenas para todos. El win-win aplicado a la inspección de trabajo, vaya.

Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre la posibilidad de prevenir todos los riesgos. Cada vez que hablamos de ello recibimos críticas y apoyos por igual, por lo que está claro que es un asunto tremendamente complicado. Las evaluaciones de riesgos están “vivas”, y se deben ir actualizando como reza la propia Ley de prevención de riesgos laborales. Sabemos que es muy complejo determinar a priori todos los riesgos existentes (recuerden el caso Germanwings, por ejemplo), que a veces no es posible “bunquerizar” todos los elementos de las máquinas, y que normalmente el factor humano, y no las condiciones materiales, es el principal causante de los accidentes de trabajo. A “toro pasado” es muy sencillo determinar que la causa del accidente ha sido una incorrecta evaluación de riesgos, pero con ello lo que conseguimos es desmotivar al técnico de prevención de la empresa, al empresario que ve como por más que invierte en prevención, siempre le “cae” un acta de infracción, y a los propios trabajadores que a veces no acaban de entender cómo funciona todo esto. Naturalmente no hablo de todos los casos, ni quiero eximir a nadie de su responsabilidad. Pero creo que no estoy diciendo ninguna barbaridad y que todos conocemos casos así y nos vemos reflejados en ello.

¿Se imaginan sancionar al técnico de prevención de Germanwings porque no había previsto que un copiloto con problemas psiquiátricos pudiera urdir un suicidio con pasajeros?

¿No es mejor intentar construir entre todos las bases para que nada de esto pueda ocurrir?

¿Sería interesante una Inspección que fomentara el reconocimiento tanto como la sanción?

¿No trabajaríamos más a gusto todos y evitaríamos la prevención defensiva?

No hace falta ir a Germanwings, cada día se dan situaciones inexplicables con las que nos encontramos los técnicos de prevención de riesgos laborales. Pensemos en que posiblemente la modernización integral del cuerpo pase por una política de motivación de los actores implicados, no creemos estar hablando de ninguna rareza. No podemos aplicar unas políticas en un lado e ignorarlas en el otro. Todos somos personas y a todos nos gusta que nos reconozcan el trabajo bien hecho, y a veces no es tan sencillo hacerlo. Ni el de unos, ni el de los otros. Este es nuestro punto de vista y se lo exponemos para que nos hagan llegar sus opiniones.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons