El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Forma parte del refranero español que “La letra con sangre entra”, y en base a ella nos han inculcado que para aprender hay que “hincar los codos”, sufrir durante horas y/ o días y conseguir retener unos conocimientos que nos serán útiles durante toda nuestra vida.

Transcurrido cierto tiempo desde que introduje por última vez letra con sangre en mi cerebro, puedo analizar con perspectiva el resultado de la misma y clasificar mis conocimientos actuales en función de su introducción sanguinaria o por otros medios. Recogiendo tres ejemplos de cosas aprendidas hace más de diez años:

  • Capitales del mundo: Estudiadas con sangre; recuerdo Madrid, Oslo, Roma y me empieza a costar recordar más (curiosamente me acuerdo sobre todo de las que he visitado).
  • Importancia de llevar el casco puesto cuando conduces un ciclo: Aprendido con sangre; no tuve más que sufrir un grave accidente para que todavía no sea capaz de recorrer diez metros sin casco.
  • Extinción de incendios: Estudiada de forma amena, divertida y práctica con fuego real; no sólo lo recuerdo, sino que me acuerdo de cómo y, además cada vez que lo recuerdo me viene a la cara una sonrisa pensando en lo que disfruté.

De los tres ejemplos, el primero, además de reducida utilidad con el paso del tiempo, es desagradable y antagónico con las necesidades de aprendizaje de adultos y el segundo constituye una de las peores formas de aprender algo, independientemente de su utilidad; es por ello que incluir diversión en el aprendizaje no es un valor baladí.

Centrándonos en la Protección Contra Incendios, es un fenómeno bastante corriente impartir una formación teóricamente completa, para lo cual se imparte una sesión en la que se explica el triángulo del fuego y otra serie de conceptos de interés para un público limitado y de nula utilidad en caso de incendio (es impensable que ante un fuego alguien empiece a analizar el combustible, el comburente, etc); es decir, además de aburrir a los asistentes, se ignora que la extinción de un incendio es un acto práctico.

En resumen, como ya hemos comentado en otros posts, para obtener aprendizaje es necesario aplicar lo aprendido, si además añadimos el elemento diversión, será más fácil la asimilación de lo aprendido y, como valor añadido, conseguiremos incrementar la predisposición a nuevas acciones formativas.

La formación práctica en extinción de incendios hasta ahora había estado limitada a formación con fuego real, lo cual requiere presencia de especialistas y, bien desplazamiento de los trabajadores a la campa de los bomberos, bien desplazamiento de un vehículo con todos los elementos necesarios para generar fuego en condiciones de seguridad. Hoy día tenemos otra opción que es recurrir a la realidad virtual, con la que podemos conseguir, en uso de extintores, un aprendizaje equivalente con una dosis de diversión más elevada.

Efectivamente con la realidad virtual conseguimos que los trabajadores conozcan los medios de extinción, se enfrenten a situaciones de fuego comunes y practiquen su extinción con los mismos actos que ante un fuego real y, en las experiencias efectuadas con la misma, la diversión de los asistentes es mucho mayor.

Tiene ventajas adicionales como son la mayor limpieza al no descargar ningún extintor, la independencia de las condiciones climatológicas al poder realizarse en espacios cerrados, la menor necesidad de espacio para su realización al no ser necesario ninguna instalación exterior, la reducción del riesgo pues la única situación más segura que un fuego en presencia de bomberos es la ausencia de fuego, y la mayor disponibilidad de tiempo de práctica real con cada asistente, pues no se depende de la disponibilidad de extintores.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

Nombre y apellidos (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Asunto (requerido)

Mensaje (requerido)

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento


Simple Share Buttons