Que no naufrague tu formación preventiva antes de empezar: 9 consejos

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

Aunque seamos o nos consideremos los mejores formadores del universo preventivo, puede que nuestras sesiones formativas de prevención nunca lleguen al nivel de atención o entusiasmo esperado por culpa de un mal impacto desde el principio de las mismas. Nuestras diapositivas y elocuencia pueden ser excepcionales, pero el error que ha evitado el aplauso final simplemente se ha podido deber a que no ha empezado con buen pie y la logística inicial no ha estado a la altura de la presentación de seguridad y salud que proseguía. En este artículo os proponemos y recordamos, humildemente,  no caer en estos errores iniciales a la Formación Preventiva o de Seguridad y Salud, que pueden reducir la motivación de vuestros alumnos antes de empezar :

Siempre mejor antes, que ir a remolque. Si podemos anticipar media hora nuestra llegada al lugar de nuestra formación preventiva , tendremos tiempo de realizar los ajustes pertinentes y eludir las típicas sorpresas eléctricas y digitales de último momento. Los alumnos o asistentes no suelen valorar positivamente los errores técnicos, generando murmullos de crítica que bajan la nota final y dispersan la atención.

Lo digital jamás queda mal. No os paséis de tradicionales, y tened presente que ya no se llevan los «transformers» plegables (retroproyectores) que reproducen manualmente un dosier de transparencias plastificadas. Cada uno con su método, pero actualizarse digitalmente ya no es una opción, es una necesidad, y más en esta veloz era digital. Un portátil manejable, un proyector con bombilla funcional y una pantalla bien colocada, no son una opción, sino una obligación mínima. Se debe dar ejemplo de ergonomía, y los aparatos grandes y pesados no son la pauta más ejemplar. Invertir en equipos digitales dimensionados y repasar su funcionamiento antes de la sesión formativa siempre nos dará un margen constructivo.

Dos copias mejor que una. Siempre es un buen seguro disponer de un duplicado de tu presentación preventiva en el disco duro del portátil a utilizar en la exposición, y otra copia en tu USB o mejor aún en la nube (Dropbox, Google Drive,…). Conlleva una mala impresión asegurada que todo se retrase porque tu archivo no se ha guardado o te falla tu Pen USB.

¡¡Sube el Volumen!! Clásico entre los clásicos es el fallo de sonido de los micrófonos al hablar, o de los altavoces al iniciar vídeos. Volvemos a lo comentado anteriormente, sobre poder comprobar con antelación que todo está funcional y preparado para que nuestra voz preventiva llegue a todos los rincones de la sala, y nuestros vídeos no sean de cine mudo.

Y se hizo «demasiada» luz. Otro error muy común son los defectos de la iluminación por excesiva proximidad de los plafones a la pantalla donde proyectamos, o los reflejos excesivos. Las luces encima de nuestra fondo de proyección distorsionan la calidad de visión de nuestras primeras presentaciones y vuelven a generar ese murmullo entre el público, o incluso alguna queja lejana. En esa media hora previa, podremos calibrar esa típica desviación antes de la llegada de nuestros invitados, sin tener que estar buscando interruptores justo cuando empezamos nuestra formación. No queda muy profesional que un técnico de prevención no logre evitar los reflejos en las Pantallas de Visualización de Datos.

¡Qué gran enemigo el termostato! Regular la temperatura es importante, siempre serán preferibles 20ºC ambientales de media, pero un buen ponente se alejará de caldear en exceso el ambiente desde un inicio. Es preferible tender al frío, sin pasarse, y que sean tus explicaciones preventivas las que aporten temperatura a la formación.

Bien sentado y atento. La disposición de los asientos respecto a la pantalla o el formador son un factor determinante para lograr interacción y atención. Demasiada lejanía no es buena para conectar con el alumnado, pero tampoco un exceso de proximidad es la panacea. Debemos conseguir que todos los asistentes se puedan sentar y ver correctamente la pantalla, y oír y visualizar lo que expongas y los comentarios de los demás alumnos. Ojo con los círculos alrededor del ponente, porque siempre estaremos dando la espalda a alguien.

Saluda, agradece y presenta. Un saludo inicial acompañado de un agradecimiento a los alumnos por su presencia (aunque lo hagan por obligación), ha de preceder la presentación personal en vuestra formación que empieza. Cuando os estáis presentando no debéis olvidar detallar vuestro nombre y primer apellido (el segundo puede obviarse), y el aspecto profesional que os ha traído a realizar esa presentación (Técnico del SPA, Experto en máquinas,….). Una vez os habéis presentado , toca presentar la temática del curso, ofreciendo la posibilidad de hacer preguntas durante el desarrollo de la misma y/o al final.

Y no te olvides de tu YO digital. En la era 2.0 vuestra primera diapositiva digital debe contener vuestro perfil de usuario de Twitter y un hashtag para que puedan twitear y comentar vuestra presentación de seguridad y salud en tiempo real. Es evidente que quien se presenta así, anticipa un «toque» motivante e inspirador para ser receptivo con lo que aporte después.

 

No hundas tu presentación preventiva antes de empezar

No hundas tu presentación preventiva antes de empezar

 

Un buen comienzo favorece un buen final, y la prevención de posibles errores en la logística de vuestra formación o exposición de Seguridad Salud, debería ser una deformación profesional de un buen prevencionista. ¿Practicáis alguno de estos consejos? ¿Alguno más a tener en cuenta?

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Antonio Serrano

    Antonio Serrano

    Hola Israel:

    Muy buen resumen de consejos para las formaciones. Comento algo que suelo hacer una introducción al principio presentándome y pidiéndoles que se presenten, siempre con brevedad y orientados al asunto del curso: experiencia en la materia, qué riesgos encuentran en su actividad, etc.

    Al final suelo introducir un apartado que aprendí de otra formadora: preguntar a cada uno, siempre que el grupo sea reducido, con qué se queda de la formación, qué es lo que más le ha gustado, sorprendido, impactado.

    Por otra parte intento hacer la formación participativa preguntando cuanto puedo a los asistentes.

    Anécdotas e incidentes relacionadas con lo que mencionas hay unas cuantas. Suficientes como para preverlo con antelación.

    Gracias y un saludo.