PRL Internacional: Los niños del tabaco

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

A nadie se le escapa que el trabajo infantil, lejos de ser una quimera, constituye una realidad presente aún en muchos lugares del mundo.

Normalmente, asociamos esta práctica a las vicisitudes propias de países en vías de desarrollo, cuyas familias se ven forzadas a necesitar la ayuda de los más pequeños para la subsistencia de la unidad familiar. Ahora bien, esta misma situación se da paralelamente en países que deberían a priori estar libres de sospecha, figurando Estados Unidos entre ellos.

kids-cigarette-pack600-crop

El último grito en el cielo lo puso en mayo de este año Human Rights Watch con su informe Hazardous Child Labor in United States Tobacco Farming. En él, se detalla la realidad de miles de menores que trabajan en las enormes plantaciones de tabaco de Virginia, Tennessee, Kentucky y Carolina del Norte, estados en los que el trabajo infantil es permitido por ley. De los 133 niños que fueron  entrevistados, se registraron algunos datos destacables que enumeramos aquí:

  • La edad media en la que empezaron a trabajar en las plantaciones es de 13 años.
  • La jornada de la mayoría de ellos ronda las 50 – 60 horas semanales.
  • El 73% de los menores afirma haber sentido náuseas, vómitos, mareos, dolores de cabeza, deficiencias respiratorias, alteraciones en la piel y falta de apetito, entre otros.

Estos síntomas, como es lógico, responden a la exposición a una serie de factores de riesgo sobre los cuales no se está llevando a cabo un tratamiento adecuado, siendo éste en ocasiones inexistente. Si a eso le sumamos la especial vulnerabilidad propia de su temprana edad, el resultado es un colectivo cuya salud se ve altamente mermada por el desarrollo de su actividad laboral. ¿A qué factores de riesgo hacemos referencia?

  • Exposición a nicotina: Principal factor de riesgo de la conocida como “Green Tobacco Sickness”, una modalidad de intoxicación devengada de la exposición directa a nicotina por vía dérmica. Entre sus síntomas destacan mareos, nauseas, vómitos y dolores de cabeza. Cabe destacar que la mencionada exposición a nicotina presenta un efecto sinérgico con otros factores de riesgo también presentes en estas plantaciones; concretamente, la inhalación de pesticidas y la exposición a condiciones de calor extremo.

 Child-Labour-In-The-US-Tobacco-Industry

  • Exposición a pesticidas: Más de la mitad de los menores entrevistados informan haber visto tractores rociando pesticidas en la parcela donde trabajaban o en plantaciones adyacentes. Algunos otros son los encargados de conducir estos tractores o, simplemente, de aplicar sustancias pesticidas directamente sobre la planta sin protección alguna. Los efectos sobre la salud derivados de esta exposición directa se traducen en nauseas, vómitos, mareos, dificultad para respirar, enrojecimiento e hinchazón de boca, ardor en ojos y nariz y picores en la piel.
  • Trabajo en altura: Una parte del proceso productivo consiste en colgar grandes palos con tallos del tabaco cosechado para luego eliminar las barras de tabaco seco. Esta tarea, que puede llegarse a dar a más de 15 metros de altura, es en algunas plantaciones llevada a cabo también por menores. Como podéis apreciar en la imagen, la superficie de apoyo de ambos pies está muy separada, dificultando así la estabilidad del trabajador y aumentando en buen grado el riesgo de caída a distinto nivel.

 tobacco

  • Movimientos repetitivos / posturas forzadas: Los niños y niñas entrevistados en el estudio afirman realizar movimientos repetitivos, entre los que destacan giros de muñeca para alcanzar la parte superior de las plantas, alcance de hojas con agarre “pinch” por encima de la altura de la cabeza y recogida de malas hierbas en posición agachado apoyándose sobre mano o rodillas. Entre las lesiones más reportadas en este aspecto se encentran dolor muscular en la zona de la espalda, hombros, brazos, manos y dedos.

 tobaccochildlaborL

  • Manipulación manual de cargas: Algunos de los trabajadores menores de las plantaciones de Virginia, Kentucky y Tennessee acarrean largos y pesados palos con tabaco a vagones para su posterior transporte al granero, donde el tabaco es curado. A veces no hay vagón y el transporte se hace “mano a mano”, donde otro trabajador situado en lo alto del granero recibe la carga. Fatiga y dolor son los síntomas más comunes en esta práctica.
  • Uso de máquinas: Algunos niños del estudio reportan trabajar estrechamente o en proximidad de maquinaria peligrosa, incluyendo máquinas trituradoras de tabaco y prensadoras utilizadas para comprimir el tabaco en forma de balas.
  • Trabajo con herramientas de corte: Numerosos niños del estudio aseguran haberse cortado ellos mismos con cuchillos – algunos de ellos con hachas – durante las tareas de corte de las hojas de tabaco.

 screen-shot-2014-05-15-at-1-21-13-am

  • Inadecuado acceso a agua y dependencias sanitarias: Muchos de los niños y niñas entrevistados afirman no ser proveídos de agua potable por parte de sus empleadores. Tampoco de instalaciones o dependencias en las que puedan lavarse cara y manos o hacer sus necesidades.

A estos factores de riesgo debemos sumarle la escasa o nula formación e información recibida en materia de prevención de riesgos laborales. Solo algunos de ellos afirman haber recibido instrucciones orientadas a reducir el efecto nocivo sobre su salud derivado de la exposición a nicotina y agentes pesticidas.

Otro factor agravante es la absoluta falta de equipos de protección individual con la que cuenta este colectivo. En este sentido, muchos de ellos explican cómo ellos mismos se van fabricando sus propios EPIs. Una práctica común es el uso de bolsas negras de basura, con las que protegen su piel del contacto directo a las hojas húmedas del tabaco después de una lluvia. Tengas la edad que tengas, la necesidad agudiza el ingenio y eso aplica a todos: seas una persona de avanzada edad o un niño obligado a crecer a marchas forzadas. 

Lejos de vivir el sueño americano, estos niños del tabaco constituyen una paradoja más en una sociedad que, al menos, sigue prohibiendo fumar a menores de 18 años.

Fuente: Human Rights Watch, 2013. Hazardous Child Labor in United States Tobacco Farming

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons