Por qué tememos tanto al Ébola

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

about-ebola

Desde la perspectiva del riesgo que entraña, constatamos un contraste importante entre lo que aseveran los expertos consultados en epidemiología y enfermedades tropicales sobre la morbilidad real del virus del Ébola y la percepción que tiene la población y los medios de comunicación sobre el tema. Es decir, mientras los expertos, uno tras otro, lanzan un mensaje tranquilizador no gratuito, sino profundamente razonado en base a los conocimientos científicos que poseemos sobre la enfermedad, los medios de comunicación y el público no consigue rebajar el sentimiento de una alarma y una amenaza de primer orden a la salud pública nacional.

Las probabilidades de sufrir un contagio son extremadamente débiles, despreciables, y la capacidad del sistema sanitario para controlar una eventual epidemia parece ser efectiva, si bien no son del 100%. Es decir, existe un riesgo real, pero este riesgo, valorado matemática o científicamente es bajo para la población española.

Qué tiene el Ébola que no tengan otras enfermedades

En realidad no hay motivos para otorgarle al Ébola una preocupación mayor que la que pueda tener el Dengue, la Fiebre amarilla o la Rabia, por citar tres enfermedades de origen vírico que tienen una mayor incidencia en número de casos a nivel mundial y que están muy extendidas en países tropicales, pero que han dado casos en Europa y en EUA mucho antes que el Ébola. La Malaria, la Tuberculosis, la Filariosis linfática, la Leishmania, el Tripanosoma son también enfermedades no víricas pero igualmente graves y con incidencias importantes.

El hecho de la elevada mortalidad tampoco justifica el temor, pues precisamente por ser un virus tan “efectivo”, las posibilidades de contagio son menores. Sobre todo si lo comparamos, por ejemplo, con el virus del SIDA el cual puede permanecer años albergado en un portador capaz de contagiarlo pero sin sintomatología ninguna.

Debemos, pues, acudir otros razonamientos no médicos para encontrar una base para entender la alarma que existe alrededor al virus del Ébola.

Entender la respuesta de la población

Las poblaciones no responden a los riesgos y las amenazas a la salud nunca de forma científica y estructurada, sino todo lo contrario. Las respuestas que damos los humanos a los riesgos son emocionales, intuitivas, culturales, sociales y están muy influidas por el tratamiento dado en los medios de comunicación en nuestra sociedad moderna.

Y parece ser que el virus del Ébola cruzó la línea roja y encendió todas las alarmas. Según los psicólogos, confluyen una serie de factores que nos llevan a percibir el riesgo como una amenaza de primer orden sin existir una base real para ello:

  • Se nos informa del virus como algo espantoso y dramático
  • Proviene de un país lejano
  • Es desconocido
  • Se le atribuye un potencial epidémico, es decir, podría afectar a mucha gente
  • No lo controlamos nosotros
  • No estamos familiarizados
  • Socialmente no se ha aceptado como riesgo asumible
  • No existe un tratamiento efectivo al 100%
  • No existe opción electiva (al contrario que el tabaco, el alcohol…)

La memoria emocional se ha cerrado y ha perdido músculo, olvidando la reacción de la población habida frente a la amenaza del virus de la gripe A (H1N1) en 2009-2010, cuyo primer brote se detectó en Méjico y -éste sí- que contaba con el aval de las organizaciones sanitarias (OMS), las cuales en esa ocasión sí decretaron un nivel de alerta seis. Es decir, los expertos advertían de un riesgo real y mucho mayor de pandemia mundial. Recordemos cómo la población rehusó la aplicación de la vacuna que en este caso sí que se pudo preparar y poner al alcance de la población. En esa ocasión que todos recordamos, se daban prácticamente todas las mismas premisas que he descrito como de tipo psicológico, pero sin embargo se registró una reacción contraria.

gripe

La teoría del SARF

El SARF (Social Amplification of Risk Framework, algo así como estructura social de amplificación del riesgo) es una teoría interdisciplinaria formulada en 1988 por varios autores expertos provenientes de disciplinas distintas que postula que en la respuesta de una sociedad ante un riesgo o amenaza confluyen factores muy diversos de tipo individual, psicológico, sociológico, cultural y antropológico que tienden a amplificar el riesgo unas veces u otras menoscabarlo. Es decir, la respuesta que damos como colectivo nunca es neutra, valorada, racional o equitativa sino que adquiere forma dual: o bien tendemos a amplificarla, a realzarla, a magnificarla, o bien a infravalorarla, a atenuarla, a disminuirla.

En lenguaje llano, socialmente podríamos funcionar un poco como los niños ante el peligro o el riesgo: rechazamos el jarabe que cura, nos subimos a la piedra que nos han prohibido subir y lloramos con profundo estrépito por un rasguño en la rodilla.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons