Por qué la curación de contenidos es importante en la transmisión de conocimiento

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Introducción

Seguro que en más de una ocasión has apremiado a alguien con un Oye, ¡ve al grano! cuando querías que se centrara en el objetivo de su discurso y dejara de divagar. El origen de esta expresión tan habitual se encuentra en la trilla, la acción de separar el grano de la paja. El grano es lo que mayoritariamente interesa a los cultivadores de cereales, porque será del que se obtendrán posteriormente numerosos productos alimentarios. Aunque la paja también puede resultar útil como material de construcción, fuente de energía y alimento para el ganado, entre otros, lo que realmente importa es la semilla.

¿Qué es la curación de contenidos?

Tal y como definen Javier Guallar y Javier Leiva Aguilera en su libro El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet (Ed. UOC, Barcelona, 2013), “la curación de contenidos es un sistema llevado a cabo por un especialista (el content curator) para una organización o a título individual, consistente en la búsqueda, selección, caracterización y difusión continua del contenido más relevante de diversas fuentes de información en la web sobre un tema y ámbito específicos, para una audiencia determinada, en la web o en otros contextos, ofreciendo un valor añadido y estableciendo con ello una vinculación con la audiencia/usuarios de la misma”.

En esta época de infoxicación que estamos viviendo, resulta imprescindible la figura de un profesional que escoja la información relevante en función de lo que se quiera enseñar y a quién. Y esa tarea, ese filtrado meticuloso de un contenido, implica invertir tiempo en seleccionar lo realmente interesante y descartar lo superficial o lo repetitivo, separar lo más nuevo de lo desactualizado y diferenciar entre lo que es indispensable saber y lo que no.

El término curación de contenidos es la adaptación al castellano del anglicismo content curation​, concepto acuñado originariamente por profesionales del mundo del marketing pero que ha evolucionado para aplicarse a otros ámbitos públicos o privados. Pensad, por ejemplo, en el sector del arte. Según lo que hemos leído hasta ahora, ¿creéis que pueden considerarse curators aquellos profesionales que preparan una selección o colección de obras para una exposición sobre un determinado tema o artista? Nosotros diríamos que sí.

Las 4 eses de la curación de contenidos

En la definición de curación de contenidos que hemos visto antes encontramos cuatro conceptos básicos:

  • Búsqueda
  • Selección
  • Caracterización
  • Difusión

Si traducimos estos términos al inglés, obtenemos las 4 eses del método de curación, también concebido por Guallar y Leiva. Mira esta imagen compartida por los autores:

Las 4S’s del método de curación.

Estas son las cuatro fases sucesivas de cualquier proceso de curación de contenidos. La primera, la búsqueda (search) se refiere al rastreo en busca de fuentes y a la monitorización. La segunda, la selección (select), implica la criba y la elección del contenido realmente relevante para el propósito de la curación. La caracterización (sense making), por su parte, aporta un valor añadido a ese contenido y, por último, la difusión (share) alude a la etapa de publicación/compartición del contenido y de vinculación con la audiencia.

Conociendo las 5 leyes de Rosenbaum

Estas fases del proceso de curación de contenidos se obtienen teniendo en cuenta las 5 leyes de Rosenbaum, de 2013, que puedes ver resumidas en esta infografía:

Si quieres profundizar en estas cinco afirmaciones, muy interesantes para debatir y reflexionar, te recomendamos que leas el artículo Rosenbaum. The Coming Age of the Curation Economy: Building Context Around Content, de Steve Rosenbaum, autor del libro Curation Nation y uno de los especialistas a seguir, junto con Guallar y Leiva, si te interesa el tema de la curación de contenidos.

¿Cómo es el content curator ideal?

La traducción literal de content curator es “curador de contenidos”, pero este profesional también es responsable, gestor y editor de contenidos y, como tal, debe cumplir una serie de requisitos en cuanto a gestión de la información y a comunicación.

Entre las competencias centrales de un buen content curator se encuentran habilidades de búsqueda, selección y difusión de contenidos, así como de conocimiento de las tecnologías, los recursos relacionados con estas tareas y la audiencia, entre otras.

En un sentido más específico, en función de la orientación de la curación, el profesional debe conocer bien el tema o ámbito sobre el que trabaja y las técnicas de análisis y redacción de contenidos.

En resumen, un content curator debe ser:

  • Especializado en la materia
  • Analítico
  • Sintético
  • Empático
  • Estratega
  • Buen comunicador
  • Proactivo
  • Trabajador en equipo
  • Gestor de tiempos
  • Curioso
  • Creativo
  • Capaz de adaptarse a entornos cambiantes

Conclusión

Con todo lo expuesto, podemos afirmar que la figura del content curator resulta básica para el objetivo de PrevenControl de formar en materia de seguridad y salud laboral. Unos contenidos especializados, atractivos e interesantes son la clave para dar visibilidad a vuestros e-learnings y para captar la atención de vuestra audiencia, que busca sobre todo rigurosidad, eficacia y originalidad.

Si necesitáis “un buen filtrado” de contenidos, no dudéis en contactar con nosotros. Os ayudaremos a elegir, organizar, personalizar y compartir la información que queréis dar a conocer.  

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*