Por qué es necesario involucrar a nuestros empleados para comunicar en seguridad y salud laboral (II)

El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

En el primer post de esta serie, conveníamos en la importancia de conseguir la implicación de los trabajadores para llegar a una satisfactoria integración de la seguridad y salud laboral en las organizaciones. Hoy seguiremos analizando diferentes ejemplos de compañías de éxito en la cultura preventiva.

La multinacional farmacéutica y cosmética Johnson & Johnson asegura que una de las claves de éxito para las políticas de salud en la compañía es conseguir que el empleado adopte una actitud activa respecto al tema. En su caso lo consiguieron proporcionándoles formación e información sobre salud con el fin de ayudarles a modificar sus hábitos de vida y trabajo, dentro de un programa inicialmente denominado “Live for Life” (“vivir para la vida”) y, más tarde, “Healthy People Initiative” (“iniciativa de la gente saludable”) y “Pathways to Change” (“rutas hacia el cambio”). Además, ofrecen a los empleados descuentos en clubs deportivos e incentivos económicos por adoptar hábitos saludables.

JNJ

La compañía de ferrocarriles Union Pacific señala que uno de los principales factores de éxito en su acción de SST es haber conseguido la implicación de los trabajadores en los diferentes programas e iniciativas, lo que se ha conseguido en gran medida a través del compromiso y el convencimiento de los directivos locales.

Una medida sencilla pero efectiva de implicar a los empleados es hacerles participar en el diseño de las campañas de prevención de riesgos. Son muchas las compañías que organizan concursos para escoger el lema o dibujar el cartel de la campaña, o que ofrecen a los trabajadores la posibilidad de intervenir como actores o modelos (o en facetas técnicas) en los vídeos y fotografías promocionales. Aquí vemos, por ejemplo, a los trabajadores de Aigües de Barcelona, compañía de servicios, distribución y tratamiento de agua, que participaron en la confección del decálogo de seguridad “Diez reglas que salvan”.

Compromiso

El grupo Vinci Energies, que opera en los sectores de la energía, los transportes e infraestructuras, entre otros, organizó un concurso para encontrar el eslogan de su campaña de seguridad de 2014. Las cinco propuestas finalistas, la mayoría de las cuales se basan en el nombre del microsite de seguridad laboral del grupo, fueron:

  • “Desconecta los riesgos, únete a la Actitud Segura”
  • “Tú decides, ¡es tu vida! Actitud Segura”
  • “Comprometidos con la vida. Actitud Segura”
  • “Actitud compartida, Actitud Segura”
  • “La seguridad es fuente de tranquilidad”

En el caso de Olarra, empresa con más de 50 años de historia dedicada a la fabricación de acero inoxidable, se organizó un concurso, no para proponer ideas para la campaña de prevención, sino para hacer sugerencias de seguridad. Todas las propuestas aceptadas eran premiadas con una entrada de cine, cada trimestre se sorteaban cheques de 500 euros entre los participantes y se premió con 1.000 euros al que hizo más aportaciones al cabo del año. Se obtuvieron así 250 mejoras de seguridad y la incidencia de la iniciativa se calificó por la propia compañía de “muy alta”.

El valor que atribuimos a aquello en lo que hemos participado es conocido como efecto Ikea a raíz de una investigación que llevaron a cabo Michael I. Norton, Daniel Mochon y Dan Ariely en 2011. La conclusión principal del estudio es que entre un muestrario de objetos semejantes tendemos a valorar mejor (a nivel afectivo, económico…) aquellos en cuyo diseño o elaboración hemos intervenido. También es interesante saber que cuando el producto realizado se demuestra fallido y no cumple su propósito, el efecto Ikea desaparece. Por eso es importante advertir que si bien el fomento de la participación es positivo en sí mismo, el resultado obtenido puede no ajustarse a otras directrices y puede resultar poco efectivo a la hora de promover actitudes saludables. Si fuera el caso y hubiera que descartar las propuestas de los empleados para acabar adoptando una de externa, ideada por profesionales, el ejercicio resultaría contraproducente y sería visto por los trabajadores como un mero simulacro, como una falsa apuesta por la participación. Para evitar esta situación se debe proporcionar a los concursantes un briefing, un informe pormenorizado sobre la esencia de marca, el tipo de riesgos más frecuentes en la organización, los objetivos planteados, el lenguaje óptimo, etc.. Y en caso de que aún así ninguna de las propuestas se considere válida debe explicarse a los concursantes por qué motivo no se han aceptado.

Un ejemplo menos comprometido para la empresa, pero —por lo que se ha podido comprobar— altamente efectivo en cuanto a la implicación del trabajador es el concurso fotográfico dirigido a promocionar la prevención de riesgos entre los trabajadores de Hitachi Air Conditioning Products Europe. Se llevó a cabo entre abril y mayo de 2014 y contó con una altísima participación. Los concursantes debían fotografiar y describir situaciones de riesgo en su entorno cotidiano. El concurso no conllevaba necesariamente la identificación y prevención de riesgos en el lugar de trabajo, pero sí llevó a los participantes a agudizar la vista en busca de situaciones peligrosas y a tomar conciencia de los riesgos a los que estamos expuestos continuamente, lo cual es un paso muy importante para lograr un cambio de actitud.

HAPE

Corporación Pascual, holding que engloba diferentes empresas en los sectores de alimentación y bebidas, construcción, inmobiliario y de seguros, consiguió implicar a sus trabajadores permitiéndoles que eligieran su propio eslogan de seguridad y salud laboral. A través de la intranet los empleados podían escoger una frase con la que se sintieran identificados y al cabo de unos días recibían en su lugar de trabajo una camiseta con la frase impresa en el dorso. El anuncio de la iniciativa hacía hincapié en la necesidad de contar con la fuerza humana de la empresa: “Quien más entiende de seguridad y salud eres tú: ¡¡Enséñanos!!”.

Pascual

Contar con los mandos intermedios para transmitir el mensaje
Todas las posiciones del organigrama tienen su papel en la consecución de un ambiente seguro y saludable en la empresa, y entre ellas sobresale la figura del mando intermedio, de aquel empleado que tiene bajo su directa responsabilidad un número pequeño de trabajadores. Se debe contar con ellos para:
• Solicitarles aportaciones en las fases iniciales del proceso.
• Informarles de todos los detalles y de los últimos cambios en prevención de riesgos.
• Proporcionarles la información necesaria para inspirar y motivar a los trabajadores.
En empresas medianas o grandes, dada la imposibilidad de consultar a cada uno de los trabajadores, estas posiciones cercanas a la fuerza de base devienen los interlocutores ideales para transmitir información y conocimiento tanto de arriba abajo, como de abajo arriba o transversalmente.

Este post es un extracto del Manual de marketing y comunicación en seguridad y salud laboral que PrevenControl ha elaborado para Foment del Treball.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Política de privacidad.