Por qué aumentan los casos de ahogamiento en las playas

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

surf1

Existe una tendencia a nivel mundial al crecimiento de las cifras de ahogamientos en las playas que se constata en países tan distantes como EUA, Australia, España o Colombia. Sin embargo esta realidad parece contraria a la lógica, puesto que los medios, las dotaciones económicas en la prevención se han aumentado en todos los casos. La industria turística parece especialmente interesada en prevenir adecuadamente este tipo de sucesos en las playas. Y algunos países, como Australia, icono mundial de la práctica del surf y otros deportes de riesgo que se realizan en las playas, parece que hace bien los deberes y tiene estructurada una poderosa red de prevención, no sólo para las playas sino también para piscinas, lagos, ríos, etc. Pero sin embargo los resultados que consigue no son proporcionales al esfuerzo humano –y también económico- aplicados. Algo falla. En algunos casos la fatalidad de este tipo de accidente ya está por encima de los accidentes de coche, como en Canarias.

Flirtear con el riesgo

Conocer el riesgo y saber cómo evitarlo y manejarlo puede que no sea suficiente. Poner los medios materiales y recursos humanos ayuda a mitigar una situación pero el planteamiento básico quizá es el que falla. Siguiendo el ejemplo australiano, verdaderos maestros en la prevención de este tipo de accidente, y citando cifras anuales, los efectivos de salvamento realizan unos 15.000 rescates en las playas, atienden a 65.000 casos de emergencia y consideran que dicha acción consigue salvar hasta 600 vidas, para lo cual se emplea un total de nada más ni nada menos que 165.000 miembros adscritos a clubes de vigilantes salvavidas de surf. Todo un ejército al servicio de la seguridad. Uno no puede dejar de preguntarse qué sucedería si se bajara la guardia y se dejase de actuar o se disminuyera la acción de semejante dispositivo.

Evidentemente, la actitud que tenemos cuando vamos a la playa no se basa en la prevención sino muchas veces en todo lo contrario; nos gusta la emoción y el goce de actividades por lo espectacular que puedan resultar: apetece más hacer surf con olas de 5 metros que si olas alcanzan sólo 2 metros de altura.

 

surf4

Aspectos psicológicos y sociales

Cabe nombrar como factor clave a la hora de minimizar riesgos desde el punto de vista psicológico el hecho que la playa es un medio familiar, conocido para casi todo el mundo (difícilmente tomará riesgos en una playa una persona en su primer día, cuando no haya estado nunca), nos encontramos en un entorno agradable, hace calor, apetece bañarse, y que quien controla el riesgo es el propio actor, es decir, la decisión de asumir un determinado riesgo la realiza la propia persona, la cual puede tener la percepción (engañosa) que tienda a minimizarlo. Socialmente, la realización de deportes acuáticos es algo no solamente aceptado, sino muy apreciado y valorado, ¿quién es el que no comparte una foto en las redes sociales realizando una pirueta en una playa?

Engañosa percepción emocional

barca

Los psicólogos que han estudiado la percepción del riesgo han podido comprobar siempre cuán poco tiene de racional y la prevalencia de la percepción emocional, en lo que se dio en llamar el paradigma psicométrico. En ese sentido, cuando una actividad resulta placentera para quien la realiza, como es éste nuestro caso, el sujeto tiende a minimizar los riesgos que conlleva. Eso es, como mejor nos lo pasemos realizando deportes en el agua, más vamos a minimizar nuestra percepción del riesgo asociado a la lúdica actividad.

Confluencia de factores

La percepción emocional quizá nos haya podido ayudar a entender por qué suceden accidentes, pero no por qué estos accidentes puedan haber aumentado. El hecho de que podamos adivinar una tendencia mundial, debe hacernos pensar en una confluencia de factores que podrían incluir:

  • Cambios culturales: la sociedad moderna tiende a realzar los beneficios de las actividades que se realizan en las playas pero no sus riesgos. Al contrario de cómo la sociedad “censura” los peligros del tabaco o de los accidentes de tráfico, no valora proporcional y paralelamente los peligros diversos que existen en las playas.
  • Globalización: No sirve de nada una campaña de prevención realizada, por ejemplo, en España, si luego llegan a las playas españolas millones de turistas extranjeros. De hecho, muchos accidentes los sufren personas extranjeras.
  • Cambios sociales: Así como se ha implantado el uso social de no conducir cuando alguien ha bebido (y no beber cuando uno tiene que conducir), o el uso del casco para pasear a caballo o en bicicleta, no está tan extendido el uso, por ejemplo, del chaleco salvavidas para los niños (y adultos) para salir a dar un paseo en barca o para practicar surf, windsurf o cualquier otra actividad acuática.
  • Cambios antropológicos: la creencia de que bañarse después de comer producía corte de digestión era un mito muy enquistado en algunas sociedades que tendía a percibir el baño como algo si no peligroso, al menos respetable, le ponía unas normas, incluso los más antiguos pregonaban que “de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga”. La dilución de estas normas ha relajado la percepción de riesgo que pueda entrañar un simple baño.LifeJacket
Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons