El tiempo estimado de lectura es de 8 minutos

Burocracia es el arte de convertir lo fácil en difícil por medio de lo inútil.

Carlos Castillo Peraza

 Ya hemos hablado en alguna ocasión desde este blog de la importancia de la calidad documental dentro del campo de la Seguridad y Salud así como de la limitada trayectoria efectiva que tienen a veces nuestros documentos de gestión a la hora de informar o prevenir de un posible riesgo real a los trabajadores de nuestra organización, algo que no es nuevo para ninguna persona que se dedique a este campo y que con toda probabilidad lo habrá sufrido alguna vez durante su trayectoria profesional.

En el caso de hoy, queremos hablar del Plan de Seguridad y Salud (en adelante PSS) ¿cómo un documento que pretende ser una previsión de los riesgos de una obra puede llegar a convertirse en un documento inútil y poco práctico como lo es a veces en la actualidad?

La pregunta del millón: ¿Qué es el Plan de Seguridad y Salud?

“En aplicación del estudio de seguridad y salud o, en su caso, del estudio básico, cada contratista elaborará un plan de seguridad y salud en el trabajo en el que se analicen, estudien, desarrollen y complementen las previsiones contenidas en el estudio o estudio básico, en función de su propio sistema de ejecución de la obra.”  Analicemos esto por partes:

  • Cada contratista.

Queda claro, es deber de cada contratista la realización del PSS, si bien es cierto que en la última edición de la “Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción” introduce que “…, para su elaboración, el contratista tendrá que contar con el asesoramiento y asistencia de su Servicio de Prevención,…“ Es decir, asesoramiento sí, pero la responsabilidad final es del contratista, lo cual es importante, y aquí nos podemos encontrar con dos casuísticas interesantes:

  1. Que el contratista no informe al técnico redactor de todo lo que van a hacer ni de qué manera o con qué medios y de repente no encontremos con un maravillo andamio europeo cuando la realidad es que la empresa sólo cuenta con un par de borriquetas y dos tablones.
  2. Que la contrata externalice la redacción del PSS, lo firme y ni sepa lo que pone…

Una buena práctica por parte de las empresas contratistas sería contar con medios para revisar dicho contenido, una especie de aprobación del Plan antes de la aprobación formal por parte del Coordinador de Seguridad y Salud (CSS).

  • Se analicen, estudien, desarrollen y complementen las previsiones contenidas en el estudio o estudio básico.

Esto es bastante simple, tal y como dice la propia definición, el objeto es desarrollar el propio Estudio/Estudio Básico de forma adaptada a las circunstancias específicas de la obra y del proceso de ejecución. Por lo tanto, ¿Qué pasa si nos encontramos ante una obra que no tiene proyecto? Pues fácil, si no tiene proyecto, no tiene Estudio/Estudio Básico y por lo tanto no tenemos ningún documento base que analizar, estudiar, desarrollar o complementar, por lo tanto NO existirá PSS.

No olvidemos, otra de las premisas que establece el RD 1627/1997 es que las medidas contempladas en el PSS, no podrán implicar disminución de los niveles de protección previstos en el estudio o estudio básico. Otra muestra más de lo comentado anteriormente.

Entonces ¿dejamos la seguridad al libre albedrío? Evidentemente NO, el contratista, en su labor de protección debe seguir analizando las condiciones de seguridad de cada obra en función de los riesgos específicos para sus trabajadores. Este documento se llamará “Documento de gestión, preventiva”, “Evaluación específica de los riesgos de la obra” o el título que mejor lo describa, siempre y cuando se analicen las características de la obra en cuestión (ojo, no es una evaluación de riesgos de empresa), pero desde luego no PSS, debido a las implicaciones que esto tiene. 

  • En función de su propio sistema de ejecución de la obra.

Esta parte, desde nuestro punto de vista es la parte más importante del PSS de una obra. Imaginemos una estructura metálica que, en primer momento, durante la redacción del ESS/EBSS (fase proyecto), se contempla realizarla con andamios y finalmente, cuando se contrata al contratista (fase ejecución), éste opta por el uso de PEMP; no tendría mucho sentido ¿no?

Una vez analizada la definición legal, analicemos el fundamento y motivo de su redacción.

Cuando nos encontramos con un PSS, muchas veces nuestra mente automáticamente piensa en un mero requisito documental para cubrir el expediente de cara a la inspección de trabajo. Esta triste percepción en gran parte es debida a la calidad del propio documento y el escaso uso que se le da en obra.

¿Qué tenemos?

  • Documentos de 120 páginas (en el mejor de los casos) con tamaño de letra 9.
  • Gráficos escasos o estándar para cualquier obra.
  • Alusión infinita y repetitiva a normativa.
  • Escasa lectura o conocimiento por parte de los trabajadores.
  • Documento estático que no se adapta al movimiento y a las características cambiantes de una obra.[ File # csp4621169, License # 2104820 ] Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php) (c) Can Stock Photo Inc. / DphiMan

¿Qué sucedería si esto no fuese así?

Si en lugar esto, tuviésemos un documento ligero y vivo de 20-30 páginas centradas en aspectos específicos de la obra, con detalles gráficos específicos de la actuación a ejecutar y diagramas que permita tener en cuenta las posibles interferencias con otras actividades.  La respuesta probablemente sería que tendríamos un documento de gestión ÚTIL y que ya que hace el esfuerzo e inversión de redactarlo, no sólo cumpliríamos con el aspecto legal sino también con el preventivo.

Un tema que preocupa especialmente es la relación entre el propio documento y la figura del recurso preventivo. Entre las funciones fundamentales del recurso preventivo, está la de vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas, que en caso de una obra vendrán determinadas en el PSS, ahora bien, ¿podemos asegurar que en una obra el recurso preventivo conoce el contenido del PSS? Aquí intervienen dos factores importantes:

  • Por un lado, la obligación legal de dotar al recurso preventivo de  “capacidad suficiente, disponer de los medios necesarios y ser suficientes en número para vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas, …)
  • Por otro lado, la responsabilidad, que podría incluso llegar a ser penal, del recurso preventivo cuando tiene conciencia del peligro (pues existe un PSS), y a pesar de ello se omiten las medidas adecuadas y necesarias para evitar el peligro, bien por omisión voluntaria o bien por no ser conocedor del contenido del PSS.

En resumen, sería interesante analizar el grado de conocimiento, en cuanto a sus responsabilidades, tienen las personas que firman el “papelito” de designación de recurso preventivo como el que firma un albarán de entrega.

Y con todos estos argumentos, ¿por qué seguimos haciendo lo mismo?

Pues supongo que, por miedo

Porque a pesar de que en alguna de las manifestaciones de ITSS, podemos encontrar afirmaciones como estas:

“Lo importante es que el plan de seguridad sea un documento ágil, práctico y eficaz. De fácil compresión por parte de todos los sujetos intervinientes en la obra.”

“se debe huir de tipología o modelos documentales, de descripción generales de riesgos y medidas preventivas, que no permiten poner en práctica medidas concretas de control de los riesgos existentes. Riesgos que además están en constante cambio.

La realidad acaba siendo que muchas veces debido al desconocimiento del proceso de ejecución exacto y a la falta de datos a la hora de redactar un PSS, al miedo a dejarnos algo y que ocurra un accidente, a requisitos del CSS, o al propio miedo a la acción inspectora, hacen que sigamos haciendo los mismos documentos densos y poco prácticos que, por lo menos, sabemos que nos libran de la multa (si no hay accidente, claro).

Al final, todo se reduce al tamaño de la obra y la capacidad de gestión que se le da al Coordinador en materia de Seguridad y Salud durante la ejecución de la obra de implantar un sistema de gestión adecuado y realista en función de la misma.

Existen algunas herramientas que ya comentamos nos ayudan en el día a día de la coordinación, no obstante algunas buenas prácticas para la gestión en obra de la seguridad en obra podrían ser:

  • Reunión inicial, con contratistas y recursos preventivos, en la cual cada contratista exponga el contenido de su PSS, de forma que se garantice que tanto las empresas como las personas designadas como recurso preventivos, son conocedores del contenido del planes de seguridad y así detectar posibles errores o mejoras.
  • Comprobar el PSS, especifica en qué fases estará presente el recurso preventivo e incluye el “actas de designación” firmado por la persona designada.
  • Incluir en el PSS un árbol de subcontratación en el que se especifique el número de trabajadores que intervendrá así como la previsión en una línea temporal de cuándo intervendrá cada una de ellas.
  • Las tres P: PLANIFICACIÓN, PREVISIÓN, PREVENCIÓN.
  • Reuniones periódicas de coordinación por fases de obra.
  • Muy importante es una buena comunicación de forma que la información fluya de forma positiva, de poco sirve anotar todo en el libro de incidencia si no se comunica de forma efectiva para que se puedan subsanar las deficiencias y se mejore la seguridad de la obra.
  • Actitud proactiva, no somos el Sheriff que camina por la obra cámara en mano buscando la mejor instantánea, se trata de detectar aspectos y hacer entender por qué no es admisible el acto inseguro detectado.
  • Por supuesto, dar ejemplo, la seguridad en obra es para todos los que circulan por la misma independientemente del tamaño de la misma, esto incluye tanto a los operarios como a dirección facultativa, OCTs, visitas externas, etc.
  • Solicitar documentación sí, pero sabiendo qué solicitamos, cuándo y por qué motivo, sin perder el rumbo.

[ File # csp9587946, License # 2092379 ] Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php) (c) Can Stock Photo Inc. / jannoon028

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons