Pensamiento sistémico para las OPS: ¡que no te impidan ver el bosque!

El tiempo estimado de lectura es de menos de 1 minuto

 Escucha la lectura de este artículo

 

“Bagger. Creo que es hora.
Junuh. ¿Hora de qué?
Bagger. De que vea usted el Campo.
Junuh. ¿El campo? Ya veo el campo. Pero tiene 445 metros, con una pequeña bandera roja al final. Está a 12 golpes por delante de mí.
Bagger. No es eso. De haber visto el campo, no habría estado dando hachazos a la bola como si estuviera segando la hierba de su casa.
Junuh. ¿Quiere darme el palo?
Bagger. Lamento el comentario… Siga dando hachazos.
Junuh. De acuerdo. ¿Qué es el ”Campo”?
Bagger. Fíjese en Bobby Jones. Su balanceo previo. Es como si buscara algo. Lo encuentra. Se asegura de estar justo en el centro. Se concentra. Puede escoger entre muchas formas de golpear la bola: forrar, hacer un shank… Únicamente hay un golpe que está en perfecta armonía con el campo, un golpe que es su auténtico golpe. Y ese golpe le va a elegir a él. Hay un golpe perfecto que nos elige a cada uno de nosotros. Y lo único que tenemos que hacer es despejarle el camino. Dejar que él nos elija. Mírele, está en el “Campo””.

Esta escena de “La leyenda de Bagger Vance” es otra forma de interpretar el famoso refrán “Los árboles no nos dejan ver el bosque“, e ilustra a la perfección la importancia del Pensamiento Sistémico frente al Pensamiento Lineal, a la hora de afrontar las Observaciones Preventivas.

Pensamiento Lineal vs Pensamiento Sistémico

Estamos habituados a regirnos por el Pensamiento Lineal, con el que solemos interpretar el mundo que nos rodea, dividiéndolo entre sus partes sin considerar las interrelaciones que existen entre ellas. Dicho de otro modo, intentamos entender el funcionamiento de cada parte por separado, sin reparar en cómo se afectan unas a otras. Tendemos a centrarnos en lo inmediato, en aquello que está al alcance de nuestra vista, sin tratar de ver más allá.

Sin embargo, el Pensamiento Sistémico nos sitúa en la perspectiva de entender que cada una de esas partes que componen el sistema, contribuyen al funcionamiento del todo, y no deberían tratar de entenderse e interpretarse de manera aislada. Ni un conjunto de músicos son una orquesta, ni un conjunto de personas en un mismo lugar de trabajo son una empresa. Lo que les convierte en orquesta, o en empresa, es la coordinación y la interrelación entre ellas en pro de una meta común.

Pensamiento Sistémico aplicado a la SST

En el ámbito de la Seguridad y Salud en el Trabajo, cuando hacemos una observación de un puesto de trabajo o de una determinada tarea, podemos correr el riesgo de caer en el Pensamiento Lineal. Centrarnos en las escenas fijas que observamos, en las acciones individuales de los trabajadores, a la hora de analizar sus comportamientos y consecuencias. Esto limita nuestra perspectiva del problema, nos hace “ver el árbol” y, por ende, merma nuestra capacidad de análisis y resolución.

Como ya explicamos en nuestro post “De la SBC a la SBO“, es necesario dar un paso adelante y cambiar el foco de atención, ampliar la perspectiva y tratar de “ver el bosque”, pasar de mirar al trabajador a mirar a la organización como sistema. Y la mejor forma de afrontarlo es pasando del pensamiento lineal al pensamiento sistémico. No debemos perder de vista que cualquier acción, aparentemente aislada, de cualquier parte de la organización (sistema) tiene múltiples repercusiones en el resto, sean apreciables a simple vista o no, como si de un efecto mariposa se tratase.

Las empresas son sistemas complejos, dinámicos, que resultan dífícilmente predecibles, lo que hace que este parezca el camino más adecuado para afrontar con éxito un programa de Observaciones Preventivas de la Seguridad. Este enfoque, nos ayuda a identificar y comprender si las causas del comportamiento detectado en la observación son especiales (ajenas al sistema) o son sistémicas. Las primeras requieren de una solución sencilla, son efectivas en el corto plazo pero de escaso impacto, mientras que las segundas resultan más complejas, su efectividad es a medio-largo plazo y tienen una gran repercusión. Es importante saber identificarlas bien ya que, tratar de solucionar las segundas con acciones propias de las primeras, puede convertir las soluciones en problemas que afecten al conjunto del sistema.

No es sencillo ver el bosque, o como Bagger Vance le dice a Junuh, “ver el campo”. Pero al menos intentarlo es, sin duda, la mejor forma de sacar provecho a las observaciones preventivas y, por tanto, de obtener mejores soluciones.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*