Pasión y compasión en los negocios

La compasión en los negocios (II)

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

La capacidad aglutinadora del liderazgo en el mundo de los negocios es, indiscutiblemente, el motor que hace mover hacia la dirección adecuada las empresas mercantiles con el objetivo de alcanzar el éxito en cada uno de sus objetivos, bien sea en el ámbito comercial, financiero, de desarrollo tecnológico, o en la optimización del servicio. Todo ello entraña un tanto de pasión, de entrega, de vivencia e involucración plenas en el cumplimiento de los cometidos. Tener las ideas claras en los objetivos a alcanzar nos permite arrastrar y coordinar a todo el equipo de forma eficiente, pero acaso a veces olvidamos una perspectiva que cada vez más se demuestra trascendental en el liderazgo: la compasión.

La existencia de fechas límite y plazos de entrega, la presión de los costes y de la competencia en el mercado, entre muchas otras cosas, genera no poca presión tanto en el líder como en su entorno. La gestión de la presión se rige demasiadas veces por la inmediatez, el cortísimo plazo. Todo ello ha generado una costra de premisas en la presión que trasladamos al entorno del equipo que merecen ser revisadas desde una perspectiva más holística. El entorno hay que agrandarlo y en las compañías del S. XXI debe alcanzar la sociedad y el medio ambiente. La perspectiva que nos aporta la incorporación de la compasión en el liderazgo en los negocios es una vía de propuesta para reflexión. Veamos algunos ejemplos en empresas de todos conocidas.

IBM

Uno de los valores fundamentales en IBM es “el respeto por el individuo, por sus derechos y su dignidad”. Ello no se trata de una bonita frase colgada en una pared sino que existe un planteamiento básico de esmero en su cumplimiento desde el primer empleado hasta el último jefe. El desarrollo de este principio implica honestidad, transparencia, decisión, conocimiento, auto concienciación, capacidad para pedir disculpas por los errores, empatía y compasión.

Esto podría resultar llevadero durante las épocas de estabilidad y buenos resultados empresariales. Pero, ¿qué hacemos con la compasión cuando atravesamos una crisis? ¿Cómo hay que encarar correctamente el liderazgo cuando, por ejemplo, hay que recortar plantilla de forma inevitable?

IBM publicó un whitepaper muy explicativo sobre precisamente la importancia clave de la correcta aplicación del principio de compasión en momentos de crisis interna en la empresa. Hablar claro a los empleados y al equipo disuelve ansiedad y preocupaciones, exponer con nitidez la situación, sin tapujos, elimina rumores a veces infundados. El empleado también comprende que no siempre el líder tiene respuestas para todas las preguntas, la incertidumbre se apodera de las situaciones de crisis, por ello el contacto debe de ser frecuente y el diálogo continuado.

Contrariamente a la muy extendida creencia de que mostrar compasión puede demostrar debilidad, el resultado es el opuesto: acerca posiciones y promueve la colaboración de todo el colectivo para superar la crisis. Intentar siempre una visión positiva aún en situaciones desfavorables es otro de los postulados que se sugiere desde IBM.

Kentucky Fried Chicken

En un entorno más allá de los propios empleados de la empresa, y tomando el sentido que tiene la compasión como el de la responsabilidad para hacer las cosas bien, como realmente se deberían hacer; en el mes de Abril de este mismo año KFC ha hecho pública su decisión de eliminar el uso masivo e indiscriminado de los antibióticos en todos sus proveedores de carne de pollo (pivote sustancial básico de KFC) para finales de 2018.

El problema del abuso de antibióticos en explotaciones de ganadería intensiva genera la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos que llegan a infectar hasta 2 millones ciudadanos en EUA, de los cuales 23.000 fallecen.

Evidentemente esta decisión mejora también la ya deteriorada imagen de KFC por motivos de bienestar animal y buenas prácticas ganaderas.

Empresas sociales en negocios locales

Otro ejemplo distinto de aplicación de la compasión en un entorno extenso de tipo social lo encontramos en las cadenas TOMS (calzado) y Warby Parker (gafas). La estrategia empresarial es singular y se ha dado en denominarla una iniciativa empresarial de tipo social (social entrepeneurship), a medio camino entre la empresa tradicional y las organizaciones sin ánimo de lucro. Comprando un par de zapatos en TOMS o unas gafas en Warby Parker, pagamos una y la empresa hace donación de otro par de zapatos (TOMS) o bien de otras gafas (Warby Parker) a una persona necesitada. Fundada en 2010, Warby Parker lleva vendidas más de 250.000 gafas y, por tanto, ha hecho donación de otras tantas 250.000 a personas sin recursos para comprar gafas.

Negocios sin compasión

Para los analistas, la falta de compasión en los negocios acarrea niveles bajos de creatividad por la baja motivación y un descenso en la productividad. Recordemos: mostrar compasión no implica mostrar también debilidad. En un país como el nuestro, de productividad baja, en que la productividad llega a ser óbice de competitividad, se impone una reflexión.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons