El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Si pudiésemos establecer una prioridad dentro del mundo de la PRL, es sin duda la búsqueda del “grial” que supondría el método mediante el cual fuésemos capaces, a golpe de varita, de promover cambios de comportamiento y de actitud, tanto en trabajadores como en los responsables de las empresas.

Y una clara muestra de esto es la inmensa cantidad de debates que surgen semana tras semana en los diferentes foros y grupos especializados en prevención de riesgos labores en los que se trata este tema; y al final, en demasiadas ocasiones, acabamos concluyendo lo mismo: “no podemos conseguir un cambio de comportamiento simplemente porque tanto los trabajadores como los responsables de las empresas, se niegan al cambio

Cambiar es malo

Infinidad de veces me he preguntado por qué un empresario, directivo o responsable de un área determinada, a pesar de conocer con creces las consecuencias éticas, sociales, económicas, legales, etc. de sus decisiones en materia de seguridad y salud, siguen tomándolas; y por qué tantos trabajadores, a pesar de saber que están jugándose la vida cuando actúan de determinadas maneras, siguen haciéndolo.

Me lo he preguntado muchas veces, y creo que he encontrado una respuesta bastante aceptable basada en una de las afirmaciones de Alfred Korzybski: “El mapa no es el territorio”

El mapa no es el territorio

Basándonos en esta afirmación podemos extraer dos nuevas premisas:

–          “Las personas efectúan en todo momento la mejor elección posible en función del contexto”

–          “Existe una intención positiva en todas y cada una de nuestras decisiones y comportamientos”

Cuando un trabajador se sitúa al borde de un forjado de una cuarta planta sin protección, aún a sabiendas que su vida está en juego, está realizando la mejor elección posible en ese contexto, y con una intención positiva, siempre desde su “mapa de la realidad” desde su visión del mundo. Una visión del mundo que no tiene por qué coincidir con la nuestra, y que de hecho, no coincidirá; puesto que nuestras realidades son únicas y se han ido conformando a lo largo de nuestras vidas a través de nuestros aprendizajes.

Lo que para mí es jugarse la vida, para la de otra persona supone cumplir con su obligación. Ambas opciones son a la vez positivas, y pretender imponer nuestra visión de la realidad a otra persona nos conlleva, en muchas ocasiones, a la resistencia. Prefiero quedarme con aquello que conozco en oposición a aquello que ignoro.

¿Cómo podemos ayudar a promover cambios?

Como he comentado antes, la conclusión que acabamos aceptando como válida cuando vemos que a pesar de nuestros esfuerzos, no conseguimos avances, es que las personas se resisten al cambio. Y estoy de acuerdo en que es una conclusión muy válida, porque, para qué voy a cambiar si lo que hago, lo hago con una intención positiva; para qué voy a cambiar si estoy tomando la mejor de las decisiones posibles.

Otra cuestión es que los demás estemos o no de acuerdo con esa intención, y con esa elección.

Y lo que es más difícil aún, que los demás ENTENDAMOS que lo que hace, lo hace porque CREE que es la mejor de las opciones. Aquí es donde está lo complicado.

De nada sirve criticar o censurar determinados comportamientos puesto que estos conforman, en la mayoría de los casos, la única alternativa posible para la persona que los realizan, en ese contexto concreto y en ese momento determinado.

Una opción posible para comenzar a promover esos cambios, puede ser por ejemplo, ofrecer algo a cambio que suponga una alternativa mejor a la que ellos proponen. Una alternativa que se adapte a nuestras diferentes realidades y que contenga una intención positiva aceptable para ambos.

Necesitaremos para ello tener un trato cercano con las personas junto a las que trabajamos, conocerlas mejor y entender, y ACEPTAR sus diferentes realidades. Modificar nuestra manera de comunicarnos adaptando nuestros mensajes a un lenguaje que pueda ser entendido más fácilmente. Aprender técnicas que ayuden a generar entornos de dialogo más confiados y que conviertan la comunicación entre ambos en más fácil y sincera.

Cualquier cosa que nos ayude a conocer mejor a nuestros compañeros, para poder posteriormente ofrecer con mayor precisión esa nueva alternativa que suponga un beneficio para ambos.

Quizá de esta forma nos sea posible llegar a encontrar el “grial del cambio de comportamiento”. Quién sabe, quizá.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*