El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Escribía Maquiavelo en su libro El Príncipe, parafraseando a Tácito (55-120 dc),

 “No hay nada más débil e inestable, que la fama del poderoso que no nace de su propia fuerza”

Maquiavelo de alguna manera nos está diciendo que busquemos herramientas para alcanzar nuestros objetivos. Que aprendamos a manejarlas, que entrenemos y perfeccionemos nuestro conocimiento del entorno en el que debemos batallar. Que tengamos a nuestro alcance recursos suficientes para poder alcanzar los objetivo por nuestros propios medios.

Cuantas más herramientas conozcamos y sepamos manejar con destreza, más fácil nos será alcanzar la victoria.

En el artículo anterior comentamos dos de esas herramientas o competencias: La capacidad de empatizar y de ponerse en el lugar de los demás, y actitud creativa frente a los obstáculos. En el presento artículo expondré algunas otras competencias que considero necesarias para alcanzar los objetivos que nos planteemos.

 

Capacidad de Liderazgo

La capacidad de liderazgo es sin duda otra de estas cualidades imprescindibles para los técnicos del  presente y del futuro.

Anibal Barca

Anibal Barca

Si bien es cierto que un TPRL probablemente no alcance, al menos no actualmente, un cargo de directivo o CEO dentro de una empresa, su capacidad de liderazgo y de influencia sobre los responsables últimos de esas empresas puede hacer que sus propuestas tomen relevancia y conseguir así que sean llevadas a cabo.

Esa importante capacidad de liderazgo ayudaría también a promover el cambio de mentalidad y actitud por parte de los responsables y directivos de las empresas, porque a los líderes se les escucha y se les imita. A los líderes les es más fácil inculcar valores puesto que se les presupone certeza y veracidad por parte de sus seguidores.

De igual modo esto es aplicable al resto de niveles jerárquicos dentro de la empresa, desde mandos intermedios hasta trabajadores “rasos”. El concepto que se tiene de la PRL y de los técnicos a estos niveles jerárquicos no es demasiado bueno. Pues bien, es el momento de hacer algo al respecto, tomar las riendas de esos equipos de trabajo y conseguir que, al menos, modifiquen la percepción que se tiene de nosotros; que dejen de vernos como un problema y nos acepten como uno más del equipo que esta para ayudar y para aportar valor a su trabajo.

 

Perfil emprendedor

Me quedo en este caso con la acepción que hace la RAE en su diccionario usual, “Emprendedor: que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras”

Hay dos grandes valores en esta definición:

–          Que lo que se emprenda sea innovador, lo que va en consonancia con la actitud creativa expresada en el artículo anterior

–          Que lo que se emprenda se haga con resolución. Ser perseverante y aceptar las frustraciones que seguro que llegarán; confiar y creer en uno mismo y ser capaz de mantener una mentalidad entusiasta y positiva.

Steve Jobs

Steve Jobs

Pensar en el fracaso como un paso más para alcanzar el éxito de la empresa que se acomete, la proactividad y la adaptación a los cambios son las virtudes principales de este perfil.

Tener claro el objetivo de la acción, ayuda sobremanera a automotivarse ante las decepciones y a la búsqueda de alternativas ingeniosas. Crear equipos de trabajo, sea de forma directa o indirecta, nos puede ayudar a solventar esas situaciones de retroceso o desaceleración en el progreso de la meta establecida.

Creo sinceramente que esta es una de las competencias más influyentes.

 

Habilidades Comunicativas

Dejo para el final la competencia que a mi entender es la más importante de todas. La capacidad de trasmitir lo que tenemos en nuestra cabeza, lo que queremos conseguir, a las personas involucradas en la consecución de ese objetivo.

Difícilmente podemos convertirnos en lideres de nuestros equipos de trabajo, o vender propuestas e ideas creativas a los responsables de llevarlas a cabo si no disponemos de las habilidades comunicativas necesarias para convencer.

Difícilmente podremos concienciar a los directivos de las empresas y a los trabajadores, si no somos capaces de transmitir las ideas, los valores y los objetivos en un lenguaje entendible por todos.

Habilidades comunicativas

La mejora constante en las habilidades comunicativas de los TPRL, es fundamental. No solo con un objetivo puramente formativo, sino también, para poder ejecutar con mayor efectividad todas las habilidades y competencias anteriores.

Aprender a hablar el mismo “idioma” que las personas a las que nos dirigimos, aprender las formas más eficaces de comunicar determinados mensajes, conocer diferentes maneras de realizar un discurso, entrenar los tonos de voz y las entonaciones, etc., etc.

Son muchas las variables que hacen que un discurso llegue o no al auditorio. Conocerlas y entrenarlas nos ayudará en este proceso.

Estas son solo, desde el punto de vista del que escribe, algunas de las competencias necesarias que podemos ir adquiriendo y perfeccionando.

¿Qué otras competencias consideráis imprescindibles para los Técnicos en Prevención de Riesgos Laborales del mañana?

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*