Métodos para valorar y evaluar un proceso formativo dentro de tu empresa

El tiempo estimado de lectura es de menos de 1 minuto

 Escucha la lectura de este artículo

 

La importancia de valorar y evaluar un proceso formativo es crucial para entender qué elementos y factores han podido influir positiva y negativamente en la calidad de la formación. Normalmente, podríamos valorar el éxito de un proceso formativo por las opiniones de los alumnos y los instructores pero, no solo hay que centrarse en este aspecto, sino que existen múltiples factores y variables a tener en cuenta, tanto a nivel previo (antes de producirse la acción formativa), durante la ejecución, así como en los momentos posteriores de la misma.

En esta entrada recomendamos algunos de estos elementos a tener en cuenta a nivel corporativo, de cara a mejorar la calidad de la formación para futuras acciones más productivas y significativas.

Previo

  • Una correcta planificación y gestión del proyecto formativo favorece y facilita el desarrollo de todo el proceso, es necesario valorar si los agentes implicados en la intervención educativa han cumplido, por ejemplo, con los timmings, se han llegado a acuerdos asequibles para todas las partes o, se ha adaptado el desarrollo formativo al espacio y tiempo de los empleados.
  • Debemos plantearnos si la detección y análisis de necesidades formativas ha recogido, realmente, todos los aspectos necesarios para llevar a cabo la formación. En esta línea tendremos que ver si el contenido educativo resultante cubre todas aquellas características susceptibles de ser trabajadas.
  • Para poder dar valor a la actividad formativa, es necesario revisar que todas las competencias y objetivos de aprendizaje pautados se adecuan al carácter propio de la formación que queremos llevar a cabo. Debemos tener siempre en cuenta que el producto o herramienta formativa, realmente, nos sirve para cubrir estos aspectos y, sobre todo, valorar si las competencias listadas están vinculadas a las necesidades formativas detectadas.

Ejecución

  • Durante el transcurso de la actividad formativa será de vital importancia percibir la actitud, dedicación y motivación de los alumnos, ya que ello nos denotará si el contenido, las herramientas o el planteamiento de un proyecto formativo se aproxima o adapta a su perfil.
  • Establecer un marco de actuación y comunicación continuado entre los agentes responsables (empresa + formador/proveedor) ayudará a predecir y anticiparse a posibles variaciones de la acción formativa, por ejemplo, que a mitad de un programa, surja la petición de tratar un tema que no está incluido en el contenido pero que está ligado a la temática.

Post

  • Uno de los métodos más comunes y eficaces para evaluar son las encuestas de satisfacción, una herramienta muy útil y eficaz a la hora de recopilar y analizar información. Seleccionar aquellos indicadores que consideremos de vital importancia y plantearlos al empleado para que nos dé su opinión, puede resultar en una devolución significativa que podrá ayudarnos a replantear la formación o mejorarla. Así mismo, esta herramienta nos permite ver aquellos elementos que han tenido mayor éxito, los cuáles siempre tenemos que seguir potenciando y reforzando en posteriores acciones formativas.
  • Realizar un seguimiento continuado a partir de reuniones, grupos de trabajo y abrirnos a sugerencias nos permitirá ver otra dimensión de la actividad formativa. Abrir estos canales de comunicación facilita el intercambio de conocimientos y opiniones que, en muchas ocasiones, podrá traducirse en nuevas propuestas, mejoras e, inclusive, en alternativas a la formación de los empleados. Recordemos que ellos mejor que nadie saben qué necesidades tienen.
  • Consultar al técnico, formador o gestor que ha llevado a cabo la acción formativa (o, en su defecto, la ha gestionado y controlado) siempre será una fuente útil de información a tener en cuenta. Durante el desarrollo de un programa formativo pueden surgir múltiples variables que pueden llegar a ser controladas o no, de la mano de estos expertos reside el hecho de poder recopilar toda esta información clave y reconvertirla en soluciones para futuras oportunidades.

Para todo ello, debemos buscar alternativas disruptivas donde el seguimiento y la evaluación se realice de forma dinámica, sin llegar a interrumpir el desarrollo de la formación. Por ejemplo, para un cliente muy importante llevamos a cabo un serious game donde, cada interacción del usuario, se monitorizaba siguiendo un checklist para ver si éste iba cumpliendo los pasos marcados:

De esta forma podíamos recopilar la información suficiente como para valorar si el uso del recurso, así como su aprovechamiento, había sido lo suficientemente significativo para considerarlo exitoso. Así mismo, podemos aplicar modelos de evaluación adaptables al entorno y contextos determinados, como por ejemplo el conocido Modelo Kirkpatrick, que nos puede dar las pautas para valorar el impacto de la formación a partir de cuatro dimensiones diferenciadas.

Llevar a la práctica estos aspectos, por lo tanto, dará un salto de calidad al desarrollo del talento dentro de tu empresa y que, a la larga, ayudará a acotar aquellos objetivos y necesidades esenciales para poder ir replicando y actualizando contenidos en la misma línea. Adoptar un sistema de evaluación exhaustivo es sinónimo de calidad en la formación y, esta última, es el canal para optimizar las habilidades y competencias vinculadas al sector profesional de tu empresa.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Lo lamento Sergio, pero sólo alertó sobre el asunto, no aportó mucho, salvo el ejemplo de los clics. Las encuestas de satisfacción no dicen nada sobre el impacto de la formación, como su nombre indica es sobre satisfacción de lo recibido. En un congreso me reí mucho con lo que decía el ponente, quedé satisfecho al final, pero solo me entretuve en el momento y quizás liberé algún estrés, pero posteriormente eso no tuvo ningún impacto en mí, no me sirvió de nada para gestionar la seguridad. Satisfecho, pero de muy dudosa utilidad.
    En fin, creo que en lo que respecta al título, porque el artículo aborda cosas válidas, pero en lo referido al “pos” se quedó muy corto. Sé que el problema es complejo y lo felicito por tener el valor de abordarlo.

  2. RAUL GARCIA

    Sergio son muy buenos tus comentarios y asertivos a la realidad que demanda la empresa.

    saludos.
    Raúl García Medina